Local

"Zoido solo busca caballos de batalla para echarle la culpa a la Junta"

El nuevo delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla habla de tender puentes, de patearse la provincia y de mostrar que no sólo hay pugnas entre Junta y Consistorio

el 12 ago 2012 / 19:33 h.

TAGS:

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Javier Fernández Hernández.
-->-->-->

Ha pasado buena parte de su vida política en los pasillos del Consistorio hispalense hasta que en 2010 asumió la delegación provincial de Medio Ambiente. Su labor callada y efectiva valió a Javier Fernández para dar el salto como delegado del Gobierno de la Junta. Si antes se encargaba del Plan Infoca en Sevilla, ahora es el designado como apagafuegos en un clima en el que le piden algo tan simple como complicado: estar cerca de una ciudadanía descontenta con la clase política.

 

-¿Cómo afronta el nuevo reto?
-Los retos siempre son ilusionantes. Además, llego con una nueva organización con menos delegados, fruto de una reforma clave no sólo por la austeridad, sino también porque con ello hemos posibilitado que la administración tenga un perfil más profesional. Ahora mismo, salvo los seis delegados, todo el mundo es funcionario. Eso acarrea austeridad, pero también eficiencia y dará resultados a medio plazo.

-¿Qué clase de resultados?
-Habrá mayor calidad en los servicios con un menor coste. Además, permitirá que el ciudadano vuelva a confiar en los políticos, que vea que el que está en el cargo es porque sirve. No es que antes no lo fuera, pero había una apreciación de que éramos muchos.

-Sabrá que el ciudadano en cuanto escucha a un político la palabra austeridad ya se pone a pensar por dónde recortarán. ¿Qué clase de austeridad habla?
-Esta austeridad empieza por casa y no con temas visibles como los coches oficiales, cuyo ahorro no es excesivo. Hay que tener hábitos austeros en la administración y después intentar que los costes que sufran los ciudadanos sean los menos posibles. Que los recortes se hagan en áreas que no afecten a los ciudadanos. Para ello, hay una serie de líneas rojas que nos marca el pacto de Gobierno andaluz como la sanidad, la educación y los servicios sociales.

-La Junta no escapa a las protestas, ¿qué tiene que decir a los que se manifiestan por impagos de su administración?
-No son impagos, sino retrasos en los pagos. El compromiso de la Junta sigue estando vivo y los servicios contratados se va a intentar por todos los medios que no caigan. Las guarderías, centros de atención a dependientes o centro de mayores forman parte de nuestras líneas irrenunciables y están dentro del gran objetivo que no es otro que el de crear empleo.

-¿Tiene usted esa varita mágica para revertir la situación?
-No hay varita mágica para generar empleo, sino esfuerzo de las administraciones para crear condiciones óptimas para que se invierta respetando la dignidad del trabajador. No podemos cambiar para competir con países con una mano de obra barata y pocos derechos laborales. Eso es empobrecer a la sociedad. Por contra, Andalucía y Sevilla apuestan por ser vanguardia en biomedicina, biotecnología y aeronáutica. Hay que extrapolar lo aprendido en turismo. Al igual que sabemos que la Giralda sólo está aquí y el que quiera verla debe venir a Sevilla, el que quiera avanzar en estos campos debe instalarse aquí.

-¿Cómo se logra? No es el primero que habla de ese valor.
-A través de la investigación pública, ligada a los avances en las universidades y su capital científico, y una iniciativa empresarial potente. Hay ejemplos como Beta la Palma, en Isla Mayor y la Puebla del Río, que es una referencia internacional aprovechando recursos como las tablas de arroz abandonadas o Ebro Puleva, que nació en San Juan. Estas empresas y las administraciones deben ir de la mano para perpetuar ese liderazgo. Ahí está el proyecto de Air Bus, que no es sólo el A-400M, sino la estructura de ingenieros y técnicos que tenemos allí. Son modelos para salir de esta crisis.

-En su primer acto habló de patearse la provincia, ¿históricamente no se ha dejado tal vez un poco de lado a los pueblos?
-Se ha hecho muy buen trabajo. La anterior delegada, Carmen Tovar, dejó el listón muy alto, pero creo que la situación actual nos obliga a estar más en la provincia. Los delegados no pueden estar en un despacho recibiendo a alcaldes y sólo ir a los pueblos a las inauguraciones. Hay que tener reuniones con los ciudadanos y conocer sus problemas para que Sevilla no esté lejos de sus pueblos.

-¿La Junta cómo podría ayudar a solventar las penurias por las que pasan los municipios?
-Andalucía ya fijó en su día que los pueblos recibirían una participación fija de los tributos. Eso hace que las visitas a los Ayuntamientos no sean una comisión petitoria. Muchos veces el alcalde no necesita dinero sino que se le agilicen trámites que acarreen beneficios, desde validar su PGOU a una vía pecuaria. Los alcaldes piden fórmulas que les permitan crear empleos y no un maná que les dé soluciones a corto plazo, aunque a veces también venga bien.

-No es una comisión petitoria, pero el alcalde de Sevilla si tiene preparada una lista de exigencias: Ciudad de la Justicia, Metro, cambios en el PGOU,...
-Zoido encabeza el partido de la oposición en Andalucía y también mira por su ciudad, como es normal. De la relación del Consistorio y la Junta sólo llega una parte, la que al alcalde le interesa dar. Hay colaboración efectiva, pero no se publicita, porque es lo lógico. Zoido coge algunos caballos de batalla donde focalizar sus demandas, como la Ciudad de la Justicia o el Metro u otras cuestiones con las que al final siempre echa la culpa a la Junta.

-Como la Copa Davis.
-Con la Copa... cuando cuentas con algo sin preguntar antes, es que te estás haciendo trampas en el solitario. Repito, esa pugna es normal de alguien que está en una constante pelea electoral. Nosotros sólo tenemos la tarea de gobernar y lo han demostrado los consejeros que se han querido reunir con el alcalde para tratar de temas de calado para la ciudad.

-¿Cuáles son estas líneas de colaboración tan efectivas entre la Junta y el Ayuntamiento?
-Los servicios técnicos de la Consejería de Medio Ambiente han tenido reuniones con Urbanismo para desbloquear las vías pecuarias de San Nicolás para la llegada de Ikea y se han hecho esfuerzos en el Higuerón Sur, donde se levantará la Ciudad de la Imagen. Pero la más importantes es el plan integral del Polígono Sur, que es todo un ejemplo de trabajo callado pero efectivo que todos deberíamos poner en valor.

  • 1