Local

Zoido frena la marcha de Cajasol y le pide que se quede en Laraña hasta 2015

El Ayuntamiento evita aprobar la renuncia de la antigua caja al edificio y negocia con ella para que retrase su salida. Quiere tiempo para definir un nuevo proyecto y buscarle presupuestos.

el 23 oct 2014 / 12:00 h.

TAGS:

La sala Joaquín Turina de Cajasol tiene actividades programadas para el resto del año y parte de 2015 / El Correo La sala Joaquín Turina de Cajasol tiene actividades programadas para el resto del año y parte de 2015 / El Correo La marcha de Cajasol del edificio de la calle Laraña no será tan inminente como se anunciaba. Aunque esta fundación ya había entregado todos los escritos pertinentes a Urbanismo, comunicando que su renuncia al antiguo teatro Álvarez Quintero se haría efectiva el próximo 14 de noviembre, finalmente el Ayuntamiento –que hasta ahora se había limitado a darse por enterado del asunto– se ha movido para frenar esta salida, que supondría en la práctica el cierre del edificio y la cancelación de alguna de las actuaciones ya comprometidas, cuyos promotores no aceptarían mudarse a otros espacios ofrecidos por la antigua caja. La entidad que preside Antonio Pulido trasladó al consistorio en septiembre su decisión de dejar de pagar el canon anual de 300.000 euros por explotar este recinto. Desde entonces, tal y como adelantamos ayer, en Urbanismo han estado analizando con lupa el convenio que en 1995 suscribieron con la antigua El Monte, por el que esta caja se comprometía a restaurar el inmueble y darle uso hasta 2020. Sin embargo, el contrato también permitía que cualquiera de las dos partes rompiera el pacto, sin dar derecho a indemnizaciones. Inicialmente, desde el Ayuntamiento no se puso a Cajasol ningún reparo. De hecho, ayer estaba previsto que pasara por el consejo de la Gerencia la toma en conocimiento de esta renuncia. Sin embargo, a última hora se eliminó este punto del orden del día. El motivo, que el día anterior el alcalde, Juan Ignacio Zoido, y la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, se reunieron con varias entidades culturales, capitaneadas por la Orquesta Barroca, que le pidieron que evitara el cierre de la sala Joaquín Turina, donde tienen actuaciones programadas –con entradas vendidas incluso– hasta septiembre de 2015. En este encuentro, el regidor se comprometió a evitar que el teatro se perdiera. La intención municipal es que Cajasol aguante en Laraña unos meses, el máximo que sea posible, suficiente para organizar una «salida ordenada», atendiendo así alguno de los compromisos adquiridos de programación en su auditorio y permitiendo al Ayuntamiento, que tiene asignado ya todo el presupuesto de 2014, que pueda disponer de partidas con cargo a las cuentas del próximo año. Un respiro que le facilitaría definir qué uso va a dar al espacio y buscar posibles socios o empresas interesadas en su explotación. Tanto el consistorio como Cajasol indicaron ayer a este periódico que se ha abierto un periodo de diálogo para acercar posturas. La Fundación, que legalmente podría devolver las llaves del Álvarez Quintero a la corporación en menos de un mes, se muestra abierta a la negociación, e incluso a posponer algo su salida, si así se acuerda. En este punto también influye la postura delPSOE, ya que aunque están poniendo el acento en reclamar al alcalde que se responsabilice del centro y no permita que cierre, su respaldo a las entidades culturales que reclaman que Cajasol no se marche de golpe está influyendo en el seno de la Fundación. Desde la antigua caja insisten en que en breve asumirán nuevos retos, como dotar de contenidos las Atarazanas con 400.000 euros anuales, o la creación de un centro cultural en su sede de San Francisco, donde trasladarán su actividad. Además, recalcan que la salida de Laraña debe acordarse pronto, ya que se deben cerrar contratos. El teatro se devolverá en buenas condiciones, si bien la esquina acristalada del inmueble, que pertenece a un particular, se va a cerrar y tapiar para que permanezca como local independiente.

  • 1