Local

Zelaya denuncia el lanzamiento de gases tóxicos a la embajada de Brasil en Tegucigalpa

el 25 sep 2009 / 20:25 h.

TAGS:

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, denunció ayer el lanzamiento de "gases tóxicos" dentro de la embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado desde que regresara al país el pasado lunes. El Gobierno de facto, aseguró que la denuncia era "totalmente falsa".

A pesar de este cruce de acusaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó ayer los "actos de intimidación" llevados a cabo por las autoridades de facto en Honduras contra la embajada de Brasil. "Condenamos los actos de intimidación contra la embajada de Brasil", dijo la presidenta de turno del Consejo de Seguridad y embajadora de Estados Unidos, Susan Rice, en una declaración verbal al término de la reunión, en la que también subrayó que el foro que analiza la situación global de Honduras es la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los quince países que integran el máximo órgano de decisiones de Naciones Unidas decidieron por consenso esa condena, en respuesta a la petición efectuada el pasado 22 de septiembre por Brasil para que el Consejo examinase la situación en que se encuentra su legación diplomática desde el pasado lunes, cuando Zelaya se refugió en ella.

Rice, durante su declaración posterior a la reunión del Consejo, precisó que "lo que teníamos que analizar aquí era el asunto de la situación de la embajada de Brasil en Tegucigalpa y no la situación (de Honduras) en un sentido más amplio".

Puntualizó que esa crisis "ya está siendo tratada por la Organización de Estados Americanos (OEA)", además de subrayar que el Consejo "pide calma a las partes y que eviten que la situación vaya a más" y señalar que este órgano no tiene prevista ninguna nueva reunión al respecto.

El canciller de Brasil, Celso Amorim, durante la reunión del Consejo denunció la crítica situación humanitaria de su embajada en Tegucigalpa, a la que se le han cortado los suministros de agua, luz, alimentos y comunicaciones, además de estar rodeada por las fuerzas de seguridad de las autoridades de facto hondureñas. "Es imperativo que el régimen de Honduras cumpla con la Convención de Viena sobre la inviolabilidad de las sedes diplomáticas", dijo Amorim, que acusó al gobierno de facto de Roberto Micheletti de haber cometido "una clara violación de la reglas de esa convención sobre las relaciones diplomáticas".

Posible asalto. El ministro brasileño pidió también al Consejo una declaración clara que sirviera "de disuasión contra un posible agravamiento de la crisis", en referencia a sus sospechas de que las autoridades de facto hondureñas podrían preparar el asalto a esas instalaciones
diplomáticas. Amorim añadió que ello también "podría ser una señal de apoyo a los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional para una restitución pacífica y rápida al poder del presidente Zelaya". No obstante, en su carta al Consejo, el Gobierno del presidente brasileño, Lula da Silva, indica que "Brasil cree que la OEA sigue siendo el foro apropiado para encontrar una solución política a la situación de Honduras".

"La Policía hondureña ha informado al personal de la embajada, que quien abandone sus premisas no podrá volver a ellas", dijo el ministro. Con la aceptación de tratar sobre este asunto, el Consejo de Seguridad reconoce que la situación de Honduras "es una amenaza a la paz y la seguridad" de la región, manifestó el canciller brasileño.

  • 1