viernes, 14 diciembre 2018
06:59
, última actualización
Local

"Zoido ha abortado el concepto de movilidad sostenible de Sevilla"

El presidente de A Contramano, Ricardo Marqués, celebra los 25 años de historia de la asamblea ciclista festejando el éxito de la bici en la ciudad y vigilando al nuevo Gobierno local

el 10 feb 2012 / 19:38 h.

TAGS:

Ricardo Marqués preside A Contramano, una asociación de ciclismo urbano que cumple 25 años de actividad.

A Contramano es otro brote verde de la ciudad, una organización -con solera- de personas comprometidas con una urbe medioambientalmente sostenible y que llevan un cuarto de siglo luchando por lo que hoy es una realidad. Tuvieron visión de futuro. Lo de Amsterdam no era imposible. La bici acabaría conquistando el espíritu de los sevillanos. Y Ricardo Marqués asume feliz el papel de líder del manillar.


-Celebran 25 años de existencia en una ciudad que ha hecho suya la pasión por la bicicleta que ustedes llevan propugnando un cuarto de siglo...

-Así es. La Asamblea Ciclista de Sevilla A Contramano vive un buen momento gracias a la implantación de la bicicleta en la ciudad. Estamos consolidados -contamos con 1.500 personas entre socios y simpatizantes- y tenemos influencia hasta cierto punto. Nos movemos mucho por la red y estamos enfrascados en la promoción del uso de la bici en el área metropolitana.


-El éxito de las dos ruedas ya es irreversible ¿no?
-Todo es reversible. Pero, claro, tendría un coste político alto. De todos modos, no nos conformamos con lo que hay: faltan ayudas a las comunidades de vecinos que quieran instaurar medidas de apoyo (como hacer aparcamientos...), habría que promocionar la bici en los colegios, faltan planes de instauración de la bici en los polígonos, no hay adecuación para entrar con ella en las empresas, etc...


-¿Qué aportes en materia de sostenibilidad esperan del Gobierno municipal de Zoido?

-Todavía estamos pendientes de reunirnos con algún responsable político del Ayuntamiento. Creo que esto indica por dónde pueden ir los tiros. De momento entre ellos y nosotros no existe colaboración alguna. Y no observamos que el consistorio se defina sobre estos temas. Zoido ya ha eliminado cosas importantes como el Plan Centro, la Oficina de la Bici y ha renunciado a redactar el segundo Plan Director de la Bicicleta... Estamos en una situación de clarísima parálisis.


-Están muy en guardia...
-Hay que estar vigilantes con el nuevo equipo municipal. Zoido y los suyos han abortado el concepto de movilidad sostenible que estaba calando en Sevilla.


-¿Cómo se notará la supresión de la Oficina de la Bici?
-Cumplía una función muy importante como era planificar la política de la bicicleta. Renunciar a ella supone renunciar a pelear por subvenciones relacionadas con la movilidad sostenible, es renunciar a tener un defensor del ciclista y a establecer mecanismos de colaboración con otras instituciones. También haría falta una Oficina del Peatón. Por eso planteamos la creación de la Oficina de Movilidad No Motorizada.


-De extender el carril bici... ni hablar entonces ¿no?
-La red básica está creada. Así que lo ideal sería extenderlo por el área metropolitana. Se lo hemos dicho a la Junta y no nos ha escuchado mucho. La infraestructura ciclista alimenta de usuarios al transporte público. Pasa así en las capitales europeas de la bicicleta. Realmente lo que ha ocurrido en Sevilla con el impulso de la bici ha sido consecuencia de una situación política muy especial que se dio con un Gobierno de coalición PSOE-IU. Las condiciones sociales ideales estaban desde mucho tiempo en la ciudad, lo que hacía falta era la situación política ideal. Y se produjo. El éxito era seguro.


-¿Qué otras medidas de transporte sostenible proponen para la ciudad?
-En los barrios, por ejemplo, estamos más a favor de la pacificación del tráfico que de la creación de carriles bici. Limitar la velocidad en las calles, hacer más vías residenciales y darles preferencia a ciclistas y peatones. Estas herramientas, muy poco usadas en Sevilla, son más útiles que crear infraestructura nueva para la bicicleta. El Plan Centro incidía en todo lo anterior, por eso eliminarlo fue un enorme error.


-¿Cuáles son los puntos más desaconsejables por donde transita el carril bici?

-En general, los puentes que el Ministerio de Fomento ha sido muy reacio a modificar. También Metro de Sevilla puso problemas. Al reurbanizar la superficie por cuyo subsuelo pasa el metro no se ha resuelto bien el problema del tráfico ciclista. Un ejemplo es la Avenida de Carlos V, donde en lugar de ganar terreno para peatones, ciclistas y transporte público se ha dejado igual de mal que estaba. También en la Ronda Histórica habría que proceder a una reordenación urbanística completa. Desde 1987 se lleva hablando de hacer un bulevar allí.


-¿Tienen color político los usuarios de la bicicleta?
-Había socios de A Contramano en el grupo municipal de IU que propuso el carril. Yo mismo en el pasado fui concejal del Ayuntamiento por IU-Los Verdes. Al margen de esto, en los dos últimos barómetros socioeconómicos de Sevilla el 30% de la población afirmaba usar la bicicleta habitualmente. Estamos hablando de más de 200.000 personas. Y ahí, como entenderá, hay votantes de todos los partidos.


-¿Con qué ciudad puede compararse hoy Sevilla?
-Por una vez, Sevilla es ahora mismo una ciudad en la que se miran otras ciudades. Amsterdam y Copenhague son dos referentes clásicos por cuanto que llevan defendiendo el transporte sostenible desde hace 30 años. Sin embargo, en sólo cuatro años Sevilla ha vivido una revolución, un logro impresionante. La infraestructura ciclista de Sevilla es absolutamente homologable con cualquier modélica ciudad europea en la que queramos pensar.

  • 1