Local

“Zoido cree estúpida a la gente”

El portavoz municipal de IU analiza el ecuador de mandato de Zoido, pero también habla de lo 'suyo'

el 29 jun 2013 / 23:06 h.

TAGS:

15112533 Torrijos. No hace falta presentación. Porque se la come. Podría estar días y días hablando. El contexto es tan importante como sus respuestas. Y aquí habla del ecuador del mandato municipal de Juan Ignacio Zoido. Pero también de lo suyo... –Si gana Zoido, que Dios nos coja confesados, preconizó Torrijos en campaña electoral. Siguiendo con el sacramento, ¿Sevilla está cumpliendo la penitencia? –Soy respetuoso con quienes votaron a Zoido y no sé si estarán cumpliendo la penitencia, pero sí que se confirma ese que Dios nos coja confesados. Del alcalde del empleo ha pasado al alcalde del paro. Del no voy a bajar los impuestos a dos subidones en dos años, con un plan de ajuste que compromete aumentos fiscales hasta 2020 y para colmo no ha reducido los periodos de pago a proveedores. Del no voy a privatizar a casos como Mercasevilla, Giralda TV o Sevilla Global. Del soy el hombre de la transparencia, aquí luz y taquígrafos, a su affaire de los sobresueldos, que demuestran que es opaco y miente. Del construiré mil pisos anuales a apenas 46... Sus ofertas electorales no sólo no se cumplen, sino que al gobernar, Zoido hace lo contrario de lo prometido. –Lo contrario... ¿Fraude electoral? –Si el PP hubiera explicitado su programa oculto, no habría obtenido el impresionante apoyo que tuvo. –Quizás ese programa oculto no sea otra cosa que falta de dinero y crisis económica... –Sólo parcialmente, sí, porque dos son los grandes objetivos de su programa oculto. Uno, la subversión del PGOU. Y dos, poner servicios públicos en manos privadas. ¿No había dinero dicen? Pues aprobaron una modificación presupuestaria de casi 30 millones de euros para la SE-35 y nosotros pedíamos un plan de choque para el empleo, apoyar el emprendimiento y reactivar el consumo. –¿Y el PGOU sigue vivo con esta crisis que exige celeridad? –No está muerto. Eso es falso. Existen cientos de miles de metros cuadrados libres de suelo para dotación residencial, terciaria, comercial e industrial. Sin embargo, al PGOU lo dan por muerto para justificar recalificaciones que pongan otra vez el valor del suelo como unidad de negocio [especulación]. El comité de expertos de Zoido para evaluar el estado del PGOU y presentar alternativas sería como esa comisión de expertos de Rajoy para reformar el sistema de pensiones, independientes todos, pero, ya se sabe, vinculados a bancos, aseguradoras... ¿Por qué anula la capacidad de Emvisesa? Para dejar la actividad a los promotores privados. –¿La privatización es mala per se? –No. Yo no satanizo lo privado, pero para mí prevalece el interés general sobre el interés legítimo particular, donde prevalece el beneficio y para ello encarece las tasas de los servicios en concesión administrativa y recorta derechos laborales. El PP municipal hace dejación de servicios públicos en favor de la iniciativa privada. Y en su prevalencia de prioridades primero están los ‘suyos’, los cómodos con las privatizaciones... –Se habló de la amenaza de privatizar Tussam, Emasesa, Lipasam, Emvisesa... y nada. –Correcto. Todo se andará... Van pasito a paso. Y la próxima joya de la corona [en privatizarse] será Emvisesa, ya están preparando el terreno: despidos de técnicos, no construye viviendas, la están arrastrando al déficit... En Lipasam lo siguen intentando, han comenzado con los talleres. Y ya veremos Tussam, cuya adquisición de cien autobuses condicionará durante años sus cuentas. –Cada vez que se habla de cambiar el PGOU es un pecado contra la Biblia. Gavidia, Altadis... –Yo no soy dogmático, el PGOU no es inmutable, aunque sí hay que ser muy prudentes porque en la especulación urbanística y el boom inmobiliario están los orígenes de la crisis, una enseñanza para no olvidar. Sus modificaciones se pueden consensuar y se deben argumentar, y existen modificaciones puntuales [planteadas por Zoido] que no se justifican porque sus beneficios son menores que sus perjuicios. Es el caso del edificio de la Gavidia y el empeño de Zoido en convertirlo en centro comercial con un aparcamiento subterráneo en plena Alameda. Por cierto, un proyecto, el de la Gavidia, muy mal gestionado, pues