martes, 23 julio 2019
22:08
, última actualización

Un islamista con vigilancia electrónica logra salir de Alemania

Pasó los controles del aeropuerto de Hamburgo con un vendaje puesto con el que logró embarcar con destino a Atenas

16 nov 2017 / 19:29 h - Actualizado: 16 nov 2017 / 19:31 h.

Un sirio de 35 años refugiado en Alemania y con una tobillera electrónica al estar considerado como islamista peligroso ha logrado, aparentemente sin problemas, viajar por vía aérea a Grecia y desaparecer, informan hoy el semanario “Der Spiegel” y la televisión pública ARD.

Según la revista, se trata de uno de los dos islamistas a los que se ha puesto vigilancia electrónica por el momento en Alemania, una medida aprobada por el Parlamento en julio pasado para controlar a las personas fichadas como peligrosas a fin de evitar perderles el rastro.

Esto sería lo que Hussein Z. consiguió presuntamente el mes pasado, indican los medios citados.

El 11 de octubre, el hombre habría pasado con un vendaje los control/es del aeropuerto de Hamburgo (norte de Alemania) y, aunque pitó en el arco de seguridad, pudo tomar un vuelo con destino a Atenas.

Fuentes de la Policía Federal consultadas por el programa “Report München” de ARD señalaron que una tobillera electrónica “no supone por sí misma ningún riesgo para la seguridad aérea” y precisaron que, de acuerdo a la legislación comunitaria, no se realizan controles policiales en las fronteras interiores del espacio Schengen.

Durante aproximadamente tres horas -la duración del vuelo- los responsables de su vigilancia no obtuvieron ninguna señal de la tobillera, hasta que volvió a activarse en Atenas.

Como no está permitido este tipo de controles electrónicos en el extranjero, se canceló la señal.

El Parlamento autorizó el uso de tobilleras electrónicas para islamistas peligrosos en julio, antes de concluir la legislatura, y Baviera (sur del país) fue el primer estado federado en aprobar su propia normativa al respecto y el primero también en aplicarla para vigilar a dos sospechosos.

Hussein Z., según las fuentes citadas, llegó como solicitantes de asilo en 2015 a Alemania y la Fiscalía lo investiga ante las sospechas de pertenecer a una organización terrorista, mientras que las autoridades bávaras lo han tildado de especialmente peligroso.

El hombre pidió autorización a los agentes encargados de su vigilancia en Baviera para viajar a Hamburgo, donde viven su madre y su hermana, y, tras darle luz verde, la policía bávara informó a la de la ciudad portuaria de la situación.

Según “Der Spiegel”, días antes había avisado de que quería visitar a un hijo enfermo que vive en Turquía, en la frontera con Siria, a donde presumiblemente se dirigió.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016