Local

Zoido hunde la inversión aunque prevé ‘brotes verdes’ y bajadas de impuestos

Las estimaciones que el Consistorio envía al Ministerio de Hacienda auguran un repunte de la construcción. El PSOE critica la caída de las inversiones mientras el Ayuntamiento alega que las cuentas no son vinculantes

el 03 oct 2013 / 21:40 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Sevilla prevé mantener en los próximos años la reducción de la inversión pública en la ciudad, es decir, el gasto de las administraciones que suele generar crecimiento económico. Estas inversiones van a seguir hundiéndose hasta en un 36% en los próximos tres ejercicios, pasando de los 50,1 millones de 2013, a 31,9 millones en 2016, según se desprende del documento oficial que el Consistorio envió el pasado 2 de octubre al Ministerio de Hacienda con sus previsiones presupuestarias para los próximos tres años. Pese a esta considerable bajada de las inversiones reales, que en 2014 se traducirá en 13,2 millones menos (-26,3%), el Gobierno municipal confía, según este informe, en que la recuperación económica sea ya una realidad en la capital hispalense. De hecho, prevé que el próximo ejercicio la recaudación aumente en aquellos impuestos que quedarán congelados, como el sello del coche, por el que estima ingresar un 2,97% más –supuestamente por un aumento del parque móvil de la ciudad–; o el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), del que espera un crecimiento del 15%, gracias a una eventual reactivación de la construcción. Otros tributos, en cambio, recaudarán bastante menos, si bien esto se deberá, según indicaron ayer fuentes municipales, a la bajada de dichas tasas, que ya anunció el alcalde en el mes de julio. En concreto, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) caerá un 10,94% en 2014; el de actividades económicas (IAE), un 3,48%, y el de plusvalía o incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, nada menos que un 21,50%. Desde el Consistorio insisten en que las previsiones enviadas a Madrid –trámite impuesto por la ley de estabilidad presupuestaria– es sólo una “previsión no vinculante” que puede variarse en función de la evolución económica. Sin embargo, reflejan las líneas generales que guiarán las próximas cuentas del Ejecutivo de Juan Ignacio Zoido. Resulta especialmente llamativo la ya mencionada brutal caída de la inversión pública que recoge dicho documento. Desde el Ayuntamiento aseguran que esta bajada no tiene por qué producirse finalmente. Según explican, se ha incluido en el Capítulo 2, de Gastos Corrientes, Bienes y Servicios, un incremento de más de 27 millones (+17,8%), pasando de los 212 millones de 2013 a 250 millones en 2014, con el objetivo de jugar con esa partida, pudiendo transferirla a los capítulos de inversiones en los años 2014, 2015 y 2016, si bien no aclaran si esto ya se hará en el próximo año. El documento enviado al ministerio de Cristóbal Montoro asevera también en su introducción que gracias a la tasa de reposición cero –no sustitución de los trabajadores públicos jubilados– el Consistorio se ha ahorrado en los últimos dos años 19 millones de euros._ Por contra, los gastos de personal previstos para 2014, 2015 y 2016 experimentan subidas del 1,41%, el 0,32% y el 0,33% respectivamente. El Ayuntamiento aclara que “el gasto de personal propio será el mismo” e indica que la “pequeña subida” se debe a la organización de talleres de empleo y otras actividades, cuya financiación es externa y procede de otras instituciones, que conceden esos fondos con ese fin. Por su parte, el portavoz adjunto del PSOE en el Ayuntamiento, Antonio Muñoz, puso en duda que este documento sea una previsión no vinculante, ya que “se trata de un compromiso impuesto por ley, para informar del escenario presupuestario para los próximos tres años que no se puede infravalorar ni modificar al antojo del Gobierno local”. A juicio de Muñoz, lo más relevante en el apartado de gastos es que en 2014 “las inversiones caen un 26%”. “Desde que Zoido es alcalde, las inversiones caen en picado, por lo que el Ayuntamiento renuncia a convertirse en un motor y a contribuir a la recuperación económica, cuando los consistorios deben aprovechar el margen de maniobra que tienen para reactivar sus economías”. En cuanto al aumento del 17% del capítulo 2 –que el Consistorio dice que puede desviar a inversiones–, Muñoz recordó que este apartado “incluye todos los gastos burocráticos, gastos corrientes, la electricidad o la publicidad y la propaganda”. “Las inversiones caen y los gastos crecen”, lamentó el portavoz, que dijo no entender por qué se baja el IBI un 10% en 2014 –algo que el PSOE apoya–, cuando en 2013 se rechazó esta medida, solicitada por la oposición, alegando que legalmente no era posible. “Nos llama la atención esa rectificación, que demuestra que el año pasado no había voluntad política de bajar el impuesto”, dijo. En cuanto al escenario económico, Muñoz dio por hecho que la caída de ingresos no se deberá tanto a la bajada de impuestos como a la caída de la actividad económica y calificó de “fenómeno paranormal” la previsión de aumento del 15% del ICIO cuando no está previsto que repunte el sector de la construcción.

  • 1