Local

Zoido aplaude el anuncio de ETA y espera su disolución

El Consistorio manifiesta “alegría contenida” ante un paso “necesario” que no ve definitivo

el 21 oct 2011 / 20:15 h.

TAGS:

Un día después de que la banda terrorista ETA anunciase el cese de la actividad armada , el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), valoró esta histórica noticia que calificó como "buena", si bien apostilló que espera que la banda se disuelva y entregue las armas. Una opinión que coincide con la expresada por los portavoces del ámbito judicial, policial y político de la ciudad.

El también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Juan Ignacio Zoido, insistió en su deseo de que "esta vez sea de verdad" para que la libertad y la convivencia "se impongan definitivamente a las amenazas y extorsiones" que ha sufrido la sociedad española y vasca en los últimos 40 años.

Como presidente de la FEMP, Zoido lanzó un mensaje de recuerdo para los más de 30 alcaldes y concejales asesinados por la banda terrorista, afirmando que "nada ni nadie" se los quitará de la memoria, y para el resto de cargos electos o personas vinculadas al mundo municipal que también han sufrido las consecuencias del terrorismo. "A todos ellos, gracias otra vez, por su sacrificio y generosidad", señaló.

"Esperamos también que esta declaración se concrete de una manera definitiva en la desaparición de ETA, con el anuncio de su disolución y la entrega de las armas", remarcó el alcalde de Sevilla, quien aprovechó para recordar también a las más de 800 víctimas mortales que ha dejado el terrorismo de ETA, a los heridos y amenazados.

Por su parte, la junta de gobierno local aprobó ayer una declaración institucional mostrando una "alegría contenida" por lo que consideran "un paso necesario, pero que será definitivo el día que se disuelvan, entreguen las armas y reconozcan a las víctimas del terrorismo como tales y el papel que han jugado".

Francisco Pérez, portavoz del Gobierno municipal, incidió en el recuerdo a la "dignidad" de las siete víctimas mortales registradas en Sevilla: el concejal del PP Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García Ortiz, asesinados en 1998; el doctor Antonio Muñoz Cariñanos, en 2000, y las cuatro personas que fallecieron por la bomba colocada en la prisión de la Ranilla en 1991, un funcionario de prisiones, dos reclusos y un familiar que estaba de visita. Pérez destacó la "dignidad" con que han soportado "perder a sus familiares, su libertad o su ilusión por la vida".

Según PP, PSOE e IU, ETA abandona la violencia "porque ha habido grandeza en la sociedad española, que ha perseverado en la lucha por evitar sus acciones terroristas, y porque las víctimas han recordado que había que seguir trabajando para acabar con la lacra del terrorismo". Además, tuvieron palabras de agradecimiento para todos los que han luchado contra el terrorismo.

  • 1