Local

Zapatero no acudirá a Rodiezmo como gesto de "respeto" a UGT

El presidente acudía al acto todos los años para anunciar la subida de pensiones.

el 19 jul 2010 / 20:02 h.

TAGS:

Zapatero, el pasado año en Rodiezmo, cantando la 'Internacional' junto Méndez, Guerra, Pajín y Aído, entre otros.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decidido no acudir este año a la fiesta minera asturleonesa de Rodiezmo "como gesto de respeto a la posición y el discurso de UGT en la actual coyuntura", según precisaron ayer fuentes del Palacio de la Moncloa, aunque en un primer momento, desde la Presidencia del Ejecutivo se aseguró que la ausencia del presidente Rodríguez Zapatero se debía a "problemas de agenda".

Según las fuentes, Rodríguez Zapatero ha tomado finalmente esta decisión porque "no quiere interferir con su presencia en un acto de naturaleza sindical" y quiere "dejar claro su respeto y afecto por UGT y especialmente por los mineros de Asturias y León". La fiesta de Rodiezmo (León), organizada por el sindicato minero SOMA-UGT y que este año se celebra el 5 de septiembre, se ha convertido en el acto oficioso de inicio del curso político para los socialistas.

Desde que es presidente del Gobierno, Zapatero aprovecha su presencia en el acto para anunciar el incremento de las pensiones mínimas y para escenificar la unidad con el sindicato hermano del PSOE. Este año, en cambio, UGT ha expresado su rechazo por la decisión del Gobierno de congelar las pensiones -excepto las mínimas- y de recortar el sueldo de los funcionarios, y ha convocado, junto a CCOO una huelga general para el 29 de septiembre, pocos días después de la cita de Rodiezmo, contra la reforma laboral que el Ejecutivo aprobó por decreto ley, y que está pendiente de tramitación.

Así las cosas, Zapatero ha decidido que este año lo "pertinente" es no ir a Rodiezmo, según fuentes de Moncloa, que han dejado claro que su ausencia se deberá a una decisión del presidente, y no a motivos de agenda, aunque durante el pasado debate sobre el estado de la nación, el propio Zapatero invitara al líder de la oposición, Mariano Rajoy, a participar en el acto.
Igualmente, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, arguyó ayer que la decisión de Zapatero obedece al "respeto a la autonomía de decisión de la Unión General de Trabajadores". Al ser preguntada por los periodistas si esa decisión puede obedecer a que en Rodiezmo el presidente siempre haya anunciado buenas noticias, negó esa posibilidad e insistió en que se trata de "un tema de respeto entre instituciones".

Críticas del PP. Tras esta decisión del presidente del Gobierno, el vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, aseguró ayer que la ausencia de Zapatero en Rodiezmo se debe a que "no puede mirar a los ojos a un obrero" al haber "tirado a la basura" su programa electoral y sus propios principios.
En una rueda de prensa en la sede del PP, González Pons recalcó que el hecho de que el jefe del Ejecutivo "no pueda ir" este año a Rodiezmo como ha venido haciendo en los últimos años evidencia que "forma parte del problema de España y los españoles".
A su entender, "hace ya mucho tiempo que no se fotografía con españoles y que no sale de la Moncloa si no es para acudir a actos programados". "Ahora resulta que tampoco puede salir a reunirse con los afiliados del PSOE -enfatizó-. La verdad es que Zapatero lamentablemente ya no puede mirar a los ojos a un obrero, un minero o un jubilado porque no sólo ha tirado a la basura su programa, sino también sus principios, los valores que le habían acompañado y la ideología con la que fue votado". Asimismo, el diputado del PP aseguró que el jefe del Ejecutivo se comportó como "un verdadero cínico" al pedir a Rajoy durante el debate que le acompañara a Rodiezmo "precisamente el año que él no pensaba ir". Por último, González Pons añadió que cuando el presidente del Gobierno "no puede ir a actos con españoles, ha llegado la hora de que piense en hacer las maletas".

 


  • 1