viernes, 14 diciembre 2018
18:35
, última actualización

200 españoles tratan de abandonar Lombok

Intentan salir de Indonesia tras el terremoto que ha causado 98 muertos. La embajada explica que este jueves habrá otro avión para abandonar el país

06 ago 2018 / 18:35 h - Actualizado: 06 ago 2018 / 21:32 h.
  • Turistas en el aeropuerto de Lombok. / Adi Weda (Efe)
    Turistas en el aeropuerto de Lombok. / Adi Weda (Efe)

Unos 200 españoles acudieron este lunes al aeropuerto de Mataram para dejar Lombok y los estragos que ha causado en esa isla indonesia un seísmo de magnitud 6,9, que ha dejado 98 muertos y 20.000 desplazados. Los más afortunados lograron un vuelo para salir del país mientras que los más desafortunados tendrán que esperar hasta el jueves, indicó en un tuit la embajada de España en Indonesia. Las autoridades del aeropuerto de Mataram han anunciado que mantendrán las operaciones las 24 horas del día, pese a que cierran regularmente a la medianoche.

El mensaje de la legación diplomática desaconseja a los ciudadanos españoles desplazarse en los próximos días «a Lombok y a las tres islas Gili, que han sido evacuadas».

En el aeropuerto de Mataram, José María Sánchez, de 39 años, es uno de los españoles que, como turistas de otras nacionalidades, esperan un vuelo. «Ya están organizando a turistas por países. Los de la UE vamos juntos», señaló a Efe en conversación por Twitter el malagueño Sánchez, quien no ha salido ileso del terremoto porque se le cayó un objeto en el pie. «Yo creo que tengo roto un dedo del pie, y se ven muchas torceduras y magulladuras» entre la gente, relató el turista.

El terremoto golpeó el norte de la isla a última hora del domingo, pasado el atardecer, pero la sacudida se sintió hasta en la vecina isla de Bali y originó un pequeño tsunami. «Estábamos en Senggigi (en la costa oeste de Lombok), a unos 300 metros de la playa. Acabábamos de llegar al hotel cuando vino el primer temblor, el más fuerte de todos. Se zarandeó el edificio entero y comenzaron a caer cascotes», explicó Sánchez. «Como la piscina era el único lugar sin techo, nos lanzamos unos pocos», explicó el malagueño.

El personal del hotel desapareció tras el seísmo y los turistas se organizaron entre ellos para afrontar la noche, para lo que contaron con la ayuda de vecinos, relató el turista español.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016