martes, 11 diciembre 2018
19:40
, última actualización
Local

Zoido paga ahora con intereses las ‘ronchas’ de Monteseirín

Urbanismo se despide de un millón y medio, tras los casi 40 abonados ya por distintas deudas.

el 25 dic 2014 / 22:39 h.

TAGS:

Obra de las Setas de la Encarnación, en una imagen de octubre de 2010. / Javier Cuesta Obra de las Setas de la Encarnación, en una imagen de octubre de 2010. / Javier Cuesta El pago de las deudas heredadas tiene sulfurado al equipo de gobierno del Ayuntamiento, que se encuentra con que no puede hacer todo lo que tenía pensado porque no para de pagar las ronchas de legislaturas anteriores. Que no son precisamente moco de pavo: solo de las Setas lleva ya desembolsados 11 millones. Y encima ahora, por la vía judicial, le viene la orden de otros abonos pendientes por un valor total cercano al millón y medio de euros. Pese a que la Navidad no es tiempo para el derrotismo, esa era ayer la queja de los gobernantes locales, que dejaron a un lado la pandereta para ponerle la cara colorada al anterior alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, aun sin mentar su nombre: «Tenemos como prioridad saldar las deudas pendientes; las que el mal gobierno del PSOE-IU no pagó, y ahora toca hacerlo hasta con intereses», dijo el delegado municipal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez. Desde las Setas hasta los carriles bici. El equipo del alcalde Zoido tiene un serio entripado con esta costumbre de correr a cargo de las deudas de proyectos señeros de sus predecesores. Lo último, como se decía antes, llega por orden del juez: la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla ha acatado –qué remedio– dos nuevas sentencias del juzgado de lo contencioso-administrativo número 5, que obliga a este organismo al pago de 989.000 euros correspondientes a certificaciones y revisiones de precios e intereses de demora de contratos de obras, hechas en los años 2005 y 2006. Los contratos afectados por estos retrasos en los pagos y que han generado estas deudas se refieren exactamente, en terminología administrativa, a los proyectos de Rehabilitación de Zonas Degradadas MUR-DM-16 (Pino Montano Sector A), y de ejecución de los carriles bici, itinerarios V y VI. Pero además de acatar, y de forma paralela, la Gerencia ha decidido recurrir otra sentencia emitida en idéntico sentido a las anteriores, por la cual se reclama un pago de 436.000 euros en concepto de revisión de precios del contrato de obras del Proyecto de Rehabilitación de Zonas Degradadas MUR-DE-06-09-19 (barriada Juan XXIII), también ejecutado en el año 2005. Un comunicado remitido ayer por el gobierno municipal dejaba bien a las claras el disgusto del pagador: «En los últimos tres ejercicios presupuestarios, la Gerencia de Urbanismo está haciendo frente al abono de elevadísimas cuantías, como consecuencia de no haber sido realizados en su momento, provenientes, por lo general, de certificaciones de obras ordinarias o finales, revisiones de precios, intereses de demora e intereses de estos intereses». En honor a la verdad, no es la primera vez que un alcalde del Ayuntamiento de Sevilla se encuentra con ronchas del anterior. No obstante, el derecho a la queja, a falta de cinco meses para unas elecciones, se antoja legítimo, Sobre todo cuando «todas las actuaciones de las que han derivado estos impagos», dice la nota, «se acometieron en la anterior década, entre los años 2004 y 2010. Principalmente las deudas devienen de los proyectos de ejecución de los carriles bici, de reforma y acondicionamiento de la Alameda de Hércules, de remodelación de las Plazas del Pan, la Alfalfa y la Pescadería y los correspondientes al programa Plan de Barrios.

  • 1