Economía

Zapatero ya pide reformar el mercado de trabajo

Elena Salgado admite que serán necesarios «cambios importantes»

el 23 nov 2009 / 09:08 h.

Aunque no habló de reforma laboral en sí, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insinuó ayer la necesidad de hacer cambios en el mercado de trabajo, lo que supone un giro de 180 grados en lo defendido por el Gobierno hasta ahora tras la ruptura del diálogo social el pasado julio.

A este respecto, el dirigente socialista dijo que confía en que el Ejecutivo y los agentes sociales alcancen acuerdos para mejorar el mercado laboral en el primer trimestre del año que viene, en el marco del diálogo social.

En su intervención en una jornada organizada por The Economist, Zapatero aseguró que ahora hay "más voluntad" de negociación que en verano y añadió que ya ha comenzado una nueva ronda de diálogo entre los agentes sociales -que acordaron recientemente desbloquear la negociación colectiva- en la que el Gobierno también va a estar presente y que se referirá "estrictamente" al mercado laboral.

En este sentido, añadió que son necesarias nuevas medidas que faciliten e impulsen la creación de empleo y que se deben tomar "incuestionablemente con acuerdo", y apuntó que para que haya nuevas contrataciones hace falta confianza por parte de las empresas.

"No se puede esperar que se cree empleo sin ese componente de incentivación" por parte de las empresas, añadió. Previamente, en su discurso, el jefe del Ejecutivo aseguró que los empresarios y los trabajadores van a ser los "grandes protagonistas del cambio de modelo". En una economía de mercado como ésta, continuó, es "determinante" el comportamiento de los agentes sociales y económicos, y valoró que España cuente con una "paz social" y un "grado muy aceptable de cohesión".

Mientras, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, reconoció que para que el empleo se torne "más estable" serán necesarios "cambios importantes" en el mercado laboral "eficaces y duraderos", siempre que se aprueben con el máximo consenso con los agentes sociales.

Salgado abogó por que la negociación colectiva se adapte a la situación de la economía, con la disminución, por ejemplo, de la jornada laboral o incluso de los salarios, en lugar de optar por la destrucción de empleo. Añadió no obstante, que en una economía como la española, que está sufriendo una importante contracción de su demanda, ella "no haría una recomendación generalizada de rebaja de salarios".

Recuperación. Por otro lado, el presidente mostró su optimismo en el futuro de la economía española al asegurar que la recuperación "se ha iniciado" y "todo apunta" a que el ritmo de dicha recuperación "se va a acelerar". Así, añadió que en España "estamos a punto de registrar datos intertrimestrales positivos" de evolución del PIB, aunque admitió que igual que la economía de este país se incorporó "más tarde" a la recesión también saldrá "algo más tarde" de ella.

Zapatero puso la Ley de Economía Sostenible, cuyo anteproyecto aprobará el Gobierno el viernes, así como la Estrategia para el Crecimiento Económico Sostenible, como los ejes para afianzar la recuperación e impulsar el cambio de modelo productivo, y anunció que comparecerá en el Congreso "en fechas inmediatas" para explicar a los grupos políticos esta estrategia.

El jefe del Ejecutivo pidió "confianza" para el Gobierno, que ha sido "capaz de adoptar decisiones siempre difíciles, aunque en este caso necesarias", como el alza de impuestos.

Durante su intervención, Zapatero reconoció que no se sabe "con qué fuerza" ni "con qué progresión" ha comenzado la recuperación, ni cuándo tendrá la economía "el vigor suficiente para crear empleo". En cualquier caso apuntó que, "con diferencia de meses" entre unos países y otros, dicha recuperación "ha arrancado en todos los sitios", aunque de forma más intensa en las economías emergentes, y consideró que no tiene sentido polemizar sobre las distintas previsiones macroeconómicas.

Zapatero admitió que a España le queda aún un "serio problema que resolver", el del "abultado volumen de desempleo" que ha traído esta crisis, y admitió que para ello hay que volver a crecer a "buen ritmo".

  • 1