Local

Zoido: Cuando la afición se hace equipo

El candidato del PP a la alcaldía de Sevilla pone en marcha el movimiento ciudadano 'Ya Sevilla' como un nuevo paso hacia la alcaldía de la capital.

el 11 sep 2010 / 17:03 h.

TAGS:

Juan Ignacio Zoido, durante la presentación de Ya Sevilla.

El candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla quiso ayer potenciar su imagen de político cercano con un acto inusual en el que reunió en Fibes a un millar de simpatizantes -que no afiliados, como insistió el partido- a los que se ha ido ganando con su campaña puerta a puerta durante sus cuatro años en la oposición.

Juan Ignacio Zoido, que entró al ritmo de una música urbana muy alejada de la sintonía del PP y que presentó al grafitero que había hecho el dibujo que adornaba el escenario, traía los deberes bien hechos: parecía conocerse el nombre de todas las personas anónimas que habían acudido al acto, pese a que el salón, con más de un millar de asientos, estaba repleto.

Los presentó como sus ases en la manga, como los convencidos que no quieren atarse a ningún partido pero a los que ha llegado pateándose las calles y solucionando sus problemas, "sin preguntarles nunca cuál es su ideología, si son de izquierdas o de derechas", lo mismo que hará, aseguró, si es alcalde tras las elecciones municipales de mayo de 2011.

El mensaje no es ingenuo. Los populares son conscientes de que su electorado es fiel, suele movilizarse de cara a las consultas electorales y es difícil que le dé más votos que los que logró en 2007, cuando, como ayer recordó Zoido, fueron el partido más votado en Sevilla, aunque la alianza PSOE-IU los desbancó del Gobierno local. Y el PP también sabe que en las aguas de la izquierda, revueltas por la crisis económica, hay desencantados que pescar.

El candidato popular lo dijo claro: "Resolver los problemas de los ciudadanos no es de derechas ni de izquierdas", sentenció, "aunque al PSOE y a IU les moleste oírlo".El primer mensaje de Zoido fue una frase de apoyo para Juan Martínez, colaborador del PP en el Distrito Sur que estaba ausente por encontrarse en el entierro de su hijo. Luego hizo subir al escenario a Mario Pérez González, estudiante de Ingeniería de 23 años que ganó el concurso de grafitis de Andalucía y representó a Sevilla en el Europeo, y autor del panel que adornaba el escenario, con el lema de la campaña -Ya, Sevilla- en el centro, a quien agradeció que quiera trabajar para que en Sevilla haya lugares en los que desarrollar esta disciplina artística. Incluso recordó que en la reunión que ha mantenido esta semana con músicos de heavy metal, uno de ellos le dijo que se acordaba de la ex alcaldesa popular Soledad Becerril porque, hace muchos años, ella lo ayudó. Entre el público también estaban "Maleni", una vecina de Juan XXIII cuya casa estaba inundada a causa de unas obras de Emasesa y a quien además le habían retirado la ayuda de la Dependencia que recibía su madre, y por la que el PP intercedió para que la empresa municipal de aguas se hiciera cargo del desaguisado. Y tres vecinas de Regiones Devastadas que acudieron a él porque sus casas -ahora en rehabilitación- no se tenían en pie...

Zoido desgranó estas historias dejando atrás el atril colocado para el acto, recorriendo con soltura la parte delantera del escenario gracias a un micrófono de diadema que le daba libertad de movimientos y buscando más caras conocidas entre los asistentes: "Veo a quienes me habéis venido con problemas, y a quienes me habéis traído soluciones", dijo. "Si esto lo hemos hecho desde la oposición, imaginad lo que haremos cuando lleguemos al Gobierno", sentenció, interrumpido por los aplausos del público, entre el que había niños y se podía ver a referentes del PP como el secretario general andaluz, Javier Arenas, que presentó al candidato sevillano; el líder provincial, Juan Bueno; o la propia Soledad Becerril.

"Con vosotros, recuperar el futuro de Sevilla es muy fácil", insistió, dejando claro que las propuestas de estos "no afiliados, sino voluntarios", estará en su programa electoral. Puede que ni un asistente se fuera sin despedirse personalmente de Zoido, que tras su mitin, de una hora exacta, bajó del escenario al pasillo para ponerse a tiro.

El plato fuerte del día, en el que Zoido apenas dedicó al Gobierno PSOE-IU unos minutos criticando su "gestión sin proyecto" y su "falta absoluta de planificación", estuvo precedido por un Arenas de discurso más político, menos cercano, que cuestionó las medidas anticrisis del Gobierno central, reiteró que "el problema es Zapatero", juró que si es presidente de la Junta no utilizará el Palacio de San Telmo como sede y recordó a ETA que el único camino es dejar las armas y pedir perdón. Luego presentó a Zoido como "el próximo alcalde" y auguró: "Juan Ignacio nos abrirá las puertas al cambio en Andalucía".

  • 1