Deportes

Zarpazo a la permanencia

El Cajasol logró una victoria balsámica para, por un lado empezar a escapar de las dos plazas de descenso y, de paso, dejar muy tocado a un rival directo como el Grupo Begar León que siempre estuvo a merced del mejor juego sevillano que tuvo el sello del veterano Elmer Bennett.

el 15 sep 2009 / 00:58 h.

El Cajasol logró una victoria balsámica para, por un lado empezar a escapar de las dos plazas de descenso y, de paso, dejar muy tocado a un rival directo como el Grupo Begar León que siempre estuvo a merced del mejor juego sevillano que tuvo el sello del veterano Elmer Bennett.

El base estadounidense estuvo impecable, tanto en la dirección, manejando a su antojo el partido, como en los lanzamientos, firmando 4 de 5 en triples, con un único error cuando el partido ya estaba sentenciado. Pero no solo Bennett rayó a gran altura, sino que toda la línea exterior funcionó como un reloj, sin desentonar el juego interior, lo que se tradujo en una victoria incontestable, a partir del primer cuarto, salvo en algún que otro acercamiento local que nunca llegó a suponer un riesgo para los de Manel Comas de que fueran remontados.

Después de un comienzo con color visitante, León cogió el pulso al partido con un Barnes dominador en la zona y con la dirección de Jackson que parecía imponer el ritmo que más le convenía a su equipo, donde todos colaboraban para llegar al final del primer cuarto por delante, 20-19.

Poco antes de que finalizaran los diez primeros minutos Manel Comas ya había dado entrada a Elmer Bennett que, a partir de este momento, se hizo el dueño de la cancha para manejar a su antojo el juego y encontrar, una y otra vez, las mejores opciones en ataque. A ello unía Cajasol una defensa mucho más agresiva que maniataba a un desconcertado rival que se veía impotente ante el despliegue sevillano que logró un parcial de 7-20 en seis minutos, luego reducido, pero que tan solo sirvió para que los de Comas apretaran aún más el acelerador hasta una máxima renta de 32-49 (minuto 18). Al descanso el equipo andaluz firmaba un excelente 67% de acierto en los triples (6/9), con Bennett y Ellis especialmente finos, aunque también Miles o Kakiozis hacían daño, éste último aprovechando su versatilidad.

En la reanudación los leoneses apretaron atrás y si, ya en los últimos minutos del segundo cuarto, habían logrado controlar a su rival, le secaron durante tres minutos para colocar un esperanzador 43-49, con un Hughes especialmente participativo en el juego de ataque.

De nuevo, cuando parecía que el encuentro podía igualarse, Cajasol martilleó desde el perímetro lo que estiró de nuevo la renta, 47-61, obligando a Aranzana a optar por soluciones de emergencia con una defensa zonal y la entrada de Carles Marco, inédito hasta entonces, pero tampoco fue capaz el equipo local de recortar la desventaja y los sevillanos disfrutaron de un final plácido.

Comas, con cólico nefrítico. El técnico cajista pudo dirigir a su equipo pese a sufrir un cólico nefrítico en la noche del viernes. Seguirá aún en tratamiento médico.

  • 1