miércoles, 21 agosto 2019
21:27
, última actualización

El flujo turístico a Chernóbil se multiplica por diez desde 2015

La mitad de los visitantes son turistas extranjeros atraídos por la magnitud de la catástrofe

26 abr 2019 / 16:52 h - Actualizado: 26 abr 2019 / 16:56 h.
  • Chernobyl se convirtió en la imagen del desastre nuclear moderno.
    Chernobyl se convirtió en la imagen del desastre nuclear moderno.

El flujo de turistas que visitan anualmente la zona de Chernóbil, donde tuvo lugar hoy hace 33 años la mayor catástrofe nuclear de la historia, se ha multiplicado por diez desde 2015, según explicó este viernes Ostap Semerak, ministro de Ecología y Recursos Naturales de Ucrania.

«Ha habido un notable aumento de turistas. Si lo comparamos con 2015, el flujo de visitantes ha pasado de 8.000 a 70.000, lo que es casi diez veces más", dijo Semerak a la prensa local.

El ministro destacó que la mitad de los visitantes son turistas extranjeros, atraídos por la magnitud de la catástrofe y la leyenda de la ciudad de Prípiat, la más afectada por la radiación.

"Esto habla de que somos abiertos y transparentes. Esta es una de las garantías de que todo lo que hacemos se hace bajo la atenta mirada de la opinión pública, el Estado y nuestros socios", señaló.

Prípiat fue construida en 1970 como un "atomogrado", es decir, una ciudad para albergar a los ingenieros, físicos y técnicos que debían construir una planta atómica, en este caso, la de Chernóbil.

Construida a apenas cuatro kilómetros de la accidentada planta, la ciudad jardín fue evacuada a partir del 27 de abril, al día siguiente del accidente y hoy, al igual que otras localidades de la zona de exclusión de 30 kilómetros alrededor de la central, es un lugar apocalíptico más propio del día posterior a una guerra nuclear.

Mientras, la ciudad de Chernóbil, que dio nombre a la central, ya es apta para la vida humana, según las autoridades ucranianas.

Antes de obtener el permiso para viajar a la zona, los visitantes deben firmar un contrato por el que la administración se exime de toda responsabilidad por cualquier perjuicio a la salud del visitante.

Al respecto, el presidente electo ucraniano, Vladímir Zelenski, aseguró hoy que la tragedia de Chernóbil enseñó a los ucranianos varias lecciones.

"La primera, siempre hay que hablar francamente con la gente. Es inadmisible ocultar al pueblo la verdad por muy amarga que sea", dijo en Facebook.

La segunda lección que extrajeron los ucranianos fue su capacidad de aglutinarse y vencer cualquier desgracia.

"No tenemos derecho a olvidar esas lecciones para que esto no se repita en el futuro", subrayó y rindió tributo tanto a los muertos como a los liquidadores que arriesgaron sus vidas para aliviar las secuelas de la radiación.

En 2016 concluyó la instalación de un sarcófago sobre el averiado cuarto reactor, que garantiza la seguridad del reciento durante los próximos cien años.

De acuerdo con evaluaciones oficiales, la explosión ocurrida en la madrugada del 26 de abril de 1986 esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones de curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.

La radiación continúa afectando a miles de habitantes de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, donde se halla el 70 % de los casi 200.000 kilómetros cuadrados de terrenos contaminados. EFE


Todos los vídeos de Semana Santa 2016