sábado, 19 enero 2019
21:49
, última actualización
Cultura

Zoido sufragará la seguridad del Carambolo «que la Junta no paga»

El alcalde asegura que los sevillanos «no van a ser menos que los neoyorkinos» y abre la puerta a devolver el tesoro original al Arqueológico «durante un tiempo determinado», lo que supondría un coste de 12.000 euros al mes

el 17 jun 2014 / 16:54 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Sevilla no está dispuesto a que «los sevillanos sean menos que los neoyorkinos», según dijo ayer el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, que anunció que está dispuesto a sufragar con cargo a los presupuestos municipales las medidas de seguridad que sean necesarias para exponer al público el original del Tesoro del Carambolo. Este magistral conjunto de orfebrería fenicia, que se encuentra depositado en una caja fuerte desde verano de 2012 porque la Junta de Andalucía dejó de pagar la vigilancia privada que había contratado, sí podrá contemplarse en parte –sus tres piezas más importantes– en una exposición temporal que el Metropolitan de Nueva York prepara para el próximo mes de septiembre. Después de que se conociera ayer que el Ministerio de Educación y Cultura ha concedido el permiso de exportación para que el ajuar pueda salir de España, el primer edil hispalense quiso «garantizar que se podrá ver en Sevilla de la misma forma que en EE.UU.». Zoido dijo estar dispuesto a pagar las medidas de seguridad que requiere el tesoro «por un tiempo determinado», lo que permitiría su exposición temporal. El alcalde ya avanzó en marzo que quería organizar una muestra con el original del_Carambolo en una de las salas de la Casa Consistorial una vez que vuelva de Nueva York, aprovechando el «tirón» de la iniciativa del Metropolitan. Llegó incluso a sugerir una de las salas de la planta baja del Consistorio, que cuenta con condiciones climatológicas óptimas, para lo que se iba a redactar un proyecto «con todo tipo de prescripciones técnicas y de seguridad». Aquella idea provocó un rechazo frontal por parte de la Junta de Andalucía, sin cuya colaboración es imposible exponer las piezas fuera del Arqueológico. Sin embargo, ayer Zoido admitió la posibilidad de descartar esa idea y apostar por exhibir el tesoro en la sala monográfica que para tal fin se creó en el museo sevillano, y que actualmente funciona con una réplica del ajuar. Aunque no quiso desvelar el lugar donde podría exponerse, preguntado sobre si barajaba la opción del Arqueológico, contestó que quiere ser «muy respetuoso, porque los tesoros no se pueden descontextualizar». Hay que recordar que el museo sevillano cuenta con un recorrido expositivo diseñado ex profeso en torno a la historia de esta joya fenicia y a las teorías que explican su origen. «Si se puede ver en Nueva York, porque ellos pagarán la seguridad, pues yo como alcalde, como la Junta no paga, estoy dispuesto a pagarlo para que los sevillanos no sean menos que los neoyorquinos», sentenció el primer edil. El sistema de vigilancia del tesoro en el Arqueológico supone una inversión de 145.000 euros anuales, es decir, unos 12.000 euros al mes. Esta sería la cantidad que debería abonar el Ayuntamiento. Cuando en abril de 2012 el consejero de Cultura, Luciano Alonso, sustituyó las piezas originales por copias en el museo, pidió al Consistorio que pagara parte de esos 145.000 euros para entre ambas instituciones mantener abierta la sala monográfica, si bien nunca llegaron a un acuerdo._ Este periódico trató ayer de recabar la opinión de la Junta de Andalucía. El delegado territorial de Cultura, Francisco Díaz Morillo, declinó hacer declaraciones al respecto, mientras que desde la consejería tampoco se quiso hablar. Sí se pronunció el PSOE municipal. Su portavoz adjunto en el Ayuntamiento, Antonio Muñoz, consideró positiva la medida pero censuró que el alcalde haya esperado hasta que el tesoro se marche a Nueva York «y actúe ahora temiendo las críticas cuando regrese». Además,  criticó que la Junta y el Consistorio no hayan sido capaces de alcanzar un acuerdo al respecto. «Deja mucho que desear de las dos instituciones». Por su parte, la nueva directora del Arqueológico, Ana Navarro, prefirió no valorar este anuncio, pero explicó que el tesoro debe superar aún otros trámites antes de que sea trasladado a EE.UU. EL ARQUEOLÓGICO, SIN REFORMA Y CON CONFLICTO LABORAL El Museo Arqueológico de Sevilla es la sede oficial del Carambolo. Cuando se descubrió el tesoro en Camas en los años cincuenta, el Estado cedió su titularidad al Ayuntamiento pero con la condición de que sólo pudiera ser expuesto en este centro nacional, que entonces era 100% del Gobierno. Ahora, la gestión de este museo –no la titularidad–, como del resto de los estatales, está transferida a la Junta de Andalucía, que también debe aprobar cualquier decisión que afecte a las piezas. Sin embargo, este edificio no reúne las condiciones adecuadas para acoger exhibir con todas las garantías piezas de gran valor, debido a su antigüedad y mal estado de conservación. Esto obligó a guardar en una caja fuerte el original del Carambolo, hasta que en 2009 la Junta habilitó una sala que sí reunía los requisitos de seguridad imprescindibles. No obstante, además de la sala, es preciso una vigilancia de 24 horas al día, que es lo que produce el elevado coste que la consejería se niega a sufragar en solitario. Este museo lleva años aguardando que el Gobierno acometa una reforma integral, que se ha ido posponiendo a cuenta de la crisis. Este año, en principio, el Ministerio de Cultura reservó una partida de 300.000 euros que todavía no se han ejecutado y que debían emplearse en rehacer –abaratando costes– el proyecto que ideó Vázquez Consuegra y que estaba valorado en 31 millones. De momento, el Gobierno sigue sin mover ficha. No es el único problema que arrastra esta institución que, al igual que museos gestionados por la Junta, está inmerso en un conflicto laboral. Las centrales sindicales UGT, CCOO, Ustea y CSIF-A alertaron ayer sobre la situación de los trabajadores y exigió a la Junta que recupere la negociación colectiva con los representantes de los trabajadores. Este colectivo, que lleva meses manifestándose, reclama a la Junta la revocación de la disposición que obliga en periodo estival, a partir del 16 de junio y hasta el 15 de septiembre, a abrir los centros afectados en horario de 10,00 a 17,00 horas, lo que, a su juicio, destruye posibles puestos de trabajo y perjudica al funcionamiento de los centros.

  • 1