Local

Zapatero vive sus horas más bajas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, vive uno de sus peores momentos desde que llegó a La Moncloa en 2004. Los problemas se amontonan y las soluciones no se vislumbran.

el 15 sep 2009 / 09:46 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, vive uno de sus peores momentos desde que llegó a La Moncloa en 2004. Los problemas se amontonan y las soluciones no se vislumbran.

La última guerra abierta del Ejecutivo socialista es la financiación autonómica, asunto que parece que va a acabar afectando a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009, ya que los partidos nacionalistas han vinculado su apoyo a un acuerdo "justo" sobre financiación.

Las negociaciones, como ya se preveía, están siendo especialmente tensas con Cataluña. El pulso entre Gobierno y Generalitat, y con Estatut de por medio, ha abierto una brecha entre PSOE y PSC. Y es que los socialistas catalanes lanzaron el pasado sábado el aviso velado de que votarán en contra de los presupuestos que se comenzarán a debatir a partir de septiembre, si no consiguen el acuerdo que marca el Estatut.

Tras el intenso cruce de declaraciones entre unos y otros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, de gira por Iberoamérica, quiso zanjar el lunes la polémica y apeló a la "responsabilidad" del PSC para aprobar las cuentas del Estado para 2009.

Ante esta situación de guerra fratricida, el resto de formaciones políticas aprovecha para presionar al Ejecutivo de Zapatero. Ayer, Iniciativa per Catalunya registró en la Cámara Baja con apoyo del Grupo Mixto una iniciativa para que el presidente Zapatero comparezca en un pleno extraordinario sobre la negociación de la financiación autonómica. La petición de comparecencia fue registrada en el Congreso por ICV, que logró el apoyo del Grupo Mixto -formado por Na-Bai, UPyD, BNG y Coalición Canaria-, y se suma a la ya formulada el lunes por el Grupo Popular. En este sentido, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, apuntó ayer que lo "lógico" es que el resto de partidos apoyen su petición y consideró que sería "muy extraño" que algún grupo político rechazara esta comparecencia.

Pierde la ventaja. Pero ésta no es la única piedra en el camino del Gobierno, que ya a principios de legislatura tuvo que hacer frente a las acusaciones de inacción por parte de la oposición, la crisis económica ha acabado pulverizando la ventaja que tenía el PSOE tras las elecciones del 9 de marzo. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de julio, el PP ha logrado reducir en cuatro meses la ventaja de seis puntos de los socialistas. La proyeccción de voto del CIS arrojaba además la diferencia más corta que ha habido entre los dos partidos desde que Zapatero ganó las elecciones en 2004, 39,5% frente a 39,3%.

Igual que la intención de vo-to, la valoración de Zapatero también cayó en julio. El presidente suspendió con una nota de 4,75, en una de las pocas ocaciones en que esto ha sucedido. La ventaja para el PSOE, es que también suspendió el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Además, y por primera vez desde que los socialistas volvieron al poder en 2004, el PSOE se ha quedado solo en más de una ocasión en el Congreso de los Diputados, especialmente desde el Cónclave Nacional del PP de Valencia. Este "nuevo" Partido Popular, como lo denominó el propio Rajoy, es más partidario de llegar a acuerdos con los partidos nacionalistas, lo que ha propiciado que haya más acuerdos entre los grupos de la oposición.

El presidente reaparece hoy en la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, donde expondrá un nuevo paquete de medidas para hacer frente a la crisis.

  • 1