viernes, 16 noviembre 2018
01:51
, última actualización
Local

La rebaja del IBI supondrá un ahorro de 52 euros para los hogares sevillanos

Todos los impuestos bajan salvo el del sello del coche. El precio del billete del autobús y la tasa de basuras se congelan.

el 04 oct 2013 / 13:04 h.

TAGS:

zoido-fleyTras dos años de apretarse el cinturón, los sevillanos pagarán menos impuestos locales en 2014. La bajada generalizada que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, prometió antes de llegar a la Alcaldía ha tardado en tomar forma. En sus primeras ordenanzas, las de 2012, aplazó la rebaja fiscal y se limitó a congelar los tributos principales –como el año anterior–, aunque después esas cuentas se le fueron al traste por la decisión del Estado de imponer una subida del 10% del IBI. En su segunda tentativa, en 2013, sí que obtuvo la congelación en los grandes tributos, pero a cambio de disparar las tasas y precios públicos, es decir, servicios ciudadanos como el billete de bus, la grúa, el deporte o la zona azul, con subidas por encima del IPC. Ha sido a la tercera cuando ha llegado la definitiva: todos los impuestos principales (IBI, actividades económicas, construcción, Plusvalía) salvo el del sello del coche, bajan, mientras que el 99% de las tasas se congelan. Todo a costa de dejar de ingresar la friolera de 33,7 millones. Lo que ha cambiado en ese periplo es el hermetismo que había con las cuentas por el Plan de Ajuste, que obligaba a subidas generalizadas y que los ingresos de más se destinaran a los bancos. Ahora, el discurso del Gobierno local es bien distinto: “Hay que pensar más en los ciudadanos, los emprendedores y las empresas que lo están pasando mal antes que en los bancos”, explicó ayer Zoido. El alcalde ya recurrió a ese cambio de discurso en julio durante el Debate del Estado de la Ciudad, cuando anunció una “bajada generalizada” de los impuestos municipales para situar a Sevilla “en la media de la presión fiscal de las capitales españolas”. Y esa rebaja comienza a partir del IBI, el principal tributo, que bajará por primera vez en más de una década. En concreto, un 13,4%, lo que supone pagar una media de 52 euros menos por vivienda o local. Y el Ayuntamiento dejará de percibir 24,3 millones, es decir, recaudará un 12% menos de lo previsto. Esta rebaja parte de una doble vara. La primera, anular la subida del 10% que el Estado impuso a los Ayuntamientos para 2012 y 2013 y que había planteado mantener para los dos años próximos, algo que se niega a acometer el Consistorio alegando que no se recoge tal prórroga en su Plan de Ajuste. El 3,41% restante procede de la plasmación de la medida que ha exigido varias veces la oposición: la de reducir el tipo impositivo del IBI en 0,2 décimas para las viviendas y de 0,28 para los locales. El resto de tributos, salvo el sello del coche, también tienden a fuertes bajadas después de 2 años congelados –salvo en aspectos como la eliminación de las bonificaciones por domiciliación bancaria, que supuso una subida encubierta, según advirtió en sus informes el Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS)–. El Impuesto de Actividades Económicas (IAE), por ejemplo, bajará un 5% de media, que variará en función de dónde se ubiquen los negocios –dividido en ocho categoría y descensos que oscilan del 2% al 20%–. El alcalde puso varios ejemplos al respecto: un comercio de la calle Rioja vería reducido el pago en 30 euros (de 1.476 a 1.446) mientras que una empresa afinca- da en Torreblanca abonaría 240 euros menos (de 1.200 a 960). La rebaja también se aplicará en el impuesto de construcciones y obras (ICIO), precisamente para incentivar la economía y después de comprobar que los ingresos no remontan. Un consejo que ya le indicó en su día los agentes sociales (CESS), que pidió una bajada del tipo actual, que estaba en su máximo. Con ello, la Delegación de Hacienda plantea una bajada del tipo del 0,15%. En efectos prácticos significa “un 4,75% de bajada en la cuota”. La rebaja tratará de cuadrar con el marco presupuestario 2014-2016, donde se prevén incrementar un 15% los ingresos por el ICIO. La Plusvalía también reducirá los tipos, lo que equivale a “una bajada real” del 1,66%. Así, de los grandes impuestos sólo quedará inalterable el sello del coche, que ya bajó dos euros en 2012. Zoido justificó que no se ha aplicado porque tal tributo “se sitúa en la media de presión fiscal de las ciudades españoles”. Las arcas municipales perderán 33,7 millones de recaudación en 2014, pero eso al parecer no va a suponer muchos quebraderos de cabeza para el Ayuntamiento de Sevilla. Ya no sólo porque aseguran que han “saneado las cuentas municipales”, sino porque confían en que este año sí funcione un plan contra el fraude fiscal. Esta medida fue anunciada hace un año, aunque para 2014 ya se marcan incluso cuánto ganarán por estrechar el cerco a los que se saltan la ley: 6,48 millones de euros. Entre las medidas contra el fraude fiscal figuran renovar el sistema en la tasa de basuras de locales; un plan de regularización de usos catastrales, donde será sustituto legal del sujeto pasivo el propietario, si no comunica el inquilino que ejerce la actividad, aunque podrá repercutir la tasa; simplificación de la tarifa por usos catastrales; cruces con IBI y padrón de Sevilla. Hasta compensar esos 33,7 millones, el Consistorio incluye 10,5 millones que se obtendrán del presupuesto por “los ahorros de gasto de estos dos años” y 16,7 millones correspondientes al 10% del IBI que no recogía el Plan de Ajuste para 2014.

  • 1