Local

Zapatero predice otra vez el fin de la crisis mientras Rajoy lo ve "desnortado"

El presidente del Gobierno asegura que la economía no está peor que hace seis meses pero su rival le ve falto de credibilidad.

el 10 feb 2010 / 19:35 h.

TAGS:

Rajoy y Sáez de Santamaría escuchan al presidente del Gobierno en el Congreso.

La batalla dialéctica entre el PSOE y el PP del martes en el Senado se reprodujo ayer en el Congreso. Una vez más, Zapatero se mostró optimista -"la economía no está peor hoy que hace seis meses"- y una vez más Rajoy le acusó de crear desconcierto.

Ambos se mostraron encantados de volver al trabajo en el hemiciclo, pero ni así consiguieron ponerse de acuerdo. Las cosas no están tan mal, o al menos tan mal como lo pinta el PP. Es lo que vino a decir el presidente del Gobierno en la primera sesión de control del nuevo período de sesiones del Congreso, cara a cara con el líder del PP.

Una escéptica exclamación surgió de las filas del Grupo Popular cuando el líder socialista hizo su diagnóstico. Zapatero le recordó al PP que la economía mundial vive su mayor crisis en 80 años, aseveración contestada con murmullos desde la bancada popular. "Lo saben, pero lo quieren ignorar, ése es el problema que tienen", reaccionó inmediatamente el presidente.
Después el jefe del Ejecutivo pronosticó que España ya está a punto de dejar la recesión económica.

Nuevamente hubo respuesta desde el PP, en este caso en forma de carcajadas por las que el presidente de la Cámara, José Bono, tuvo que rogar silencio. En su réplica, lo primero que dijo el presidente de los populares a Zapatero es que ser responsable es decirle a la gente "lo que está ocurriendo", y volvió a la carga para acusarle de no hacer nada y de actuar, de forma precipitada, sólo cuando se ha visto acuciado por los mercados, con anuncios que han generado "desconcierto" e "incertidumbre".

Según el líder del PP, es "evidente" que con el Gobierno de Zapatero "es muy difícil ir a ninguna parte, porque está desnortado", como lo prueba, a su juicio, el hecho de que ante anuncios como la reforma de las pensiones o del mercado laboral "se dice una cosa y se hace la contraria".

También culpó al jefe del Ejecutivo de generar alarma con la polémica sobre las pensiones, y, en suma, de dilapidar la credibilidad del Gobierno, que a su juicio ahora está bajo mínimos. Como receta, le recomendó "decir la verdad, hacer lo que se dice, no cambiar de criterio cada media hora, no improvisar, presentar un plan económico serio y creíble y fijar prioridades".

José Luis Rodríguez Zapatero, mientras tanto, le espetó que ser responsable es también ser fiel a la verdad y reconocer que emitir hoy deuda pública de España cuesta menos que cuando gobernaba el PP en 2004.

Volviendo a su optimismo, Zapatero reconoció que la destrucción de empleo es la consecuencia más grave de la crisis, pero insistió en que los desempleados "nunca han tenido mayor nivel de protección" que ahora gracias a la "solidaridad del Gobierno".

La ministra de Economía, Elena Salgado, acompañó al presidente en sus tesis sobre la deuda y animó además al PP a que haga que las comunidades autónomas donde gobierna "adopten medidas para reducir el gasto público" y aclare si quieren reducir el déficit público para cumplir el Pacto de Estabilidad de la UE.
Por otro lado, Salgado aclaró que la emisión de deuda pública "no está agravando la situación de las familias y las empresas".

El otro duelo. Otro duelo dialéctico que se retomaba tras las vacaciones de Navidad era el de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la portavoz popular, Soraya Sáenz de Santamaría. De la Vega acusó al PP de pensar sólo en la "tajada electoral" -algo que calificó de "verdaderamente penoso"- y de que España les importa "poco".

La dirigente del PP, por su parte, recalcó que "no hay motivos" para creer en el Ejecutivo, lo que según ella demostró ayer el presidente "negando la realidad" con su comentario sobre que la economía está mejor ahora que hace seis meses. "La crisis tiene solución, pero lo suyo no tiene remedio", añadió.

  • 1