domingo, 16 diciembre 2018
06:20
, última actualización
Local

Zapatero y Rubalcaba ponen en valor su legado para ganar en Andalucía

El PSOE defiende sus políticas para construir el Estado del Bienestar, en peligro por los “recortes” que hará Mariano Rajoy (PP).

el 16 nov 2011 / 20:37 h.

TAGS:

Andalucía ha sido y es la llave que abre la Moncloa a los socialistas. Por eso, Alfredo Pérez Rubalcaba puso ayer en valor en Málaga el legado del PSOE en esta comunidad con el fin de evitar que la victoria del PP sea aplastante gracias en parte a que los andaluces le den por primera vez en democracia la espalda a los socialistas, tal y como vaticinan no pocas encuestas. Pero Rubalcaba no estuvo solo en esta titánica tarea, teniendo en cuenta que la memoria es frágil y muy tozudos los datos que deja esta última legislatura, con cinco millones de parados. El candidato socialista contó con la presencia –hasta ahora inédita en campaña– del presidente del Gobierno, un José Luis Rodríguez Zapatero que se dio un auténtico festín de masas, y al que el PSOE intentó dar su sitio en la “historia”. “Eres uno de los grandes presidentes del país”, vociferó el presidente de la Junta, José Antonio Griñán.
Y algo más: todas las generaciones, todas las voces dentro del partido, desde Felipe González al diputado Eduardo Madina y el lehendakari Patxi López, estuvieron arropando al candidato. La debacle puede ser más o menos sonada pero el partido está unido, cohesionado. Ése era el mensaje a transmitir.

“Siempre hemos defendido y construido Andalucía y nos hemos revuelto contra aquellos que han equiparado el PER con vagos”
, empezó su discurso Zapatero ante un auditorio que lo interrumpió en varias ocasiones. Antes de su intervención, aunque en un formato más frío (un vídeo), intervino el expresidente Felipe González, directo al grano, marca de la casa: “Tengo una enorme confianza en que Andalucía no nos va a fallar. Es mi tierra. El Estado del Bienestar está amenazado” y los andaluces son los “mejores para defenderlo”. Rubalcaba puso el colofón haciéndoles una petición expresa: “Ayudadnos el 20N. Lo que hemos conseguido en España ha sido gracias a Andalucía. Siempre creímos en esta tierra”. El PSOE sacó toda su artillería –como se ha visto obligado ya varias veces en campaña ante el tono monocorde que ha impuesto el PP– para dejar claro que “no es lo mismo” votar a Rubalcaba que a Rajoy. Y no es lo mismo porque, frente a los recortes del PP, los socialistas “somos el pilar fundamental de las libertades y derechos”, proclamó Zapatero. El presidente del Gobierno enumeró –como antes de su intervención lo hizo Griñán y después, Rubalcaba – las políticas sociales, sobre todo, de su primera legislatura: Ley de la Dependencia, Ley de Igualdad, Ley del Aborto, Ley de Matrimonios Homosexuales, educación y sanidad públicas... “Hemos hecho muchas cosas con los mismos valores siempre. No hemos abandonado a nadie en la cuneta”, recordó el candidato, que prefirió pasar de puntillas por la gestión de los últimos cuatro años. Tan sólo un “han sido muy difíciles” se le oyó decir. Zapatero, por contra, hizo autocrítica, mínima, pero autocrítica cuando reconoció que “se han podido cometer errores”.

Pero el día de ayer no era para mirar al pasado, sino a lo que viene. Así que el secretario general de los socialistas se dirigió directamente a los progresistas, es decir, a los miles de indecisos que están pensando prestar su voto a Rajoy como castigo al PSOE por su gestión de la crisis. A todos ellos les volvió a recordar lo hecho por el Estado del Bienestar y las decisiones que han conseguido mantener “la solvencia de nuestro país y la cohesión social, mi preocupación todo este tiempo, garantizando prestaciones sociales a los que han perdido su trabajo (única referencia por cierto a los cinco millones de parados que también lega Zapatero)”. El presidente, en un último intento por conjurarse contra las encuestas, animó a los suyos a seguir peleando porque “cada día cuenta. La actitud de un día es la decisiva. Y tenemos que tener la voluntad firme de ganar, ¡de ganar, de ganar!”.

Rubalcaba insistió en que con él los servicios públicos y sociales están garantizados sin que esto signifique despilfarro, como le acusa el PP. “Vamos a ser austeros, faltaría más. Pero una cosa es ser austeros y otra recortar derechos”. Y como las horas no pintan buenas ni para el PSOE nacional ni para el regional, que en marzo afronta unas elecciones autonómicas cuyo resultado estará muy marcado por el del próximo domingo, Rubalcaba quiso dar un cariño a Griñán: “Tienes un gran partido y vas a ganar”.

  • 1