Local

Zoido respetará el plan del Vacie y buscará nuevos fondos para los realojos

El alcalde visitó el asentamiento junto a Juan José Cortés y anunció que demandará financiación europea, aunque sin precisar cifras.

el 28 jun 2011 / 12:39 h.

TAGS:

Sólo 17 días después de tomar posesión como alcalde, Juan Ignacio Zoido volvió ayer al asentamiento chabolista de El Vacie para anunciar a los vecinos que mantendrá el plan integral de reinserción que desde hace tres años está dando frutos , que dejará trabajar a los técnicos y que buscará más dinero para los realojos a través de fondos europeos. Entretanto, seguirá mejorando sus condiciones de vida para que "los vecinos puedan vivir aquí sin que les entren serpientes o ratas en las casas por las noches".

Muy significativa, más allá de que se volviese a remangar la camisa para hablar de tú a tú con los chabolistas o que fuese con él Juan José Cortés, el padre de Mariluz, fue su claridad al admitir los logros del anterior Gobierno PSOE-IU. Una etapa en la que el PP respetó el compromiso de alejar del zarandeo político la lucha contra las durísimas condiciones de vida del lugar, que ayer prometió mantener: anunció que sus actuaciones, incluido el diagnóstico del plan que presentará en unos días, las debatirá primero con la oposición. "Ahora comprobará que desde el Gobierno El Vacie no es fácil", auguró ayer una persona vinculada al plan.

Zoido agradeció a la Junta que asuma la mayor parte del coste del plan y garantizó que no habrá recortes en los equipos de intervención del Vacie, que se triplicaron hace dos años, cuando se replanteó toda la estrategia con las familias . Añadió que pedirá ayudas de la UE, aunque las aplicadas hasta ahora en el poblado han sido para actuaciones colaterales como el arreglo del parque, ya que Europa no ofrece ayudas específicas para realojos.

El alcalde incluso asumió medidas iniciadas por el anterior delegado de Bienestar Social, el socialista Enrique Lobato, como crear "apartados de Correos" para que los vecinos reciban cartas: se propuso rotular las calles con nombres elegidos por los vecinos para instaurar el servicio postal, al que lo primero que llegará serán las notificaciones de los equipos que ayudan a los residentes a normalizar sus hábitos para acelerar los realojos.

Antes que nada vendrá un plan de limpieza para recoger la basura de las zonas de descampado, colocar grandes cubas para los escombros y desbrozar los matorrales de dos metros que con el calor del verano son propensos a salir ardiendo. Y se harán nuevos sanitarios.

"Menos limpieza y más pisos", murmuró al escucharlo uno de los 600 vecinos que aún viven allí, del millar que eran hace tres años. En esa etapa se ha realojado a 25 familias y se ha logrado que no se implante una sola chabola nueva gracias al compromiso de los vecinos, que ayer Zoido volvió a reclamar, recordándoles que para irse deben corresponsabilizarse y asumir algunos requisitos: tener a sus hijos escolarizados, un sueldo para pagar el alquiler del piso donde los realojen, hábitos de vida que les permitan convivir en comunidad...

"Yo ya estoy preparado para vivir en un piso, tengo para vivir con lo que saco vendiendo en el mercadillo", decía ayer José Barrull, que ha pasado sus 49 años de vida en El Vacie, como sus siete hijos. Sólo uno ha logrado salir de las fronteras del asentamiento. "Y mis niñas no se relacionan con nadie: no hablan con los chavales de aquí ni tienen amigos fuera", dice Teresa Fernández, su mujer. El matrimonio vive en la zona cercana a la rotonda de Carrefour, la más limpia y cuidada, donde se ven calles enteras vacías porque ha habido realojos, y en el solar se han colocado enormes macetones para que a nadie se le ocurra levantar nuevas estructuras. Por allí Lipasam tampoco pasa, pero los vecinos están concienciados y cada uno barre su parte. "Somos padres de familia y queremos todo lo bueno para nuestros hijos, si nos dan un piso claro que podremos convivir", dice José, riéndose, antes de recordar que a lo bueno se acostumbra uno mejor que a lo malo: "de los realojados, ninguno ha vuelto".

Zoido insistió en que no dará pasos atrás, pero tampoco forzará los realojos porque puede ser contraproducente: "no haré nada sin el apoyo de los técnicos", aseguró. ¿El objetivo? "Quiero que dentro de poco tiempo esto pueda ser historia en Sevilla porque fuimos capaces de erradicar algo con lo que no estábamos de acuerdo".


  • 1