Local

Zapatero y Rajoy pactan una señal única para los debates en televisión

El acuerdo al que llegaron ayer PSOE y PP para celebrar el cara a cara entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy pone punto final a sesenta y cinco días de pugna y enfrentamientos sobre quién sería el encargado de organizar y emitir los debates electorales que pactaron el 12 de diciembre.

el 15 sep 2009 / 00:09 h.

TAGS:

El acuerdo al que llegaron ayer PSOE y PP para celebrar el cara a cara entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy pone punto final a sesenta y cinco días de pugna y enfrentamientos sobre quién sería el encargado de organizar y emitir los debates electorales que pactaron el 12 de diciembre.

Finalmente, la Academia de la Televisión ha sido la elegida para encargarse de la emisión de la señal de los dos debates, que enfrentarán a ambos líderes el 25 de febrero y el 3 de marzo.

Fue Zapatero quien el 10 de diciembre retó a Rajoy a mantener el cara a cara en televisión, desafío que el presidente del PP aceptó horas después, con lo que sus jefes de campaña se pusieron a trabajar sobre detalles como en qué cadena se celebrarían, el temario y el formato.

El 28 de diciembre José Blanco y Pío García Escudero cerraron los cinco bloques temáticos, de quince minutos de duración cada uno, sobre los que se discutirá: economía y empleo, políticas sociales, política exterior y de seguridad (incluida la lucha contra el terrorismo), política institucional y retos del futuro.

Una vez conocidos los temas, la incógnita por desvelar fue qué cadena o cadenas iban a acoger este enfrentamiento.

Mientras el PSOE apostó desde un principio por que se retransmitieran a través de una señal institucional única y gratuita para todos los canales, el Partido Popular defendió la idoneidad de Tele 5 y Antena 3 por ser las de mayor audiencia y por repetir el modelo de los cara a cara entre Felipe González y José María Aznar, en 1993.

A partir de este momento, a principios de febrero, las posturas fueron enfrentándose cada vez más y ambos partidos comenzaron un cruce de críticas y reproches.

El PSOE lamentaba la "postura numantina" del PP, al que acusaba de "buscar excusas desesperadamente para huir" del cara a cara, al tiempo que le pedía que dejara de "marear la perdiz".

Por su parte, el Partido Popular criticaba que los socialistas quisieran cambiar "la pauta habitual" de los debates del 93 y veía un "interés excesivo" por parte del PSOE en que fuera Televisión Española la elegida, hecho que atribuía a una "estrategia política".

Conforme pasaban los días sin que los partidos cedieran en sus pretensiones, se multiplicaban las ofertas de cadenas de televisión y de otros organismos como la Asociación de la Prensa de Madrid o la Academia de la Televisión, que reiteró así el ofrecimiento que hizo el 30 de diciembre para emitir la señal en abierto.

Ante esta situación, el presidente del Gobierno recordó al PP el pasado martes que ni a Felipe González ni a él les importaba "dar la cara, mirar a los ojos del adversario y decir las cosas con respeto", mientras que el principal partido de la oposición emplazó a los socialistas a aclarar por qué no aceptaban debatir en Tele 5 y Antena 3.

La discusión tomó ayer un nuevo rumbo cuando el PSOE apoyó la oferta de la Academia de la Televisión para organizar el debate y el PP dijo que no iba a aceptar imposiciones de los socialistas.

No obstante, horas antes Mariano Rajoy aseguraba que él debatiría aunque fuera "debajo de un puente", lo que llevó al PSOE a acusarle de "cobarde" por querer esconderse con tal de no enfrentarse a Zapatero.

"¿Pero qué problema tienen?", se preguntaba esta mañana Zapatero, quien esperaba que al líder del PP no le pasara lo que le pasó hace cuatro años cuando "se rajó" al no aceptar un debate electoral con él.

Finalmente y tras dos meses de incertidumbre, la incógnita se ha desvelado, aunque con ello no se descarta que la polémica vuelva a surgir a falta de una nueva elección: la del moderador.

  • 1