Local

Zoido rebajará el alquiler social a familias "en emergencia"

Las familias sin ingresos sólo tendrán que afrontar el pago de la comunidad y los suministros, como el agua o la luz.

el 08 oct 2013 / 14:38 h.

TAGS:

Juan Ignacio Zoido, reunido con su equipo, momentos antes de presentar una serie de medidas para las personas que se encuentren en situación de emergencia social. Juan Ignacio Zoido, reunido con su equipo, momentos antes de presentar una serie de medidas para las personas que se encuentren en situación de emergencia social. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), ha anunciado que la comisión ejecutiva de la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla SA (Emvisesa) ha aprobado una renta social para los inquilinos de promociones en régimen de alquiler y alquiler con opción a compra que se encuentren en situación de emergencia social, una medida que se desarrollan con carácter "urgente y temporal" para adaptarse a la situación de los que cuentan con menos recursos. Esta renta será revisable cada seis meses, acreditándose que se continúan cumpliendo con estos requisitos. Así, las familias sin ingresos sólo tendrán que afrontar el pago de la comunidad y los suministros, como el agua o la luz, mientras que las que cuenten con ingresos que no superen en una vez el valor del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) habrán de pagar como máximo el 30 por ciento de los citados ingresos, con un mínimo de 50 euros. Zoido ha realizado este anuncio en rueda de prensa junto a los concejales de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Dolores de Pablo-Blanco, y de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, y el gerente de Emvisesa, Miguel Contreras, quien ha advertido que el 30 por ciento de los 2.070 pisos municipales en alquiler existentes se encuentran ya en revisión, de los que 53 son los que "han presentado problemas en los últimos meses". Sin embargo, Vílchez ya recalcado que los casos por los que la gente ha dejado de pagar son "muy diversos". En este marco, el primer edil hispalense, que ha subrayado que no se vive "de espaldas a la realidad", ha explicado se adaptarán las condiciones en las viviendas que está ocupando cada inquilino, añadiendo que en el caso de las unidades familiares sin ingresos se les aplicará una rebaja de dichas rentas, mediante el establecimiento de un alquiler social, por un importe determinado igual a todas las viviendas que se encuentren en esta situación, "con el compromiso de no requerirles renta, haciéndose cargo exclusivamente de los gastos de comunidad y suministros". Para acogerse a esta medida, "de carácter temporal", deberán carecer totalmente de ingresos todos los miembros de la unidad familiar, ser los arrendatarios legales de la vivienda y acreditar la efectiva ocupación de la misma como domicilio habitual y permanente, que no se hayan producido denuncias constatadas y reiteradas por problemas de convivencia ni otros incumplimientos contractuales diferentes del impago de rentas o cuotas a la comunidad de arrendatarios, además de tener los suministros perfectamente contratados y contar con un informe social de la Unidad de Trabajo Social (UTS)que acredita que la unidad familiar se encuentra en situación de necesidad social. Por otra parte, las unidades familiares que tengan algún tipo de ingreso, pero que sean inferiores a una vez el Iprem, se les podrá realizar una rebaja de la renta de alquiler de sus viviendas, estableciéndose una renta social, "siempre con carácter temporal". Dicha rebaja se calcularía de modo que el importe mensual de la renta sea el 30 por ciento de los ingresos brutos de la unidad familiar, con un mínimo de 50 euros mensuales. A esta medida podrán acceder aquellas unidades familiares que no superen una vez el Iprem, que sean arrendatarios legales de la vivienda y acreditar la efectiva ocupación de la misma como domicilio habitual y permanente, que no tengan denuncias constatadas y reiteradas por problemas de convivencia ni otros incumplimientos contractuales diferentes del impago de rentas o cuotas a la Comunidad de Arrendatarios, que tengan los suministros perfectamente contratados y que aporten un informe social de la UTS que acredite que la unidad familiar se encuentra en situación de necesidad social. Así, detalla que la documentación a aportar en ambos casos, a los efectos de acreditar las situaciones económico-familiares concretas, se determinará por la Sección de Alquileres, una documentación que puede comenzar a presentarse de manera inmediata. "Sabemos las dificultades que tienen muchas familias en estos tiempos difíciles y desde el Ayuntamiento estamos trabajando para que se superen estas dificultades y para que no se vean en esta tesitura todos los meses porque no pueden pagar sus viviendas, por lo que estamos adoptando estas medidas que ayudarán a superar esta complicada situación", subraya, tras recordar que en junio de 2012 ya se bajó "hasta un 25 por ciento" las rentas de algunas viviendas afectadas, en concreto las manzanas 105, 106, 107, 108 y P6 de Pino Montano, "que cumplían los requisitos para ello".

  • 1