Local

Zapatero promete no utilizar el terrorismo en el debate político

Ni la sentencia judicial del 11-M ni las negociaciones con ETA serán usadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con intereses partidistas. El jefe del Ejecutivo adquirió el "compromiso solemne" de no usar el terrorismo en el combate político.

el 14 sep 2009 / 20:16 h.

TAGS:

Ni la sentencia judicial del 11-M ni las negociaciones con ETA serán usadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con intereses partidistas. El jefe del Ejecutivo adquirió el "compromiso solemne" de no usar el terrorismo en el combate político y pasar página del 11-M y pedir unidad en la lucha contra ETA.

"Nosotros pasamos página y establezco el compromiso solemne de que nunca el terrorismo forme parte de la confrontación política", declaró Zapatero durante su intervención en el Comité Federal del PSOE, que se celebró en la sede madrileña de Ferraz. Con la sentencia del 11-M ya emitida, aseguró que hay que sacar dos lecciones: que las víctimas y sus familias vieron que la democracia funciona ante un atentado de estas características y, en segundo lugar, que se "deje a un lado el terror en la confrontación política".

Zapatero solicitó "pasar página" y que "sólo quede el sentimiento de apoyo a las víctimas". Por eso, insistió en adquirir el "compromiso solemne" de que "nunca más el terror y las acciones terroristas como uso en el combate político". "Os pido que así lo hagamos, compañeros", apostilló.

ETA cobarde. El jefe del Ejecutivo dedicó parte de su discurso a la banda terrorista ETA, a la que ha dedicado "tanta determinación a combatir su amenaza" como la que empleó en el final dialogado de la violencia. En este sentido, insistió en su "firmeza" contra los que practican el chantaje, la violencia y el terror y reclamó que la sociedad sea cada vez más activa en "echar en cara" a los que permanecen en silencio o a los que buscan alguna justificación para la violencia.

Según Zapatero, la sociedad vasca sabe bien, después de "unos meses de la ruptura", que "sólo hay un responsable que es ETA" y que el Gobierno tiene siempre una actitud de "esfuerzo y compromiso". Mientras, añadió, ETA está demostrado ser "cobarde e incapaz". Añadió que la banda sólo sabe atentar "sin tener un objetivo ni una estrategia".

Ante esta situación, confió en que en este final de legislatura se recupere la unidad contra el terror, que no es sólo de ETA, sino también el terrorismo internacional contra el que dijo que España se ha fortalecido en los medios y en la cooperación internacional, para lo cual dio como prueba las 300 detenciones en estos años.

Petición de lucha. El líder de los socialistas alentó a sus fieles del PSOE para que "suden la camiseta" porque, a su juicio, "las elecciones no están decididas". Además, destacó los logros económicos, el diálogo existente en la legislatura y las políticas sociales, que calificó como la "seña de identidad" de los socialistas.

Zapatero se estableció como retos el logro del pleno empleo, el liderazgo en materias de I+D+I y de bienestar e inculcar un profundo sentido de la convivencia democrática. "Estamos bien, pero no nos vamos a confiar ni un minuto", afirmó.

El líder socialista pidió a sus fieles que no bajen la guardia, porque aunque piense que han hecho una "buena tarea" la "palabra y la sentencia la firman los ciudadanos". Por eso, pidió para ganar las elecciones que el partido se ponga en marcha a "velocidad de crucero", que demuestre que son un "partido más unido que nunca y fuerte como en las mejores épocas" y agilice los debates del programa electoral. Precisamente, esbozó las tres objetivos de este documento: pleno empleo y trabajo digno, situación de España de liderazgo en investigación y en estado de bienestar y consolidarse como un país de "profunda convicción democrática".

Por último, puso el acento en las infraestructuras y, en especial, en los planes de cercanías de Madrid y Barcelona. Así, afirmó que los problemas, en referencia a lo ocurrido con los cercanías en la Ciudad Condal, "son por invertir". De todos modos, indicó que el Gobierno "reconoce los fallos" y "asume la crítica, algo que -apuntó- es también seña de identidad".

  • 1