Local

Zapatero urge a abordar 'ya' la financiación sin enfrentar a los territorios

La financiación autonómica se va a abordar "ya". Lo decidió la dirección federal del PSOE, con Manuel Chaves presente. Con el patio revuelto por intereses enfrentados de las comunidades de gobierno socialista, Zapatero quiso resituar el tema: éste es un debate sobre las personas, dijo, "vivan donde vivan".

el 15 sep 2009 / 04:42 h.

TAGS:

La financiación autonómica se va a abordar "ya". Lo decidió la dirección federal del PSOE, con Manuel Chaves presente. Con el patio revuelto por intereses enfrentados de las comunidades de gobierno socialista, Zapatero quiso resituar el tema: éste es un debate sobre las personas, dijo, "vivan donde vivan".

"Toda la dirección del partido estuvo de acuerdo en abordar ya la financiación autonómica para tratar de resolverlo y que pueda entrar en vigor en los tiempos que nos habíamos marcado, a lo largo del año 2009". El anuncio lo hizo José Blanco, secretario de Organización del PSOE y vino a oficializar la postura que en las últimas semanas han trasladado distintas voces de la cúpula federal del partido y del Gobierno. Supone una clara voluntad de cumplir con los plazos del Estatuto catalán -el 9 de agosto tienen que tener definidos mecanismos sobre su aportación a la caja común-, después de que la semana pasada Felipe González desatase la tormenta al apuntar la posibilidad de que se retrasase la reforma ante la actual desaceleración económica.

En una comparecencia ante la prensa, Blanco dio cuenta de la opinión expresada por Manuel Chaves en la ejecutiva federal: "Entendía que era compatible afrontar esta situación [en referencia al parón económico] con abordar la financiación autonómica en este momento", explicó el secretario de Organización, con un planteamiento coincidente al que a esa hora hacía en Sevilla su homólogo andaluz, Luis Pizarro.

Según fuentes de la Ejecutiva federal consultadas por Europa Press, todos los miembros estuvieron de acuerdo en abrir ya la negociación y apostaron además por que, además del trabajo que hará el Ejecutivo con las comunidades, el PSOE elabore un marco que pueda ser compartido por las autonomías socialistas, después de que en las últimas semanas se haya apuntado a una alianza entre territorios de distinto color (Cataluña y Comunidad Valenciana).

El asunto de la financiación autonómica fue mencionado en la Ejecutiva por el propio Zapatero. Ya por la tarde, el presidente del Gobierno quiso poner el acento en la importancia del fondo de la cuestión: "Esto no es un debate entre territorios, es un debate para las personas, para la educación y la sanidad. Es el hilo conductor y el eje que el Gobierno va a tener", manifestó a preguntas de los periodistas. La "cohesión" y la "solidaridad", añadió, serán las clave.

En tono conciliador, el número dos del PSOE en Andalucía había admitido horas antes que "es obvio y evidente que hay diferencias entre el PSOE andaluz y el PSC". "¿Pero eso significa que haya un pulso con el Gobierno catalán? No. ¿Que queremos confrontar con el pueblo catalán? No", ilustró Luis Pizarro, quien consideró que "un sistema de financiación trae desencuentros previos por los posicionamientos diferentes entre comunidades pero, al final, el acuerdo tiene que ser multilateral".

La conclusión a la que llegó Luis Pizarro es la misma que defendió en rueda de prensa el PP-A, aunque el ruido que hay de por medio impide ser optimistas sobre la posibilidad de que ambos partidos se pronuncien con la misma voz el próximo jueves en el Parlamento. Será a cuenta de una iniciativa popular que rechaza la "bilateralidad" de la financiación autonómica que, según los populares, promueve la Generalitat de Cataluña. El PP censura en esa propuesta una comisión de negociación entre el Estado y la comunidad prevista en el Estatut y también en el Estatuto andaluz, apoyado por el PP. Mientras que Antonio Sanz, secretario general del PP-A, plantea su propuesta como un desafío a Manuel Chaves, los socialistas niegan la mayor: apoyan un "diálogo bilateral", según Pizarro, algo "distinto" a un "acuerdo bilateral".

  • 1