Cultura

La exhumación de un debate

Zoido se suma a la petición de la Junta de Andalucía de reclamar para Sevilla los restos mortales del poeta. En 2009 Monteseirín ya hizo esa propuesta que respaldó su familia, rechazó Alfonso Guerra y finalmente fue sepultada.

el 24 feb 2014 / 11:16 h.

TAGS:

hermanos-machadoEn mayo de 2009, cuando Sevilla celebraba el 70 aniversario de la muerte de AntonioMachado,el entonces alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, lanzaba una idea que sólo pretendía, según dijo entonces, abrir un debate: ¿Debía volver los restos del poeta a Sevilla? Aquella idea, deslizada en medio de una nube de actos conmemorativos, no duró ni un año, si bien permitió que voces doctas en su figura se pronunciaran al respecto. Ahora, cinco años después, este recurrente planteamiento vuelve a ponerse sobre la mesa, esta vez de la mano de la Junta de Andalucía, cuyo consejero de Cultura,Luciano Alonso, volvió a pedir el retorno del poeta este fin de semana desde Colliure (Francia), donde se encuentra enterrado Machado y su madre. El actual alcalde, Juan Ignacio Zoido, se ha sumado a la reivindicación de Alonso, afirmando ayer a este periódico que «en ese tipo de iniciativas, el Gobierno andaluz contaría, como no puede ser de otra forma, con el respaldo del Consistorio». Y eso que al acto celebrado enColliure donde el consejero hizo su propuesta, un homenaje organizado por la FundaciónMachado, no contó con representación alguna del Ayuntamiento, algo que la delegada municipal de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, justificó alegando que la semana anterior ya acudieron a otro tributo en la ciudad francesa y que la corporación municipal cuenta con sus propias actividades con motivo de la efemérides. Con estas dos administraciones apoyando en bloque la romántica idea del retorno de Machado a su ciudad natal, cabe rescatar el debate que hace cinco años ya se vivió sobre el asunto. Fue durante la inauguración de la Feria del Libro de 2009 cuando Sánchez Monteseirín se descolgaba con un discurso en el que instó a que se abriese el debate sobre la idoneidad de reclamarle a Colliure los restos de Antonio Machado y su madre. «La tumba de Machado y su madre en Francia es un símbolo, un recordatorio permanente de la terrible situación en que la Guerra Civil dejó a nuestros intelectuales y de la tragedia del exilio. Sin embargo, no habría que descartar traer a Sevilla los restos del poeta, de los que hay certezas de que quiso y recordó a su ciudad de nacimiento cuando se encontraba a las puertas de la muerte», dijo el ex regidor, que incluso llegó a proponer dedicarle un lugar destacado en el cementerio de SanFernando, en la zona conocida como el Jardín de los Poetas. El exalcalde socialista vinculó la oportunidad de ese debate a la asunción de la presidencia de la Red de Ciudades Machadianas en 2010. No obstante, el 8 febrero de aquel año, cuando la entonces delegada de Cultura, MaribelMontaño, asumía la presidencia de esa red, enterraba aquella posibilidad, llegando a decir el debate «no está abierto» y que tampoco se trataría durante la presidencia. ¿Qué había pasado para que el Gobierno municipal cambiara de parecer? Quizá tuvo algo que ver la contundente opinión mostrada por Alfonso Guerra, estudioso y experto en la obra del poeta. «Estoy radicalmente en contra de traer de vuelta a España los restos de Machado». «Los sectores conservadores, apoyados por el diario ABC, ya intentaron en el año 75 que se trajeran a Sevilla los restos del poeta. Entonces, el que detentaba la categoría de albacea de la decisión sobre la tumba era Marcel Bataillon, porque el hermano de Machado así lo había querido antes de morir. Yo tuve muchas conversaciones con Bataillon y conservo muchas cartas en las que él se manifestaba rotundamente en contra», afirmó Guerra en declaraciones a este periódico Guerra, que además argumentó que «aquello es un símbolo» y que su traslado sería «borrar la huella del exilio, de cómo se comportaron con Machado en su país». «En Colliure hubo una colecta popular para comprar la tumba de Machado y de su madre», recordó antes de sentenciar que «borrar todo eso me parece espantoso». «Aquello es un lugar de peregrinación laica y debería seguir estando donde está», zanjó. De forma diferente opinaron entonces los familiares de Machado, en cuyo nombre se pronunció su sobrina, Leonor. «Sevilla tiene razones de peso para iniciar este debate», aseguró dejándose guiar, según dijo, por «la llamada de nuestro corazón, y ésa es que Antonio Machado, el poeta de España, que dio una lección de humanismo y dignidad, pueda descansar en España». Sin embargo, Leonor no se decantó tan claramente por la capital hispalense: «Sevilla tiene motivos de peso, como esa imagen romántica del poeta escribiendo sus últimos versos, antes de morir, a la ciudad que le vio nacer; pero también está Soria, una gran ciudad machadiana, donde descansan los restos de su mujer; o Madrid, donde vivimos sus familiares y ya tenemos varias lápidas Machado en nuestro cementerio», reflexionaba la sobrina. Pese a todo, Leonor entendía el empeño del Ayuntamiento de Colliure por mantener allí la figura de Antonio Machado: «Lo acogieron cuando España lo había expulsado, lo trató muy bien y le dio sepultura. Ahora bien, si Víctor Hugo estuviera enterrado en España, ¿a que sería muy comprensible que Francia lo reclamara?», se interrogó la sobrina. Otros estudiosos, como el hispanista Ian Gibson, se mostraban contrarios a esta posibilidad. La cuestión se vuelve a plantear sin que de momento nadie, salvo las administraciones, se hayan apuntado a exhumar algo más que el debate.

  • 1