Local

Zoido avanza la ampliación de la Zona Franca antes de ponerla en marcha

El alcalde asegura que hay tantas empresas interesadas que ya se plantean aumentar las 72 hectáreas iniciales. Se estudia extender al aeropuerto los beneficios fiscales cuando ni siquiera se ha vallado el recinto del Puerto.

el 13 ene 2014 / 23:30 h.

TAGS:

El alcalde de Sevilla dio ayer un paso de gigante sobre la Zona Franca de Sevilla, tan de gigante que pasó por encima de las 72 hectáreas del Puerto en las que se ha diseñado esta futura zona de beneficios fiscales, que aún no se ha puesto en marcha, al avanzar su intención de ampliarla y extenderla al aeropuerto.

“Estamos pensando en la ampliación dado el número de solicitudes de empresas que se quieren implantar”, aseguró Juan Ignacio Zoido durante la presentación de un plan de atracción de inversores extranjeros que realizó en la Cámara de Comercio. El regidor añadió su intención de “dar el salto para que la Zona Franca no esté solo en el Puerto sino también en otros espacios que tengan los mismos beneficios fiscales”, citando al aeropuerto y su “área aeroespacial”, y aseguró que se acometerá “este mismo año”.

La única pega es que las 72 hectáreas del Puerto en las que originariamente están previstas las ventajas fiscales concedidas por el Gobierno a las empresas que se instalen está aún en pañales: el perímetro no está delimitado –los trabajos se están licitando–, no se ha constituido el Consorcio que debe gestionarla y no se sabe qué empresas están interesadas en ubicarse en ella ni, por supuesto, cuáles son las que al final lo harán.

A pesar de esa indefinición, el alcalde vendió la ampliación de la Zona Franca entre las ventajas competitivas de Sevilla que figuran en un cuadernillo que la empresa Deloitte llevará por el mundo para atraer inversiones a la ciudad, ya que el Gobierno local considera que una comunicación “personal” con empresarios seleccionados previamente será más efectiva. Se hará en “los países más alejados de nuestro entorno”, como Asia o América.

El plan de atracción de inversores, explicado ayer en una Cámara de Comercio repleta de empresarios, pretende destacar las oportunidades que ofrece Sevilla desde un punto de vista industrial y, específicamente, agroindustrial y aeroespacial. El folleto, de 24 páginas y editado a todo color, destaca el Puerto y su distrito logístico, la futura Zona Franca –en la que podrán diferirse indefinidamente los impuestos estatales y habrá bonificaciones en las tasas municipales– y el aeropuerto.

A la información básica sobre estas infraestructuras le siguen reportajes sobre el carácter industrial de la ciudad; la importancia del sector logístico; de los servicios avanzados, los apoyos a la inversión y a la creación de empresas; las conexiones de la capital; el capital humano y, por último, sus ventajas para “trabajar y vivir”, con una información en la que se resaltan la movilidad urbana, los lugares de ocio, cultura y deportivos y el entorno natural.

Se trata de una acción “a corto plazo” porque la Oficina de Planificación Estratégica ha “decidido no hacer un plan económico a largo plazo” debido a las fluctuaciones provocadas por la crisis. En el turno de preguntas, los asistentes pidieron que se reclame al Gobierno central un trato más beneficioso para todo el Puerto que compense las desventajas de ser interior;y se planteó la necesidad de finalizar la SE-40 para mejorar el tráfico de mercancías.

Por su parte, el propio Zoido reclamó que el dragado del Guadalquivir se haga “cuanto antes mejor”. Dijo que “la Zona Franca y las oportunidades del Puerto tienen viabilidad con independencia del dragado”, pero que “es perfectamente compatible lograr un mayor calado asegurando también la protección de los márgenes y el estuario, salvaguardando Doñana y modernizando el regadío”, los principales inconvenientes de impacto ecológico a los que se enfrenta la profundización del río.

Zoido reclamó que con este plan Sevilla recupere la “situación estratégica que quizás no debía haber perdido” y se mostró molesto por las dudas: “Me molesta mucho cuando uno tiene que justificar fuera el potencial de nuestra ciudad”, dijo, ya que “el mayor potencial económico de Andalucía lo tenemos en Sevilla y de la mano de nuestros empresarios”.

Un rifirrafe público en medio de los halagos

El acto estaba llamado a ser amable y plagado de elogios. El presidente de la Cámara, Francisco Herrero, agradeció al alcalde que hubiese elegido su casa para presentar el plan de atracción de inversiones, y Zoido y el concejal de la Oficina de Planificación Estratégica, Javier Landa, se deshicieron en halagos por su hospitalidad.

Pero en ese ambiente dulce, llegó el tropezón: un rifirrafe entre Herrero y Zoido que se alargó más de la cuenta porque ninguno quiso dar su brazo a torcer, y que provocó la incomodidad de los asistentes ante un alcalde que se quedó con cara de pocos amigos y un presidente de la Cámara que no pudo evitar cerrar el acto con una cuestionable pullita final.

Fue por las competencias sobre la política económica en los puertos. Preguntaban los asistentes si podían arañarse más ventajas fiscales, y si la Junta arrimaba el hombro. Zoido (PP) comenzó elegante pero acabó diciendo que al presidente de la Autoridad Portuaria lo elige la Junta (PSOE), toda una acusación velada. En su turno de respuesta, Herrero recogió el guante y recordó que los puertos son competencia del Ministerio de Fomento (PP), que dicta las leyes, sugiriéndole una consulta con la ministra. “Pero vamos a dejarlo ahí”, quiso zanjar. Sin embargo, Zoido insistió: “Pero es la Junta la que pone al presidente”. Herrero se vino arriba: “Usted sabe cómo surgió aquello, pero vamos a dejarlo”. Zoido quiso replicar, y Herrero lo cortó:“Fue una negociación con CIU cuando el PP no tenía mayoría absoluta y le dio la presidencia de los puertos, pero en fin, vamos a dejarlo”, asestó. A Zoido se le torció el gesto, pero en la siguiente pregunta cambió de tema. Herrero no varió el tono. Al cerrar el acto aludió a quienes pedían que el presentado plan se ejecutase sin dilación con una agria parrafada: “Los políticos viven de nuestros impuestos y están para ayudar, esperemos que el trabajo sea continuado porque a veces presentan cosas que luego se pierden”.

  • 1