Local

Zoido reitera que reducirá los trabajadores nombrados a dedo

el 22 ago 2011 / 15:51 h.

TAGS:

El alcalde atiende a los periodistas.


Las críticas de los sindicatos no han tenido, por ahora, ningún efecto en la opinión del alcalde. Ayer, durante una visita al parque central de bomberos, Juan Ignacio Zoido reiteró su intención continuar con su compromiso electoral de llevar la austeridad al Ayuntamiento y aseguró que mantiene su intención de recortar los cargos de confianza y los nombrados a dedo.


"He reducido personal de confianza, los primeros, de mi secretaría, donde hay la mitad de personal y funcionamos a la perfección", declaró. Zoido se reafirmó en al anuncio que hizo la semana pasada, cuando aseguró que el siguiente paso de su política de contención del gasto sería el recorte de "puestos doblados y personal no necesario". "Lo he hecho y lo voy a hacer", sentenció.


El alcalde también tuvo palabras para los sindicatos, que se opusieron al recorte de la plantilla del consistorio. "Le pido a los sindicatos que entiendan que son personas escogidas a dedo, sin ningún tipo de prueba selectiva o concurso en el que hayan demostrado mérito y capacidad".


Zoido negó que los funcionarios públicos vayan a ser objeto de recorte y dijo que les guarda un "respeto escrupuloso". Además, criticó que "parece mentira que cuando los funcionarios han pasado a ocupar los puestos de relevancia y de altos directivos del Ayuntamiento , haya quien critique que acumulen los derechos sociales que tienen adquiridos".


Zoido recordó que el recorte salarial de directivos y personal de confianza que ha llevado a la práctica supone un ahorro de casi dos millones de euros, algo que seguirá promoviendo "en vez del despilfarro, el amiguismo y las personas que lo único que tenían era una relación de confianza con quien contrataba".


La política de austeridad de Zoido, que hasta ahora se había saldado con el silencio y hasta el asentimiento de los sindicatos mayoritarios, desató la primera batalla la semana pasada. Tras anunciar una bajada del 27% en el gasto de directivos de las empresas públicas, Zoido apuntó al personal de confianza como el siguiente objetivo de su anunciada austeridad, punto que desató la ira de UGT y CCOO.


El enfado de los sindicatos no se debía sólo a la reducción de puestos de trabajo, a la que se oponen de antemano, sino al hecho de que el alcalde hiciera pública su propuesta antes de comunicársela a las propias organizaciones sindicales.


El sindicato provincial de UGT, Juan Antonio Gilabert, calificó la intención de Zoido como "una barbaridad" y manifestó su oposición frontal a la medida ya que, en su opinión, "en el sector público no sobra gente sino que falta mucha más".


Desde CCOO, el secretario para la provincia de Sevilla, Alfonso Vidán, declaró que se pueden reordenar las funciones de los empleados "pero no en detrimento de la plantilla" e insistió en que Zoido "no es nadie para decidir qué puestos son necesarios y cuáles no".

Ambas organizaciones pidieron al edil sevillano que concretara cuáles son los puestos que pretende recortar, aunque ayer Zoido rehusó aclararlo.


  • 1