Local

Zoido reclama a la Junta que acepte el cambio del PGOU que pide Ikea

La modificación solicitada por la firma puede vulnerar el marco legal y fue rechazada por el anterior equipo de gobierno.

el 07 jul 2011 / 19:51 h.

TAGS:

Ikea quiere abrir otra sede en Sevilla que se sumaría a la de Castillleja de la Cuesta.

La implantación de Ikea en la zona de San Nicolás va camino de abrir un nuevo frente entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía. Sin que la Consejería de Obras Públicas se haya aún posicionado públicamente, el alcalde Juan Ignacio Zoido ya apuntó ayer hacia el Gobierno andaluz. El motivo es que es la administración autonómica la que debe aprobar la modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) que lleva meses reclamando la firma sueca y que no se había aceptado al vulnerar el marco legal urbanístico. Zoido, como ya anunció en campaña, está dispuesto a ceder . Pero el problema es que él no tiene la última palabra.

Las negociaciones de la firma Ikea con el Ayuntamiento vienen de largo. Al menos desde 2009 cuando el Consistorio respondió a las peticiones de la firma sueca e inició la tramitación de una modificación del PGOU que permitía su instalación en San Nicolás Oeste. Ésta, iniciada hace dos años, facilitaba la ubicación de centros comerciales en suelo urbano no consolidado con uso terciario -un planteamiento que afectaba principalmente a El Higuerón, San Nicolás o Santa Bárbara-. Se aprobó. Y a partir de ahí la firma tuvo luz verde para iniciar su proyecto. Desde que este expediente se culminó sólo le quedaba formalizar la petición de la licencia urbanística e iniciar los trabajos de construcción.

Pero Ikea empezó entonces a pedir que la modificación urbanística fuera otra. Empezó a reclamar 41.000 metros cuadrados más de aprovechamiento urbanístico para construir un parque comercial alrededor de su tienda con el que, según fuentes consultadas, financiaría la inversión que quiere llevar a cabo. El modelo a seguir es el centro comercial Aire Sur, de Jerez, donde a raíz de la tienda de Ikea, la sociedad Inter Ikea explotó los terrenos en los que se instalaron firmas como la multinacional textil Primark.

Las propuestas planteadas por Ikea durante todo este tiempo fueron rechazadas por el Ayuntamiento, y cuentan con valoraciones desfavorables en el seno de la Junta de Andalucía. Y es ésta, a través de la Consejería de Obras Públicas, la que tiene que dar el visto bueno a la modificación del Plan General de Ordenación Urbanístico que no sólo puede rebasar el marco legal existente sino que sienta un precedente, según fuentes consultadas, para las negociaciones con otras firmas comerciales.

Pero Zoido lo tiene claro. La prioridad es que Ikea entre. Y ya lo advirtió ayer. Si no lo consigue señalará a la Junta de Andalucía como responsable. "La Junta verá con buenos ojos, si se ha observado escrupulosamente la ley, la modificación del PGOU. Que la Junta ponga inconvenientes en Sevilla para poner un Ikea y lo facilite en otro término, poniendo en riesgo 4.000 puestos de trabajo por preferencia de quien gobierna en un municipio, no quiero ni pensarlo, porque debe tener la misma responsabilidad con los sevillanos que con otros ciudadanos", señaló el alcalde, quien de momento sigue sin dar detalles de cuál será su propuesta para facilitar la instalación de la firma sueca: "Está siendo sometido a un proceso de negociación, pero el acuerdo será legalmente válido y se dará a conocer a todo el mundo". Mientras que en los últimos días el edil de Economía y el propio Zoido plantearon como inminente la resolución de estos contactos -este mismo mes llegó a señalar el alcalde-, ayer eludió fijar un límite temporal: "No quiero dar plazos".

Zoido anunció que cualquier modificación pasaría por la oposición. Y ayer, el grupo socialista, tras una primera intervención "prudente" de su portavoz adjunto Antonio Muñoz, expresó con contundencia su rechazo a la propuesta de la firma sueca. Lo hizo a través de su portavoz Juan Espadas en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press: "El planteamiento del promotor está al margen de la legalidad ahora mismo porque incumple la legalidad urbanística y el planteamiento urbano vigente. Zoido no debe resolver esto con una receta mágica porque se correría el riesgo de hacer las normas al servicio de unos intereses, aunque sea la creación de empleo. Por esa regla de tres podríamos montar un Ikea en la Plaza de España si se crea empleo".

  • 1