Economía

Zapatero no logra convencer

El presidente prevé más reformas: mercado laboral, pensiones y cajas

el 02 dic 2009 / 21:05 h.

Zapatero explicó ayer al Congreso la nueva ley.

Aunque hizo todo posible por vender su proyecto para iniciar un nuevo modelo productivo en España, sólo convenció a los suyos ayer en el hemiciclo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió una reforma laboral que no abarate el despido y se mostró abierto a cambiar la política nuclear por un Pacto de Estado en materia energética, todo en el marco de la Ley de Economía Sostenible que los grupos tacharon de propaganda.

Durante su comparecencia en el Congreso, el presidente reconoció que el nuevo patrón de crecimiento económico requerirá cambios en el mercado laboral, si bien descartó la posibilidad de reducir las indemnizaciones por despido o excluir los conflictos laborales de los sistemas de control administrativo o judicial.

En este sentido, sentenció que el Gobierno no será "un mero espectador" del Diálogo Social, que se retomará tras "el fracaso" de julio y en el que se analizarán aspectos como la mejora de la flexibilidad interna de las empresas, el fomento de la reducción de jornada como instrumento de ajuste temporal de empleo o la eliminación de la dualidad entre contratos fijos y temporales.

Asimismo, el presidente ofreció al PP un Pacto de Estado en energía y, para favorecerlo, se mostró dispuesto a revisar su política nuclear.

Otra de las claves del cambio de modelo estará en la reforma del sistema financiero, que tendrá que ajustar su tamaño "lo antes posible" para que la actividad crediticia mejore y se favorezca la recuperación. En este sentido, durante el primer semestre de 2010 el Gobierno, en colaboración con el Banco de España, velará por que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) sirva para ello.

Además, anunció que después del proceso de ajuste, el Gobierno promoverá cambios regulatorios, que incluirán, en su caso, la reforma de la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (Lorca), también con el propósito de que estas entidades refuercen su funcionamiento.

Por otra parte, insistió en que "el final de la recesión está próximo", ya que la economía volverá a crecer en este trimestre o en el primero de 2010, aunque consideró que no se empezará a crear empleo hasta final de año.

Los grupos parlamentarios, excepto el socialista, criticaron la Ley de Economía Sostenible por considerarla inconsistente, superficial y un mero truco propagandístico. Así, el presidente del PP, Mariano Rajoy, reprochó a Zapatero que intente cambiar el modelo económico con una ley "de diseño", sin antes atajar el paro y con un "recetario de medidas heterogéneas sin terminar de elaborar". "Se trata de un señuelo, de una fantasía, de una colección de palabras, una simple tramoya de colorines", insistió Rajoy, que denunció que el Ejecutivo "ya ha generado demasiadas falsas alternativas y frustración".

La construcción, el sector que ha arrastrado al paro a un mayor número de personas en los últimos 18 meses, también salió a relucir. "No podemos hacer un debate serio y riguroso si no abordamos, y usted no lo ha hecho, las cuestiones relativas a la burbuja inmobiliaria, cuando es el causante de más de la mitad de la pérdida de empleo de la economía española", subrayó Zapatero.

Rajoy le respondió que los culpables de la burbuja fueron los socialistas por no hacer "nada" para frenar la especulación y el aumento de los precios, tras "comerse" la herencia económica de los Gobiernos del PP.

  • 1