Local

Zoido desviará funcionarios y presupuesto a los distritos

Quiere descentralizar el Consistorio desviando personal y presupuesto.El portavoz del PP municipal aboga también por reducir a ocho las delegaciones municipales.

el 08 ago 2010 / 20:21 h.

TAGS:

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla y candidato a la Alcaldía, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado que en el caso de gobernar tras las próximas elecciones municipales, fijadas para el 22 de mayo de 2011, acometerá una reforma de la Administración local y los servicios del Consistorio hispalense para que los distritos se conviertan en "centros de decisión" y gocen de competencias con sus correspondientes presupuestos y funcionarios como método para "aproximar" la administración a los ciudadanos. Una propuesta con la que se pretende descentralizar los diferentes servicios que presta el Ayuntamiento, reduciendo también a ocho las delegaciones actuales.

En una entrevista concedida a Europa Press, Zoido apuesta por reformar la Administración y los servicios públicos del Ayuntamiento en favor de un modelo de "eficiencia" que incremente la calidad y "aproxime" tales servicios al ciudadano. "Vamos a abandonar el modelo sobredimensionado y de administraciones paralelas para introducir un modelo de administración moderno y ágil", asegura el aspirante popular a la Alcaldía hispalense, quien aboga por un esquema "diseñado de abajo hacia arriba" a la hora de acometer esta reforma.

A tal efecto, explica que esta reforma de la Administración y sus servicios públicos debe comenzar por una "reordenación" de la propia institución del Ayuntamiento, para que "los centros de decisión se trasladen a los distritos". Tal extremo, según abunda, implicaría una "desconcentración de las competencias, del presupuesto de cada una de esas competencias y de los funcionarios que las atienden".

En cuanto a las competencias que no fueran "susceptibles" de ser sometidas a esta descentralización, Juan Ignacio Zoido propone su "agrupación" al objeto de "evitar duplicidades y sobrecostes", lo que le lleva a recordar que la capital de España, gobernada por Alberto Ruiz-Gallardón "tiene ocho delegaciones municipales", mientras Sevilla, con cuatro veces menos población que Madrid, "tiene 20 delegaciones", además de los distritos. "Concentración en grandes áreas y descentralización hacia los distritos", resume Zoido en cuanto a su reforma de la Administración y los servicios del Ayuntamiento hispalense.

De esta forma, lo que el candidato popular propone es que sólo existan ocho grandes delegaciones y que el resto de concejales estén al frente exclusivamente de los distritos de Sevilla, siguiendo el ejemplo de Madrid. Así, los distritos se convertirían en un órgano similar a un ayuntamiento, aunque con competencias y limitaciones más reducidas, pero con mucho más poder de decisión que en la actualidad.

Según la propuesta de Zoido, de esta forma se ahorraría en costes, al no haber servicios duplicados, y se ganaría en proximidad al ciudadano, ya que muchas de las gestiones que ahora se tienen que realizar en las propias delegaciones se podrían hacer en el sede del distrito. "Hay que tomar medidas que agilicen la tramitación de los expedientes, mejorar el funcionamiento del Ayuntamiento, descentralizar los distritos y ahorrar gastos en medios y personal de confianza", adelantó Zoido en una entrevista con este periódico el pasado mes de junio.

No obstante, la propuesta del popular no es nueva, ya que en el programa de las elecciones municipales de 2007 el PP ya propuso la necesidad de profundizar en la descentralización, al igual que el PSOE e IU.

Una idea que también se la plantea Espadas

PP, PSOE e IU ya se plantearon las pasadas elecciones una reforma de la Administración si alcanzaban la Alcaldía. Sin embargo, los cambios no han llegado y ahora, el nuevo candidato socialista, Juan Espadas, ha vuelto a relanzar el proyecto.

En los tres mandatos de Monteseirín ha sido el debate permanente, que terminó por ampliar a doce los distritos y por reforzar los servicios. Un plan que se ha quedado muy lejos del inicial, en el que se planteaba los distritos como pequeños ayuntamientos, porque el darles más competencias fue la base que propició el llamado caso de las facturas falsas de Macarena, en el que el ex secretario de este distrito, José Marín, acabó en prisión. El otro gran escollo ha sido las dificultades presupuestarias.

Ahora, Espadas pretende adelgazar la estructura de Plaza Nueva y repartir el personal entre los distritos, sin descartar incluso habilitar una plaza de interventor en cada uno de ellos. Un proyecto que tiene como límite claro, que no suponga un incremento de los actuales gastos, sino una reorientación de los mismos. "Es un modelo similar al de la Junta con las delegaciones provinciales", explicó Espadas en una entrevista con este periódico.

 

  • 1