Local

Zoido zanja el debate y deroga por decreto el Plan Centro

La libre circulación de coches seaprobóayer, dos días antes del Pleno, y entra en vigor el viernes

el 26 jul 2011 / 11:17 h.

TAGS:

A partir de este viernes los vehículos privados tendrán libre acceso a las calles del Casco Antiguo.

Desde este viernes, no habrá limitaciones a la circulación de coches por el Centro. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, zanjó ayer el debate abierto sobre las restricciones, con sectores sociales a favor y otros en contra , y cumplió a través de una resolución de Alcaldía su promesa electoral : derogar el Plan Centro. No habrá debate en el Pleno, como había prometido, ni plan alternativo de tráfico . Simplemente, se suspenden las restricciones con el objetivo de "favorecer la libre circulación de vehículos y personas" por el casco histórico. La medida, que supone la anulación de todas las limitaciones y la suspensión del sistema de control a través de las cámaras, entrará en vigor el próximo viernes.

El alcalde acaba así con un modelo de limitaciones de tráfico en el Centro que empezó, sobre el papel, en septiembre de 2007, pero que no tuvo un plan concreto de control -a través del sistema de los 45 minutos y de las cámaras- hasta diciembre de 2010. El embrollo jurídico en el que acabó convirtiéndose el Plan Centro le ha facilitado el trabajo. Durante tres años, la circulación por el Centro de coches no autorizados no estaba permitida por la ordenanza de peatones y ciclistas que delimitaba el casco histórico como zona de acceso restringido. Pero en septiembre de 2010 se modificó la normativa y se suprimió la acotación de la zona Centro de forma que las restricciones dependían sólo de una resolución de Alcaldía. Aquella en la que el anterior gobierno reguló los 45 minutos, el sistema de las cámaras y las rutas de acceso y salida al Centro.

El PP sólo tenía que derogar esa resolución, y ni siquiera tenía que pasarla por el Pleno. Pero ése era el compromiso que había anunciado en repetidas ocasiones Juan Ignacio Zoido. Y ayer, lo incumplió. Un día después de que una veintena de entidades anunciaran su rechazo a la derogación del plan y cuando el movimiento del 15-M estaba ya preparando una movilización para esta tarde, el gobierno local a través del delegado responsable de Movilidad, Demetrio Cabello -quien hasta ahora no se había pronunciado sobre el modelo de movilidad del casco histórico- firmó una resolución de Alcaldía para derogar el Plan. Desde el gobierno matizaron que no era posible llevar el acuerdo a sesión plenaria, dado que debía suspender por una resolución. Pese a esto, había vías como promover un acuerdo de gobierno que luego se aplicaría con una resolución o incluso impulsar una iniciativa política a través del grupo popular para instar al gobierno a actuar. La opción elegida, finalmente, se limita a dar parte al Pleno de la decisión adoptada. De hecho, ni habría debate de no ser porque el PSOE lleva una iniciativa para pedir un cambio en el plan de tráfico del Centro para frenar su suspensión.

La justificación de la medida de Zoido queda reflejada en el escueto texto de la resolución: "En la actualidad no resulta conveniente mantener la restricción en el tránsito de vehículos a fin de favorecer la libre circulación de vehículos y coches, el fomento de la actividad económica de los comercios y la reactivación de la vida pública en el Centro".

Es decir, los mismos argumentos del supuesto informe técnico al que se volvió a aferrar Zoido ayer para justificar los fallos del plan. Un informe, que el alcalde calificó como un estudio "serio de funcionarios", pero que en realidad firma un director general -un alto cargo de libre designación- de profesión arquitecto que contrató el PP al llegar al gobierno, Enrique Medina . Es en este informe dónde se justifica el "fracaso" del plan por haber reducido a casi la mitad la circulación de coches por el Centro , defiende que no hay expedientes sancionadores desde el mes de marzo y se señala al mal funcionamiento de las cámaras y a "los índices de error en la lectura de las matrículas". La empresa Sice salió públicamente, en declaraciones a este periódico, a negar los fallos en el sistema. Se apoyó en una prueba: desde su implantación no ha habido reclamación alguna por parte del Consistorio pese a que el sistema tiene una garantía de dos años.

Pese a esto, Zoido volvió ayer a reafirmarse en su "confianza ciega" hacia los informes emitidos por varios funciones en los que se respalda que el sistema lleva sin funcionar desde el pasado mes de marzo. "Estoy convencido que no me han engañado ni a mí ni a los ciudadanos", y anunció que será "en su momento" cuando se den las explicaciones oportunas. El alcalde no quiso dejar a un lado a los organizadores de la movilización prevista para esta tarde en la Plaza Nueva, a los que recordó que están "en su derecho de manifestarse y por tanto si no están de acuerdo que lo expresen". Zoido confió en que estas asociaciones acabarán convenciéndose de las "bondades" de esta derogación.


  • 1