Local

Zoido paraliza los desahucios de Emvisesa que amenazan 600 de sus 2.100 viviendas

El alcalde, que garantizó que nadie perderá su casa por no poder pagarla, descartó presionar a los bancos para detener otros desalojos.

el 11 nov 2012 / 18:50 h.

TAGS:

Protesta celebrada hace un año por el 15-M y Stop Desahucios contra el desalojo de una vivienda en la barriada de Torreblanca.
-->

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, anunció este domingo que ha dado la orden de paralizar todos los procedimientos de desahucio dictados en los últimos años sobre cualquier vivienda de Emvisesa, hasta que una comisión municipal revise al detalle cada caso. El objetivo, que nadie se quede sin casa porque no pueda pagarla debido a la crisis.

El primer edil hispalense se reunió este domingo por la tarde con los delegados de Urbanismo y Asuntos Sociales y el gerente de Emvisesa. Zoido se incorporó a este encuentro sobre las 18.45 y, tras 15 minutos, atendió a la prensa, que fue convocada sobre la marcha. Allí el regidor explicó que de un montante aproximado de 2.100 viviendas gestionadas por Emvisesa, existen incumplimientos en los pagos en aproximadamente 600, es decir, una de cada tres. Estos procesos van a ser paralizados y revisados, dando prioridad a los más avanzados y cercanos al desalojo.

El alcalde precisó que esta medida afecta a "viviendas en alquiler y a las que también hayan sido adquiridas en compra". Su intención es que se analicen las circunstancias de las familias "que están en situaciones de vulnerabilidad". Y, aunque no concretó qué condiciones debe reunir una persona para ser considerada parte de este grupo, apuntó que "aquellas que tienen menores o mayores a su cargo, o que viven solas y no tengan una red de apoyo familiar serán las primeras a las que habrá que atender".

En estos casos, ¿qué alternativas se darán? Sustituir una vivienda por otra, renegociar la deuda o buscar un aplazamiento son algunas de las opciones. "Cada familia tendrá el tratamiento que necesite, por eso hemos creado una comisión interdisciplinar con Emvisesa, Urbanismo y Asuntos Sociales", apuntó.

Este grupo, que comienza a funcionar desde hoy, contará con un protocolo, según el cual, una vez que detecte que una familia tiene "problemas de vulnerabilidad", intervendrá Asuntos Sociales para evitar la pérdida de la vivienda.

Preguntado sobre qué ocurrirá con aquellos casos en los que los impagos no se deban a la crisis, aclaró que esta medida "no es una llamada a la insumisión" y que, por tanto, al analizarse caso por caso, se diferenciarán los procesos. "Si a un ciudadano se le quiere cobrar y a otro no, podemos generar situaciones injustas, por eso no se deben utilizar estos temas tan delicados con criterios de demagogia". Según dijo, el protocolo que se aplicaba hasta ahora, consistente en enviar tres avisos antes de instar al procedimiento judicial, era "impecable". Ahora se extremará "la diligencia". Por este sistema llegaron en las últimas semanas avisos de desalojo a 90 vecinos de viviendas municipales de San Jerónimo. Uno de ellos, Manuel Gutiérrez, denunció su situación, lo que obilgó al Consistorio a comprometerse a paralizar las órdenes de desahucio.

En cuanto a si se ha planteado imitar al Consistorio de Tenerife, que ha logrado paralizar varios desahucios impulsados por los bancos -en Sevilla se producen ocho al día- amenazando a estos con retirarles las cuentas municipales, Zoido pidió "razonabilidad" y dijo confiar en que el Gobierno, "que ha actuado con diligencia", llegue a un acuerdo con el PSOE para modificar la ley hipotecaria "en tiempo récord". "Nosotros actuamos en nuestro parque de vivienda", aseveró.

Por último, rechazó que la reunión de este domingo pretenda anticiparse a la reforma del Gobierno, sea calificada de oportunista o responda a la presión surgida tras el suicidio de Amaia Egaña. "Tenemos que aprovechar hoy -por ayer- porque el lunes la comisión tiene que empezar a trabajar. No podemos estar mirando para otro lado. Son muchas las reuniones que tengo sábados y domingos, unas se conocen y otras no. Durante toda la semana hemos mantenido encuentros, y hoy -por el domingo- nos ha parecido oportuno darles una opinión al respecto. Nada tiene que ver con que haya habido un suicidio". Sobre este suceso, agregó que "habrá que ver cuáles son las circunstancias de esa trágica situación, ya que ella y su marido tenían trabajo. Pero no quiero entrar en un tema muy desgraciado", concluyó.

-->-->

  • 1