Local

Zoido revisa el IAE para recaudar más de empresas y profesionales

Pese al cierre de negocios, el Ayuntamiento prevé ingresar más por este impuesto con una reforma para "determinados sectores".

el 16 dic 2012 / 20:46 h.

TAGS:

El Ayuntamiento no ha concretado los sectores empresariales que se verán afectados por la reforma del IAE, pero normalmente suele recaer en hostelería y servicios profesionales.

El Impuesto de Actividades Económicas (IAE), un tributo de carácter local, grava cualquier actividad empresarial, profesional o artística por el mero hecho de ejercerla. Es, pues, obligatorio, si bien están exentos quienes obtengan una facturación anual inferior al millón de euros y los emprendedores durante los dos primeros años. La cifra de negocio determina la tarifa del impuesto, esto es, mientras más ingresos, más se paga. Fijar este coeficiente es potestad de los ayuntamientos, aunque dentro de unos límites estatales.

Desde Plaza Nueva se considera que el impacto tributario de la merma empresarial se puede compensar e incluso superar "con medidas de gestión y una depuración y regularización del impuesto que se ha iniciado en el presente año, habiéndose detectado determinados sectores a revisar, que permitirán aflorar devengos significativos". ¿Qué nos está indicando? Que se ha emprendido una reforma del IAE para ampliar el censo de las altas -cabe recordar que el empresario o profesional debe estar registrado en él, esté o no excluido del impuesto, tenga o no que pagarlo- y/o aplicar un recargo en el gravamen para algunas actividades.

El informe de la Agencia Tributaria hispalense recoge expresamente que ya se habían detectado los sectores afectados. Sin embargo, consultado el Ayuntamiento sobre este extremo, se limita a apuntar que "aún no es posible especificar por sectores". Al preguntar en la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), ésta pone el grito en el cielo. De hecho, fuentes de la patronal cuestionaron que pueda crecer la recaudación por el IAE en el que se barrunta como peor año de la crisis y con la destrucción que hay de negocios, al tiempo que señalaron que las ordenanzas fiscales para el ejercicio de 2013 "nada dicen" sobre una posible revisión del IAE. Reconocieron, eso sí, que aún están analizando los Presupuestos municipales para el próximo año, y se pronunciarán una vez concluyan tal evaluación.

En las ordenanzas a las que hacían referencia las fuentes de la CES no se habla, en efecto, de revisión, e incluso el Consejo Económico y Social de Sevilla ensalza que el Consistorio haya mantenido invariables los tipos impositivos y los coeficientes de situación -estos últimos recargan o aminoran dependiendo de la ubicación del local-. En ellas, además, se contempla que la bonificación del 50% del IAE -por ejemplo, por el inicio de actividad- estará sujeta al mantenimiento del empleo durante tres años, y esto también es una vía de ingresos futuros.

En cualquier caso, desde la patronal se quejan de que el IAE de Sevilla está entre los más elevados entre las principales capitales de España -"y, además, son las pequeñas y medianas empresas las más afectadas", apostillan-. El propio alcalde, Juan Ignacio Zoido, al coger el bastón de mando de la capital, prometió reducir gradualmente la presión fiscal. Una cuestión que todavía está en el debe del alcalde durante este más de año y medio de mandato.

¿Y cuáles podrían ser aquellos sectores afectados? Normalmente, actividades hosteleras y servicios profesionales -pero sobre todo las primeras- suelen estar en el ojo de la inspección tributaria. De todas formas, desde el Consistorio no detallan hacía donde dirigirán esa denominada regularización general del impuesto.

Como el IAE se abona con dos años de diferencia -por ejemplo, una compañía paga en 2009 por la facturación obtenida en 2007-, en el Ayuntamiento aún cosechaban a principios de esta década los últimos réditos del boom económico e inmobiliario de finales de la pasada, pero esta tendencia alcista de truncó conforme avanzaba la crisis. 2013, según el Gobierno central, marcará el fin de la recesión en España, y no será hasta 2014 cuando arranque una tímida recuperación.

El año que viene aún será malo para las empresas, como revelan los cálculos de recaudación estatal por el Impuesto de Sociedades -grava los beneficios-, que bajará un 2,8%, hasta los 19.012 millones. Y un ejemplo más: el Ayuntamiento de Madrid, que augura un descenso del 1,93% en el IAE para 2013, con una estimación de recaudación de 119,44 millones de euros.

El IAE es, en resumen, la segunda vía de ingresos propios del Ayuntamiento, tras el impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) -que en 2013 espera ingresar 201,9 millones, es decir, su techo histórico de recaudación-. ¿Y cuánto espera recaudar este año el Consistorio con el IAE? La Agencia Tributaria señala en su informe que la previsión puede rondar los 42,2 millones de euros, 2,1 más que en 2012. Para ver cotas superiores en Sevilla, habría que remontarse a los presupuestos de 2008, donde se esperaba llegar a 43,1 millones.

A esa subida, además de la revisión anunciada por el Consistorio, contribuye también la supresión de las bonificaciones por domiciliación bancaria, medida que se aplicará a los impuestos directos -IBI, IAE y sello del coche- en 2013 y que, según la Agencia Tributaria, supondrá un ahorro global de 1,2 millones. Esa supresión, duramente criticada en el informe del CESS sobre la ordenanzas, incide de manera dispar.

La eliminación de las bonificaciones, que van del 1% al 5%, tiene mayor efecto en el IBI, ya que hay un 60% de los contribuyentes que pagan por cuenta bancaria, porcentaje que se reduce al 54% con el IAE y al 39% con el sello del coche.

La otra fuente de recaudación que repercute en el sector empresarial es la tasa de basuras. La previsión de ingresos bajará en la recogida de residuos sólidos de viviendas, que volverá a rondar los 19,1 millones, si bien sí que calculan un incremento en la recogida de residuos en locales comerciales, hasta recabar 19,5 millones, un 14,5% más. Ese "fuerte incremento", que hace que por primera vez sea posible recaudar más de comercios que de viviendas, se argumenta en razón a "una revisión de su padrón fiscal". A más locales, más recaudación.

No ocurre igual con otro de los grandes impuestos, el relacionado con el sector de la construcción. Éste continúa su caída libre hasta quedarse limitado a 10,1 millones, un 30% menos que en el presente ejercicio y casi la mitad de lo recaudado hace cuatro años. Es más, la previsión es incluso optimista, a ojos del informe municipal, que refleja que el escenario previsto se encuentra a niveles de la década de los 90 y que, si se obtienen estos diez millones, es fruto de la liquidación del impuesto en obras menores y similares.

  • 1