Economía

Zapatero vaticina para 2010 la recuperación y afirma que le "obsesiona" crear empleo

Aseguró que el objetivo del Ejecutivo es que en 2010 se pase "de la fuerte pérdida de empleo a la moderación en esa pérdida y a la creación de puestos de trabajo" a final del ejercicio.

el 30 dic 2009 / 12:16 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha vaticinado hoy que, pese a las dificultades que se mantienen, la recuperación económica en España se confirmará en 2010, y ha confesado que tiene como "obsesión" para el próximo año la creación de puestos de trabajo.

Zapatero ha hecho balance político y económico de 2009 en una conferencia de prensa posterior a la última reunión del año del Consejo de Ministros en la que ha asegurado que la advertencia del ministro del Interior sobre posibles acciones de ETA responden a una estrategia y están avaladas por él.

El rumbo de la economía ha sido el eje de su intervención, y el jefe del Ejecutivo se ha mostrado convencido de que el próximo año va a ser de tránsito de la recesión a la recuperación e, incluso, en su parte final se puede generar empleo neto.

El crear empleo ha revelado que se ha convertido para él en una "obsesión" que le hace dedicar a ese objetivo todos sus esfuerzos y energías y no le va a dejar "ni un minuto" para pensar en asuntos como si, finalmente, optará o no a un tercer mandato en las elecciones generales de 2012.

Una decisión que, por otra parte, ha asegurado que, pese a que hayan expresado últimamente su opinión destacados dirigentes socialistas, no va a ser el próximo año objeto de debate en el PSOE.

Hasta llegar a la creación de empleo, ha reconocido que aún queda una fase de pérdida moderada de puestos de trabajo.

Zapatero se ha comprometido a dar pasos decisivos para la renovación del sistema productivo pero siempre manteniendo la protección social, algo de lo que se ha vanagloriado por defender pese a las dificultades existentes.

El presidente del Gobierno ha defendido la política económica que ha llevado a cabo su Gabinete y sólo ha reconocido un error: no haber estado "muy acertado" cuando comenzó el debate sobre si España estaba en crisis o en desaceleración, ya que ha asumido que pudo provocar una sensación equivocada en la ciudadanía.

Entre las iniciativas previstas para comienzos de 2010, ha citado que el 8 de enero se remitirá a los órganos consultivos el anteproyecto de ley de Economía Sostenible y el 22 de ese mes se aprobarán medidas laborales que serán sometidas a consideración de los agentes sociales.

Pero ha descartado que en la reforma del mercado laboral se plantee alguna de las modalidades de contratación propuestas por la CEOE o algún recorte de las cotizaciones sociales.

Zapatero ha considerado la lucha contra el terrorismo como otra de las prioridades de su Gobierno para el próximo año, y en ese contexto ha respaldado las recientes declaraciones de Rubalcaba en las que ha advertido de un atentado o secuestro inminente de ETA.

Esa advertencia ha dicho que responde a una estrategia que, por cautela, ha preferido no desvelar.

Ha asegurado que, pese a que en 2009 no ha sido posible, se entrevistará próximamente con el líder del PP, Mariano Rajoy, a quien ha dicho que tiene intención de convocar en función de los avances que haya en el pacto por la educación.

En este asunto, ha garantizado que el Gobierno está abierto a hablar de las iniciativas planteadas el Partido Popular con vistas a ese pacto, aunque no ha querido prejuzgar la cuestión de la enseñanza en castellano en las comunidades bilingües.

Defensa especial ha realizado de la política exterior de su Gobierno, que cree que ha hecho que España sea hoy más fuerte en este terreno que hace un año.

Una fortaleza que cree que se demostrará también durante el semestre de presidencia de la UE y que se ha ratificado por las gestiones llevadas a cabo en casos como el de la liberación del pesquero "Alakrana" o el de la activista saharaui Aminatu Haidar.

En un asunto pendiente como el de los tres cooperantes secuestrados en Mauritania ha querido ser singularmente cauto para no decir o hacer nada que retrase su liberación, un objetivo ante el que ha comprometido "todo lo que sea necesario".

No han faltado las referencias a la sentencia pendiente del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña para asegurar que no tiene especial preocupación por ello porque España es un país "maduro" y confiar en que sea "una gran sentencia".

Pero al hilo de esta cuestión y de sus posibles repercusiones en las elecciones catalanas, ha aprovechado para expresar su opinión de que al presidente de la Generalitat, José Montilla, y al PSC les irá "mejor de lo que parece".


  • 1