Economía

Zapatero pide confianza, aunque anuncia trimestres 'duros y complicados'

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo hoy un llamamiento al esfuerzo colectivo ante la crisis económica y trató de fortalecer la confianza de los ciudadanos sobre la posibilidad de salir de ella, aunque reconoció que los próximos trimestres serán "duros y complicados". Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:31 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, auguró hoy que la inflación se reducirá progresivamente durante los próximos meses, para situarse, antes de fin de año, por debajo del 4 por ciento, lo que, a su juicio, aliviará a las familias y los consumidores.

Rodríguez Zapatero, hizo hoy un llamamiento al esfuerzo colectivo ante la crisis económica y trató de fortalecer la confianza de los ciudadanos sobre la posibilidad de salir de ella, aunque reconoció que los próximos trimestres serán "duros y complicados".

En un discurso de casi una hora ante el pleno del Congreso, Zapatero admitió que la percepción del escenario "serio y preocupante" que analizó hace dos meses en el Congreso se ha agravado, pero, como siempre, eludió pronunciar la palabra "crisis" y utilizó diversas perífrasis para describir la situación: desde "momento delicado" y "brusco frenazo" a "práctico estancamiento".

A su juicio, en los últimos dos meses, poco ha cambiado y los indicadores que lo han hecho han ido "en la mala dirección", aunque también es necesario destacar que ha aumentado la confianza de los consumidores y ha bajado el precio del petróleo, lo que hace prever un descenso de la inflación.

Tras asegurar que el Gobierno "es y se siente plenamente responsable" ante la crisis, manifestó que también se siente responsable de transmitir a la sociedad la confianza que merece la economía española por su trayectoria, por la fortaleza adquirida en los últimos años y por la capacidad de los ciudadanos.

En este contexto, instó a los diputados a no esperar una nueva batería de anuncios y propuestas, convencido de que "no tiene sentido improvisar o aprobar todos los días nuevas iniciativas", aunque más tarde adelantó dos medidas destinadas a reactivar el sector inmobiliario.

Entre las medidas ya adoptadas por su Gobierno, recordó la rebaja fiscal de 400 euros que, según apuntó, está teniendo un "efecto anticíclico" y evitará una mayor caída del consumo y de la actividad en general en el segundo semestre del año.

Zapatero mostró su convencimiento de que las iniciativas tomadas hasta ahora para afrontar la crisis servirán para recuperar la senda de crecimiento "en cuanto el contexto internacional sea más favorable", y garantizó que, mientras tanto, se reforzará la protección social para que no sufran los más vulnerables.

Autorización de las sociedades inversión inmobiliaria. Por otra parte, Rodríguez Zapatero anunció hoy que el Ejecutivo autorizará la creación de sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, que tendrán un régimen fiscal favorable y aportarán liquidez a las empresas del sector. El presidente del Gobierno explicó que las nuevas sociedades cotizadas "contribuirán a dinamizar el mercado inmobiliario".

En este sentido, explicó que servirán para facilitar el acceso a la inversión en inmuebles al pequeño y mediano ahorrador, proporcionarán flexibilidad a las inversiones inmobiliarias de las empresas y aportarán liquidez a las inversiones en esta actividad.

En cuanto a la nueva línea de crédito del ICO, explicó que tendrá como objetivos impulsar la oferta de alquiler y facilitar el ajuste en el sector.

En concreto, se les facilitará a los promotores inmobiliarios la transformación de sus préstamos para la construcción de viviendas a un préstamo a más largo plazo y, en contrapartida, ellos tendrán que incorporar las viviendas al mercado de alquiler durante un periodo determinado de tiempo.

Esta línea de crédito, dijo, estará dotada principalmente con 3.000 millones de euros, que podrán ampliarse en función de la respuesta del mercado.

Zapatero aseguró que el "principal objetivo" del Gobierno ante la crisis económica es la recuperación del empleo, y reconoció que quienes pierden su empleo o no consiguen integrarse en el mercado laboral son la "fracción de un fracaso colectivo", del que también es "responsable" el Ejecutivo y "el presidente del Gobierno, en primer lugar".

La mejora de la competitividad, la austeridad en el gasto, el diálogo social y la recuperación del empleo son, subrayó, los cuatro pilares sobre los que luchar para afrontar la crisis económica.

  • 1