Local

Zoido inicia otra campaña, el PSOE busca su nuevo discurso

Mientras Zoido aprovecha su papel institucional ante el 20-N, el PSOE trata de reorganizarse dejando a un lado las cuestiones orgánicas

el 10 sep 2011 / 20:34 h.

TAGS:

20-N. Con el adelanto electoral y la convocatoria de los comicios el 20 de noviembre, los partidos han tenido que actualizar las agendas que tenían antes del verano. Juan Ignacio Zoido ha pasado de tener ante sí su primer curso político con el papel institucional por el que ha peleado durante cinco años a convertirse en uno de los grandes referentes electorales del PP. Y lo ha iniciado entrando en campaña. Decía hace unos años José Luis Sanz que el partido necesitaba 105 zoidos, uno por cada municipio, para recuperar esa “asignatura pendiente” que es la provincia para los populares. Y si no los hay, otra opción es amplificar al máximo al dirigente político que ha dado el mayor vuelco electoral de los comicios del pasado 22 de mayo. Zoido no ha empezado el curso tomando medidas trascendentales, ni dando un giro a la política de la ciudad: lo ha hecho lanzando un envite a Griñán y a toda la Junta de Andalucía que, en cascada, ha intentado contestar al regidor.

La carta. En el fondo, hay poco rebatible con la que Zoido le pide una reunión a Griñán. El alcalde enumera problemas reales de la ciudad vinculados a la Junta y derivados en algunos casos de conflictos internos, en otros de errores y en otros de falta de dinero. Otra cosa es el tono y las formas de un escrito que, como ha ocurrido, acaba derivando inevitablemente en una confrontación con el Gobierno andaluz, que difícilmente va a desembocar en un clima de colaboración para impulsar conjuntamente proyectos como el Metro o la Ciudad de la Justicia. Más bien ha aumentado, de forma algo precipitada, la desconfianza entre las dos instituciones. 

100 días. Mientras tanto, los deberes se acumulan en la mesa de Zoido. Y las respuestas son similares para la mayor parte de los interlocutores. Por un lado, se pide tiempo. Así se le ha trasladado a los sindicatos del Ayuntamiento que empiezan a llamar a la puerta de Plaza Nueva reclamando que se solucionen cuestiones como las más de quinientas plazas de distintas convocatorias que dejó atascadas el anterior gobierno y que no acaban de ver salida. De momento, se les ha planteado un calendario de convocatorias que hará primar unos intereses –en principio la policía– sobre otros –Bomberos o delegaciones municipales–. Tiempo se le ha solicitado a los eventuales de Tussam con los que Zoido se comprometió a incorporar a la plantilla en la campaña y que no tienen ni mucho menos claro su futuro. Al igual que el resto de la plantilla que aún aguarda la primera toma de contacto de trabajo. Tiempo se le ha pedido a los taxistas e incluso a los empleados de Mercasevilla que temen por sus puestos de trabajo. De momento, ya van tres meses, y los cien días están ya a la vuelta de la esquina.  

Fondos. La segunda gran respuesta es la falta de fondos. “PSOE e IU planificaron el año como si acabara en junio, y el que viniera que se las apañara”, repiten los populares. No les falta razón. El anterior gobierno dejó en el límite las arcas municipales con un plan de saneamiento, un desajuste de más de cincuenta millones y numerosas facturas sin pagar. Pero el problema es que la realidad que el PP tendrá a partir de 2012 no difiere mucho de la que tiene en estos momentos: el Consistorio apenas tiene margen para endeudarse –por ley no por problemas heredados–, las transferencias del Estado y la Junta no se van a disparar ahora, y la recaudación no va a subir –y menos si se bajan los impuestos como se ha vuelto a anunciar esta semana–.  

PSOE. Mientras tanto el PSOE vivirá por primera vez en doce años en Sevilla unas elecciones  desde la oposición. La convocatoria de la Conferencia Provincial de la próxima semana tras el 22-M se planteó como el inicio de un proceso de transformación del partido, aunque el adelanto electoral ha obligado a reordenarlo. Todo el cambio orgánico que se proponía ha quedado suprimido del texto que se debatirá, al igual que no se prevén voces que pidan un cambio en el partido a dos meses de las elecciones. “No es momento”, apuntan todos. Ni siquiera la configuración de la lista electoral parece haber desatado demasiadas tensiones. “Una vez resuelto que Alfonso Guerra encabezará la lista, se allanó el camino”, apuntan desde la Ejecutiva. Por lo demás, “hay gente que quiere seguir y que no entrará y otros que quieren entrar y no podrán”. Sólo hay una voz que se ha alzado, la de Carmen Hermosín, que cuenta de momento con el respaldo de una de las grandes agrupaciones de la capital, la de San Pablo. Queda por ver si la integración anunciada, presente en cuestiones como la lista de asistentes a la conferencia política federal, se refleja también en la lista. fjalonso@correoandalucia.es

  • 1