ni siquiera están las garantías de la propiedad de este edificio para el Ayuntamiento. –Pues seguiremos mareados. –Es un debate placebo. Zoido sabe que, a estas alturas, algunas de sus modificaciones urbanísticas [y proyectos aparejados] no podrían hacerse antes de terminar su mandato. ¿Solución a su incapacidad, a su inacción? Presentar proyectos imposibles para establecer un conflicto interinstitucional con la Junta de Andalucía, diciendo yo quiero y estoy desesperado porque me lo impiden, cuando lo que hay son razones estrictas de legalidad, y no políticas. –Del esto lo arreglo yo en 15 días al no me han dejado va trecho... –¡Hombre! El caso de Tablada es paradigmático. Zoido dista mucho de la eficiencia, de ese voy a dedicarme 24 horas a la ciudad y ésta funcionará como un reloj. Ha sido presidente de la FEMP, es parlamentario, es presidente del PP andaluz, es su portavoz en el Parlamento... Y no es Dios, ¿no? Zoido no está dedicado a Sevilla, hacia la que ha hecho dejación de funciones. –No me negará que el alcalde salió reforzado del conflicto en Lipasam. –En determinados sectores de la ciudad, los de la mano dura. Pero también tuvo su coste entre quienes defienden el interés público, los servicios sociales y trabajar con derechos. –Al menos algo bueno le reconocerá a Zoido en estos dos años. –Su increíble, amplio y costoso aparato de propaganda que lo enmascara todo, incluidos los cambios de decisión de Zoido con la torre Pelli o las Atarazanas, y vende humo. Ese aparato construyó y mantiene una imagen de cercanía y de amabilidad que cada vez dura menos, como así revelan las encuestas y el hecho de que ya no tiene el mismo calor que antes en actos religiosos y la gente ya le contesta en la calle. La ciudadanía comienza a saber que Zoido le ha engañado. La fachada del Ayuntamiento es el muro de las lamentaciones de gente que viene a protestar, a pedir a Torrijos que Zoido le reciba, gente a la que él prometió estar disponible 24 horas al día. Se pierde la paciencia. –¿Existe un antes y un después en la persona de Zoido tras conocerse sus sobresueldos, gastos de representación o colaboraciones, como se quiera llamar al dinero que cobró del PP-A? –Sí. ‘Palabra de Zoido’ resumía esa imagen afable, transparente, cercana y honesta que había construido ese aparato de propaganda. Y todo esto queda en cuestión. Pasó de negar el sobresueldo a decir que eran gastos de representación, insultando así la inteligencia de la gente, mintiéndole y considerándola estúpida. Se trata de una cantidad fija mensual, 2.000 euros, con los que, por cierto, vive una familia entera, y sin justificación de gastos. No queda ahí la cosa. Uno: no lo especifica ni en la declaración del Ayuntamiento ni en la casilla ad hoc de la declaración de los diputados andaluces. Dos: lo percibió durante ¡seis años!, cuando presumía de austero, decía que no venía a la política a ganar dinero y pedía sacrificios a los trabajadores, mientras ocultaba su sobresueldo. Tres: dijo que esos ingresos del PP-A no eran rentas del trabajo, y con tal afirmación la Secretaría General de este Ayuntamiento dictaminó que no había ni ilegalidad ni incompatibilidad, pero se le pilló al hacer pública su Declaración de la Renta al situar los cobros en la casilla 731, que recoge ingresos por rendimientos de actividades profesionales, como si fuera un abogado autónomo. –Un autónomo con otras obligaciones tributarias.... –En efecto. Y nos lleva a preguntarnos si Zoido cumplió con todas ellas: declaración censal de alta en el ejercicio profesional, alta en el IAE, declaraciones del IVA, facturas, libro de registro contable,... Las obligaciones exigidas a cualquier autónomo pues son ingresos privados. Incluso podría haber confundido al secretario [municipal] para que emitiera su informe. Respuesta: no a todo. Es un escándalo que deja tocada su credibilidad. –Habla de fraude político, de mentiras... ¿Zoido es honesto? –Como en la mili se atribuye valor a los militares, yo le atribuyo honestidad como cargo público, añadiendo que me falta conocimiento de su vida real como para poder responder taxativamente a su pregunta. Pero quiero pensar que sí. –¿Está usted siempre cabreado? –No. Tengo construida una imagen de persona enfadada, y nada más lejos de la realidad. –Uf, pues en los Plenos del