Local

Zarrías afirma que "nunca nadie" le informó sobre alguna ilegalidad en relación al fondo de ayudas sociolaborales

El que fuera consejero de Presidencia entre 1996 y 1999 ha destacado que la decisión política del Gobierno en una situación de crisis económica fue "correcta"

el 29 ago 2012 / 12:32 h.

TAGS:

El exconsejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, ha señalado de nuevo a la Consejería de Empleo como la "máxima responsable" en la tramitación de las ayudas sociolaborales que investiga el Parlamento, como ya hicieron el pasado lunes los exconsejeros de Innovación, Francisco Vallejo y Martín Soler . En un tono mucho más distendido que su antecesora, la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, Zarrías aseguró que siempre trató de no salirse del marco de sus competencias y por ello, aunque sí aconsejó determinadas actuaciones a las consejerías correspondientes cuando observaba un problema determinado, nunca dio órdenes. "Ni al consejero de Empleo ni mucho menos a sus directores generales, ni nunca influí en la concesión de ninguna ayuda".


Zarrías afirmó que nadie le comunicó "nunca" que el procedimiento era ilegal. "Nunca, absolutamente nunca, tuve conocimiento de alguna ilegalidad. De haberlo sabido hubiera tomado las medidas correspondientes para que el mecanismo se recondujera", aseveró. Para el exconsejero el programa era "legal", no así el "uso indebido que algunas personas realizaron de él" de forma individual y "deleznable", como ya dijeron otros exaltos cargos socialistas en anteriores comparecencias. Zarrías ha afirmado además que el exinterventor general de la Junta de Andalucía, Manuel Gómez , "nunca" le hizo llegar ningún documento que planteara alguna cuestión de irregularidad, a pesar de que Gómez afirmó ayer durante su comparecencia en el seno de la comisión que la Intervención alertó "varias veces" a la Junta de la irregularidad de los procedimientos de pagos de las ayudas. Además negó que el nuevo convenio que cambiaba el procedimientos de los pagos de las ayudas sociolaborales respondiera a una orden suya. "Yo tenía mis competencias, y entre ellas no estaban decirle a otro consejero cómo tenía que hacer las cosas". Por ello, rechazó de forma tajante que ordenara al exdirector general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, otorgar alguna ayuda a alguna empresa concreta. Sí habló "infinidad de veces" con el exconsejero de Empleo, Antonio Fernández, para trasladarle los "múltiples problemas" que atravesaban muchas empresas de Andalucía, pero "nunca" mandó a nadie que se ejecutara ninguna ayuda "porque no tenía capacidad para ello".

La diputada de IU, Alba Doblas, le planteó cómo nadie se cuestionó la política de ayudas o que a nadie le pareciera extraño que éstas se dieran sin criterio político, a lo que Zarrías argumentó que no se dio ninguna ayuda de forma arbitraria y, en caso de ser así, "desconozco el por qué".

El exconsejero explicó que su relación con Juan Lanzas se debió a que "durante años" defendió a los trabajadores de Cárnicas Molina, empresa beneficiaria de las ayudas sociolaborales. "Pero ahí se acabó nuestra relación. De hecho, fue expulsado del partido" explicó. También negó tener una relación "más allá de una relación o un acto público" con Antonio Garrido Santoyo, uno de los primeros intrusos detectados en el ERE de Mercasevilla del que se benefició gracias a Lanzas. También era "inexistente" su relación con el exdirector general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, del que dijo que "quizás" compartieran "algún acto, pero nunca he despachado con él".

Zarrías negó conocer el procedimiento de concesión de ayudas, ni por qué se daban ayudas a microempresas concentradas en la Sierra Norte de Sevilla. "No era mi competencia controlar eso", ha asegurado. Por ello, respondió al diputado popular, Carlos Roja, quien definió este hecho como una "irresponsabilidad". Zarrías argumentó que en el presupuesto de la junta hay cientos de procedimientos y es una "frívolidad" pretender que alguien lo conozca "al dedillo". Zarrías tampoco ha dado importancia nunca a las constantes modificaciones presupuestarias del programa. "Constantemente nos encontrábamos con problemas sobrevenidos lo que nos obligaba a ampliar las partidas". Por tanto, nunca trató estas modificaciones con el expresidente de la Junta, Manuel Chaves, ni con su sucesor en el cargo, José Antonio Griñán, ya que éstas llegaban al Consejo de Gobierno con "informes vinculantes de la Internvención"

Zarrías ha hecho una gran defensa de las ayudas concedidas a empresas ya que fue una "política acertada" ante las situaciones extremas en sectores estratégicos que obligaron a la Junta a actuar. "Cogimos el toro por los cuernos, poniendo en marcha un sistema de ayudas a empresas para que éstas no cerraran". Por tanto, Zarrías aseguró una vez más que el programa era legal, aunque "alguien pudo hacer un uso ilegal del mismo", para el que pidió que cayera todo el peso de la ley "en caso de ser así". Si en días anteriores se acusó al Grupo Socialista de cierta tibieza en el turno de preguntas a los comparecientes, esta mañana ha sido el PP el que hizo la pregunta más obvia. ¿Aprobó el Consejo de Gobierno el nombramiento de Francisco Javier Guerrero? Interpeló Rojas, a lo que Zarrías no dudó en contestar: "¿usted me toma por tonto?", ya que todos los nombramientos de los directores generales de la Junta son aprobados por el Consejo de Gobierno a propuesta del consejero correspondiente.

Antes de terminar, Gaspar Zarrías, ha alabado el trabajo de Antonio Fernández como consejero de Empleo, con el que aseguró mantener una relación de amistad.

El diputado socialista no ha perdido la oportunidad de acusar al PP de no buscar la verdad en la comisión de investigación de los ERE. "Para ustedes es algo secundario". "¿Hasta dónde están dispuestos a llegar?" ha interpelado a los diputados populares. "Su objetivo es dinamitar el Gobierno de coalición de Andalucía, pero deben saber que en política no todo vale", concluyó.


  • 1