Local

Zapatero y Rajoy muestran su apoyo al Gobierno galo

el 16 sep 2010 / 19:51 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió ayer a Bruselas que no prejuzgue la política de expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros aplicada por París antes de examinar los argumentos aportados por Nicolas Sarkozy, y censuró las declaraciones "absolutamente fuera de lugar" de la vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reding, a la que acusó de atacar también a España en el pasado de forma "poco afortunada". De ella, dijo que "en ocasiones provoca en los Estados miembros sensibilidades que no son convenientes" -en referencia a un enfrentamiento con España por la euroorden de protección de mujeres maltratadas-. "Respetemos los procedimientos. Si la Comisión, que está en el ejercicio de sus competencias, entiende que puede haber vulneración del derecho comunitario, puede abrir un expediente. Lo que no puede es juzgar previamente, eso no lo puede hacer", destacó Zapatero en la rueda de prensa.
En el mismo sentido, el presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró que respeta la decisión del presidentes francés de expulsar gitanos rumanos y expresó su convencimiento de que el Gobierno de Francia ha actuado en el marco de la legalidad. "Estoy absolutamente convencido de que el Gobierno francés hizo esto, como no podía ser de otra manera, dentro de la ley", declaró Mariano Rajoy en una comparecencia en Melilla. El presidente del PP afirmó que no tenía intención de entrar a valorar este asunto porque no conoce "a fondo todos los extremos y todas las razones". "Lo que sí digo es que yo, desde luego, respeto la decisión que ha tomado el Gobierno, que tiene un apoyo mayoritario", apostilló.
Sin embargo, la mayoría de los grupos políticos que conforman el Parlamento español, a excepción de Partido Popular y CiU, se mostraron ayer a favor de que el Gobierno francés de Nicolas Sarkozy reciba alguna clase de sanción en el seno de la Unión Europea por su política de expulsión de inmigrantes gitanos rumanos.

  • 1