Local

Zoido cede ante la CES y elimina el 'subidón' de la licencia de obra

El Pleno de hoy aprueba las cuentas más austeras y las tasas fiscales de 2013. Los hosteleros no consiguen rebajar la carga adicional para los veladores.

el 27 dic 2012 / 21:22 h.

TAGS:

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobará hoy los Presupuestos de 2013 -los más restrictivos, por aquello de la austeridad, pero también con un incremento de la deuda por el programa de pago a los proveedores- y el conjunto de tasas municipales , que son las que más directamente atañen a los bolsillos de ciudadanos y empresas.

El rodillo -mayoría absoluta- del PP sacará adelante tanto las cuentas como las ordenanzas fiscales -congelan los impuestos pero las tasas se encarecen, algunas incluso el doble del IPC-, estas últimas después de aceptar media docena de alegaciones, siendo la más relevante la supresión de la subida prevista para la licencia de obras, que había desatado la cólera entre las patronales Gaesco y CES porque era, decían, dar la puntilla a la muy maltrecha actividad del ladrillo.

En efecto, la batalla surgió con la intención de la Delegación de Hacienda de reformar la tasa que se cobra por cualquier obra sustituyendo el llamado módulo base por metro cuadrado, acordado con las constructoras y multiplicado por un coeficiente, por otro que reflejara el valor real de la obra, y éste siempre sería muy superior al anterior, hasta el punto de que el coste se podría duplicar.

La presión ejercida por Gaesco hizo que Urbanismo revisara su reforma, volviendo al módulo inicial pero aplicando aquel nuevo baremo en determinadas obras, que tildaba de singulares, aunque la excepción terminaba por confirmar la regla general, esto es, un subidón. Y ahí entró de lleno la CES de Miguel Rus, que al final ha conseguido que se volviera al estatus inicial.

Se trata de un único logro, ya que Hacienda dice no a la inmensa mayoría de sus alegaciones, en las que, fundamentalmente, rechazaba el incremento de tasas y la creación de cargas nuevas porque, sostenía, "estaban gravando sobremanera la actividad empresarial", según recoge el documento presentado al Consistorio.

Pero la CES se puede dar con un canto en los dientes, dado que no se acepta ninguna súplica de las comunicadas por la Asociación Empresarial de Hostelería de Sevilla, y ello pese al documentado informe que elevó su presidente, Pedro Sánchez-Cuerda, para argumentar que la caída de actividad de su sector no merecía mayores cargas fiscales.

Se mira hacia un lado cuando se solicita cancelar la subida del 6% en la tasa de veladores, que superará el 20% en una veintena de calles a las que se les ha cambiado la categoría para aplicarle un porcentaje adicional. No en vano, en el listado de alegaciones aparecen, junto a los partidos políticos y patronales, muchos nombres particulares, y abundan los empresarios de bares de la Alameda.

Entre las curiosidades, se aceptan alegaciones para rebajar el alza fiscal a los empresarios de los cacharritos de la Feria de Abril y se producen modificaciones en las tarifas de entrada del Real Alcázar: precio general, 8,75 euros, 2 para jubilados y estudiantes, y 4,35 para la parte superior mudéjar, más un euro más al tramitar vía internet.

  • 1