Local

Zapatero prioriza su relación con Rabat en el conflicto del Sáhara

El Gobierno «lamentó» los incidentes en El Aaiún pero eludió condenarlos.

el 12 nov 2010 / 20:48 h.

TAGS:

Lahmad Mulud Ali muestra una fotografía de su hermano muerto, Babi Hamadi Buyema.

La confusión en torno al desmantelamiento del campamento de protesta saharaui en El Aaiún y la batalla campal posterior sirvió ayer de excusa al Gobierno para eludir condenar la actuación de Rabat.

Bajo la premisa de que Marruecos es un "socio clave", la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, manifestó que el Ejecutivo lamenta, pero de momento no puede condenar ante la confusión existente, los "hechos muy graves" ocurridos estos días en el Sáhara Occidental.

No obstante, Jiménez pidió explicaciones a Marruecos por la muerte de un "ciudadano español" y reclamó a Rabat que facilite el trabajo de la prensa española.
En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, la titular de Exteriores subrayó que el Gobierno hace "todo lo que está en su mano" para proteger la seguridad de los ciudadanos españoles y contribuir de manera "activa y permanente" a la resolución del conflicto del Sáhara en el marco de Naciones Unidas. Tras recalcar que el Ejecutivo "rechaza la violencia" como forma de tratar este contencioso, la ministra emplazó a las partes para que retomen la vía del diálogo e hizo un llamamiento a la "contención" para restablecer la normalidad en la zona.

Jiménez recordó que el Gobierno pidió ya a las autoridades marroquíes que esclarezca "urgentemente" las circunstancias relacionadas con la muerte de un saharaui con documentación española Baby Hamadi Buyema.
La ministra apuntó que las relaciones con Marruecos constituyen una prioridad de la política exterior española y abogó por mantener las relaciones "sólidas" existentes por razones de seguridad y porque Marruecos es un "socio clave" en la región.

Preguntada por qué España lamenta pero no condena los hechos, Jiménez respondió que "para condenar hay que tener conocimiento completo de los hechos" y que hasta ahora hay "confusión" en cuanto al número de fallecidos y heridos, entre otras cuestiones. Tras señalar que de momento ninguna institución, organización ni el Gobierno marroquí han hecho un balance de la situación, indicó que España está a la espera de tener un conocimiento "exhaustivo y claro" de los hechos para pronunciarse.

Fuentes oficiales marroquíes elevaron ayer a 13 personas las víctimas mortales, de las cuales 11 son miembros de los cuerpos del orden marroquíes y dos son civiles saharauis, aunque diferentes asociaciones aseguran que ese número es mayor.

Antes, desde Seúl, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió la reacción del Gobierno ante la actuación de las autoridades marroquíes porque la relación con el país vecino es "prioritaria" para España. "Los intereses de España es lo que el Gobierno tiene que poner por delante. Es la respuesta mas apropiada para la resolución del conflicto, y en consecuencia para el pueblo saharaui, y también para los intereses de España", insistió el presidente en la rueda de prensa en la que hizo balance de la cumbre del G-20 celebrada en Corea del Sur.

Zapatero también se comprometió a movilizar en el marco de la Unión Europea (UE) ayuda social para los saharauis y pidió esperar a que la Fiscalía de Marruecos aclare lo sucedido en El Aaiún. Sin embargo, consideró que la respuesta del Gobierno ante los "graves" sucesos ha sido "la que tiene que ser, la responsable, la sensata y la prudente para la solución del conflicto y para los intereses de España".

La oposición ha puesto en su punto de mira a la ministra de Exteriores. En la sesión de control del Senado Trinidad Jiménez tendrá que responder hasta siete preguntas, la mayoría relacionadas con la crisis del Sáhara, y una interpelación sobre el mismo problema. La operación que inició Marruecos el pasado lunes para desmantelar el campamento saharaui de Gdaim Izik ha originado reproches por parte de todos los partidos de oposición, que emplazan ahora a la ministra a que explique, entre otras cosas, qué medidas piensa adoptar el Gobierno ante esta situación o si va a condenar el ataque.

A esta ofensiva parlamentaria, se suma la petición de comparecencia de Trinidad Jiménez por parte del BNG, también en la Cámara Alta, para que aclare si el Ejecutivo conocía la operación lanzada por Marruecos. Un extremo que la ministra ha negado "rotundamente".

  • 1