Ayuntamiento, con Zoido y sobre todo con Javier Landa... –Soy muy pasional en la política. Defiendo lo que digo con firmeza. –Hace dos años largos usted dijo que estaba fresquísimo para ser candidato. ¿Y ahora? –Intelectualmente fresco y en permanente renovación de ideas y con capacidad para hacer propuestas. Pero ya dije también que no volvería a ser candidato. Dos mandatos ampliables a uno: es lo que permiten los estatutos [de IU], y yo comparto que los cargos no nos eternicemos. Pero eso no significa que no esté en la política. –Vamos, que no volverá al hospital a ejercer de médico... –¿Por qué no? Ya lo hice una vez. –Le felicitaban como posible consejero andaluz. ¿Resquemor? –Ninguno. Y dije que si ganaba, seguiría de concejal y si perdía, seguiría de concejal. –¿Como militante de IU está satisfecho con el pacto en la Junta? –Razonablemente satisfecho. Primero porque llevamos sólo un año. Segundo porque ha comenzado la evaluación del contenido programático, y ahí están los decretos de función social de la vivienda y contra la exclusión social, pronto saldrá la ley de participación ciudadana, el estudio avanzado del banco de tierras... ¿La satisfacción o insatisfacción? Pues al final del mandato... –¿Maíllo aporta aire fresco a IU? –Maíllo es el ejemplo más evidente de la profunda capacidad de renovación de pensamiento y de personas que hay en el proyecto de Izquierda Unida. –¿Y qué aires aporta Juan Manuel Sánchez Gordillo? –Gordillo tiene un sitio de pleno derecho. Todos mis respetos hacia una persona que, desde sus creencias ideológicas y discurso político, mantiene una práctica coherente con los mismos. ¿Que a veces yo discrepe con Gordillo? Sí, como él también conmigo. Pero nos une el programa. –Las encuestas vaticinan una subida electoral de IU. ¿Qué prevé para Sevilla capital? –Que debemos subir, pero soy muy prudente. Pensaba que el gran esfuerzo transformador que habíamos hecho en la ciudad de Sevilla iba a ser valorado y perdimos mil y pico de votos. Pero si el Gobierno del PP sigue en su dinámica de inacción, incumplimientos, confrontación y engaños no es descartable que agote en cuatro años ese enorme caudal de votos que le dio una mayoría absoluta desconocida en la historia democrática de la ciudad de Sevilla. –¿A Espadas le sigue faltando un hervor? Palabra suya. –No tenía la trayectoria como concejal que ya tiene. Aunque hay muchas posiciones que no comparto, tras dos años reconozco que está en fase de maduración.   –Imagínese que esto es la sala de un tribunal. Le pregunto: ¿Usted amañó el concurso de Mercasevilla para que se lo adjudicara una filial de Sando? –Soy muy respetuoso con las causas abiertas, me como las uñas, me trago las palabras, pero no hago valoraciones. Dicho esto, yo no he participado en ningún amañamiento de ningún concurso. Ni siquiera estaba en la mesa de contratación ni conocía a los catedráticos que elaboraron los pliegos.   –Un informe de la Guardia Civil señala que usted mandaba tela. –No lo dice la Guardia Civil, sino un empresario mayorista que, sin embargo, reconoce en su declaración que ni hablé nunca con él ni le comuniqué nada, y sí que abrí expediente a los mayoristas tras un cierre patronal, y que éstos rechazaban que se les impusieran tasas por servicios que antes no pagaban y querían una liberalización de la lonja de pescado. –¿Venganza? –Todos somos rehenes de nuestros compromisos. Y, recuerde, fueron con Zoido a Bruselas a pedir liberalizar la lonja. –Seguimos en los juzgados. ¿Torrijos mandaba mucho en la fundación DeSevilla como para provocar el desbarajuste reconocido por Carlos Vázquez? –Ni me ha señalado ni me ha acusado. Sólo ha declarado obviedades: los cargos que yo ejercía en esta fundación. –Dice la Cámara de Cuentas que Sevilla Global era un coladero de enchufes... –No habla de coladero, sí de contrataciones sin proceso de selección a la plantilla, algo que el comité de empresa actual dice que es mentira. Esto se recupera ahora para ocultar el reciente fallo del TSJA contra los despidos en Sevilla Global y las irregularidades de Zoido para liquidarla. ¿Cuánto nos va a costar? –¿Es usted honesto? –Sí. [Silencio] A veces he tomado decisiones con las que no me he encontrado cómodo, pero era consecuencia de la síntesis de gobernar con otras fuerzas politícas.

  • 1