sábado, 20 abril 2019
16:39
, última actualización
Local

Zapatero no recibirá a Arenas para discutir la deuda histórica

El presidente del Gobierno central no cree «adecuado» abrir «negociaciones paralelas» a la de la Junta.

el 04 mar 2010 / 21:02 h.

TAGS:

Javier Arenas no podrá ir a La Moncloa a discutir la deuda histórica con José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente del PP-A ha recibido una carta en la que el director de gabinete del presidente del Gobierno, José Enrique Serrano, le comunica que Zapatero no acepta su petición de una entrevista, porque no la considera "adecuada". El motivo: no es procedente hablar con la oposición y emprender "negociaciones paralelas" cuando ya se está tratando con la Junta de Andalucía el pago de los 787 millones de euros que se le adeudan aún a la comunidad.

La misiva, difundida ayer por el PP, recuerda que ambos gobiernos -central y autonómico- tienen abierta una vía de resolución del conflicto, que data de los años 80 y que ha de aclararse por mandato estatutario, y que en la Comisión Mixta celebrada el pasado 26 de noviembre entre los dos gabinetes ya se cerró un principio de acuerdo, por el que Andalucía cobrará esa deuda en solares y no en dinero líquido. Serrano insiste en que, tras ese primer gran pacto, ahora es el tiempo de que trabaje la subcomisión paritaria, donde se está acometiendo la "valoración técnica de los bienes" que se van a entregar. De la carta se extrae, por tanto, que no existen otros cauces para el debate. Además, alude expresamente a que es "el propio Estatuto" el que atribuye a la Junta y al Estado la potestad de negociar todo lo que afecte a la disposición adicional segunda del articulado.

La carta, fechada el 25 de febrero pasado, responde a una primera comunicación que envió Arenas a Zapatero, en la que le pedía una entrevista "urgente" en la que convocase a "todas las fuerzas políticas firmantes del Estatuto" con representación en el Parlamento andaluz para corregir la "injusticia histórica" con la comunidad y el "castigo" al que se la somete, dijo, liquidando la deuda en suelo y no en dinero contante y sonante, como votó en referéndum "el pueblo andaluz".

Tras conocer la respuesta de La Moncloa, Arenas mostró su descontento. Al término de la sesión de control en la Cámara, recordó que su grupo concentra el 43% del hemiciclo andaluz, un volumen importante de representación que debería ser la llave que le abriera la puerta del palacio presidencial. "Sin embargo, mientras al PP no lo recibe, Zapatero le dedica todo el tiempo del mundo a Artur Mas", el líder de CiU, que roza el 35% de la representación en el Parlamento catalán.

"Plante" al gobierno. La carta de Zapatero se conoció al término de una sesión de control al Gobierno en el Pleno del Parlamento en la que, de nuevo, la deuda histórica sirvió como metralla entre el Gobierno y la oposición. Apenas 20 horas después de que el PSOE se quedara solo y vetara a la Cámara la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Constitucional el pago de la deuda en solares, la oposición volvió a cargar contra la Junta por no "defender" los intereses de la comunidad. Comenzó la ofensiva el coordinador regional de IU, Diego Valderas, quien en su primera intervención -referida al efecto en Andalucía del plan de estabilidad del Gobierno de la Nación- le preguntó al presidente de la Junta, José Antonio Griñán: "¿Se va usted a plantar ante Zapatero? ¿Va a reclamarle la deuda?", insistió en repetidas ocasiones. Valderas le pidió que zanje la "incertidumbre" que supone saber que se van a recibir unos solares que, a día de hoy, están tasados cien millones de euros por debajo del valor que la Junta cree justo, un desacuerdo que ha llevado a Griñán a anunciar un posible recurso judicial por el pago. "La deuda será un lastre en las espaldas de las necesidades financieras de Andalucía", advirtió Valderas.

El presidente no respondió a la alusión de IU, pero sí lo hizo minutos más tarde, cuando quien disparó fue Arenas, en mitad de su pregunta sobre impactos de las políticas del presidente del Gobierno en la comunidad andaluza. "Primero decía que en dinero, luego que en solares, ahora que un recurso... Ustedes decían desde el primer día que el conflicto con el Estado estaba ya resuelto, y no es así", criticó. Cuando recogió el guante, Griñán le recibió con el argumento clásico entre los socialistas: el reproche por el impago de la deuda que hizo el PP en tiempos de Aznar. "Me extraña que ahora le preocupe la deuda histórica, porque usted no se preocupó de dejar de pagar en efectivo 2.500 millones de euros", lamentó.

  • 1