Local

«Zoido, en el tema de los árboles, está tomando el mismo jarabe que quiso darles a otros»

El PP insiste en que no están ocultando nada «ni haciéndolo por capricho», y la consejera de Medio Ambiente dice que una tala ha de ser siempre «lo último».

el 05 sep 2014 / 11:30 h.

TAGS:

Juan Espadas y María Jesús Serrano, ayer durante su visita a los huertos sociales de Miraflores. / J.M. Paisano Juan Espadas y María Jesús Serrano, ayer durante su visita a los huertos sociales de Miraflores. / J.M. Paisano

«Tú eres rehén de la forma en que dijiste las cosas», comentó ayer Juan Espadas a El Correo, con la mente puesta en la aún candente polémica de la tala de árboles en Almirante Lobo. El entrecomillado del portavoz municipal socialista iba dirigido al alcalde, Juan Ignacio Zoido, en aquellos tiempos en que este, en la oposición, criticaba la pérdida de arbolado en la Avenida de la Constitución, en Virgen de Luján... Cuando se le preguntó si no se habrán sacado un poco los pies del tiesto con esta polvareda de los plátanos de sombra eliminados, Espadas repuso que, en realidad, todo es «mucho más sencillo. Zoido, en este caso, está tomando ahora el mismo jarabe que quiso darles a otros. El mismo. Por tanto, no se puede extrañar de nada. Ni encima, que venga a justificarse en que otros lo han hecho peor que él, cosa que ha hecho en infinidad de ocasiones. Eso es lo peor que le puede pasar a un político».

Para Espadas, lo que está pasando es un paradigma de la conducta habitual del alcalde: incurrir en lo que tanto criticaba. El de las talas es «uno de esos asuntos que él atacó con dureza y en el que en este final de mandato está claramente incurriendo, y ha convertido la excepción, que debe ser la tala de un árbol, en la regla. Ahora, a Urbanismo, cuando toma la decisión de actuar en una calle, los árboles le estorban al parecer. Lo hemos visto en el Prado de San Sebastián; tenemos también otras obras en ciernes donde la visión de Urbanismo es el cemento, que la arboleda sobra».

Sencillamente, es más fácil, dijo Espadas. «Cuando tú tienes que desmantelar una calle central de la ciudad con veintitantos árboles que forman parte del paisaje que esa calle tiene desde que tenemos uso de razón, tú tienes que asegurarte de que lo que vas a hacer tiene todo el respaldo de quien te lo puede dar, máxime cuando hay antecedentes de grandes polémicas ciudadanas en ese tema. Zoido se pasa una vez más de prepotente. Busca a un equipo de personas, que las hay en esta ciudad; consúltales de manera pública, llévatelos allí, haz una cata y explica la enfermedad de tal árbol, las dificultades que tiene desde el punto de vista de la obra que tienes que hacer por debajo; explica, y por lo tanto justifica técnicamente, la necesidad de la tala; explica la posibilidad de trasplante o no (y no mientas: no digas que se van a trasplantar a ninguna parte, que es más gordo aún), y por último, di qué alternativa vas a poner en marcha y en cuanto tiempo la vas a realizar».

«En tiempos de Soledad Becerril», recordó el socialista, «se planteó que este tipo de cuestiones fueran sustentadas por una pequeña comisión ajena al Ayuntamiento, porque aquí hay una movida: desde que Parques y Jardines está en el Ayuntamiento, hace lo que Urbanismo dice. En este caso, lo que dice es que prácticamente hay que talar para hacer la obra que Urbanismo quiere hacer. Y es que esto no va así. Cuando tú vas a hacer una intervención, tú tienes que justificar tu intervención con un análisis del mínimo impacto para ejecutarla. Que cuando haya que tomar una decisión controvertida, se siente, escuche opiniones y finalmente tome una decisión avalada. Lo que he dicho vale para que yo lo implante. Cuando haya que hacer una cosa de esta envergadura, nos aseguraremos con informes externos de la Universidad de Sevilla y con expertos en ecología urbana. Pero nunca convertir la excepción en regla».

No fue el único socialista en sacar ayer el tema de Almirante Lobo. Aprovechando una visita con el propio Juan Espadas a los huertos sociales de Miraflores, la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano, se pronunció sobre estas talas recordando que este procedimiento es «lo último  que se debería hacer» y que «hay muchas maneras de corregir si un  árbol está enfermo».

Desde los populares, el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, insistió en que en esta calle «se está actuando en base a un proyecto y a unos informes técnicos». «No estamos ocultando nada ni haciéndolo por capricho, me preocupa mucho que la oposición ponga en entredicho lo que dicen los técnicos funcionarios, cuyo trabajo deberían respetar, y que no se informen bien antes de criticar y más siendo todos los informes y proyectos son públicos».

  • 1