Local

Zoido y la Junta se enfrentan por la ubicación de la estatua del Papa

Cultura señala que la competencia es suya si se sitúa a menos de 50 metros de la Catedral.

el 21 jun 2011 / 11:11 h.

TAGS:

Juan Ignacio Zoido, Antonio Pulido y Teodoro León, en la presentación de la estatua del Papa Juan Pablo II.

Con la estatua del Pontífice ya presentada, la ubicación del monumento a Juan Pablo II en Sevilla, promovida por un grupo de profesionales de la llamada sociedad civil, sigue siendo una incógnita. El Ayuntamiento de Sevilla , gobernado por los populares, sopla claramente a favor de que la estatua pueda erigirse junto a la Catedral , en concreto bajo el magnolio de la esquina de Correos, única propuesta planteada hasta ahora por la plataforma promonumento.

El alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, no quiso sin embargo mostrar ayer públicamente sus preferencias por este emplazamiento. En la inauguración de la exposición Juan Pablo II. Proceso de un monumento para Sevilla, el regidor subrayó que lo idóneo es "aunar voluntades" para "consensuar" su localización con el Arzobispado y con la Delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, de la que, dijo, "habrá que escuchar su opinión". Aunque no quiso adelantar plazos, Zoido explicó que la decisión sobre dónde se ubicará el monumento no se demorará mucho, y recordó que "la última palabra" sobre esta cuestión la tiene el Ayuntamiento. "No queremos imponer nada, sino establecer una política de diálogo para, entre todos, buscar el sitio digno que merece tener una obra de estas características".

A sus palabras replicó ayer el delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, quien en declaraciones a El Correo insistió en su propuesta de situar esta estatua "en un sitio que dignifique al lugar" que la acoja, más que emplazarla en uno de los escenarios nobles de la ciudad.

Bueno explicó que si la estatua se piensa colocar a menos de 50 metros de un bien protegido, como es la Catedral de Sevilla, la última palabra la tendrá la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía y no de la constituida Comisión Local de Patrimonio, donde el Ayuntamiento tiene mayoría. "No quiero que mis palabras suenen a ultimátum, pero la normativa es así y hay que cumplirla", concluyó.

Mientras continúa el debate sobre su emplazamiento, la estatua de Juan Pablo II, realizada por el imaginero Juan Manuel Miñarro, puede admirarse hasta el próximo 10 de julio en el patio de la sede de Cajasol, en la plaza de San Francisco.

Cinco años de trabajo y 500 kilos de bronce se han empleado en esta escultura para representar al Papa Wojtyla luciendo el hábito pontifical de las celebraciones solemnes, compuesto por casulla, alba, mitra y su característico báculo apostólico.

Durante la inauguración de la muestra, el autor de la obra transmitió sus vivencias a la hora de acometer esta escultura y expresó su admiración por el Papa Juan Pablo II, "una de las figuras de más influencia del siglo XX".

La indumentaria elegida para representar al Papa polaco no es decorativa, sino que todo tiene un "sentido pedagógico y litúrgico", añadió Miñarro.

Por su parte, el alcalde de Sevilla destacó la personalidad de Juan Pablo II, "un hombre que tendía la mano y que fue capaz de escuchar a todo el mundo". Zoido recordó el momento en que tuvo la oportunidad de conocerlo personalmente en una visita junto a su familia al Vaticano y rememoró las dos visitas de este pontífice a Sevilla.

El vicario general, Teodoro León, recordó que Juan Pablo II "era un Papa distinto", respetado y querido por todos los católicos y los no católicos".


  • 1