miércoles, 21 noviembre 2018
01:42
, última actualización
Viajes con alma

La reina bruja de Nueva Orleans

Peligrosa y encantadora, es famosa por sus leyendas urbanas, su diversión y su comida

10 jul 2018 / 08:05 h - Actualizado: 10 jul 2018 / 11:17 h.
  • La reina bruja de Nueva Orleans
  • La reina bruja de Nueva Orleans

Por motivos de trabajo hoy he vuelto, al menos por cuarta vez en mi vida, a New Orleans, y como siempre es un placer. Esta ciudad es famosa por su comida, por el festival de Mardi Gras y por diferentes leyendas urbanas asociadas a esta ciudad Puerto. Muchos otros dicen que es la ciudad del pecado. Puedes pecar y disfrutar todo lo que puedas y seas capaz de generar y gozar.

Una de estas leyendas más famosas que aquí existen está vinculada con la época de la esclavitud en la zona y con el vudú africano. Aquí fue donde nació la leyenda de la reina del vudú de Nueva Orleans. Su nombre real era Marie Laveau, que llego a ser de las mujeres más influyentes en la ciudad durante mucho tiempo. Nació en 1794, supuestamente en el barrio francés de la ciudad (the French Quarter), hija de un rico heredero blanco y de una madre mulata. Parece que fue su marido quien le enseñó la práctica del vudú. Su marido desapareció, se dice que misteriosamente.

De igual manera, se cuenta, que a ella se le permitió que ejerciera la brujería y los ritos satánicos libremente, con tanto éxito que acabó convirtiéndose en un referente en la ciudad para los temas del alma, de amores o los económicos, todos querían saber su opinión. Se casó otra vez y su nuevo marido también murió de forma misteriosa. Ella parece que murió en 1831 a los 86 años, aunque también hay un registro lapidario que dice que murió en 1881. Estos datos pueden verse aún en el Cementerio de San Luis de Nueva Orleans.

Nueva Orleans sufrió un terrible huracán desde el 23 de agosto de 2005 al 31 de agosto de 2005, se le conoce como el huracán Katrina, que arrancó edificios desde los cimientos y que provocó una especie de diluvio en Nueva Orleans. Hoy, la ciudad está preciosa, con lujosas nuevas mansiones reconstruidas sobre las que permanecieron y que fueron encontradas cuando la ciudad se drenó. En 2017 Nueva Orleans tiene más días con algún festival programado, que días sin ninguno, y tiene y celebra cualquier tipo de mercado o fiesta: desde festivales de música, hasta un festival de las fresas y de raspberries, de febrero a julio.

La gran fiesta de Nueva Orleans es el Mardi Gras o Martes de Carnaval, el último día del Carnaval, antes de que comience la Cuaresma, dura una semana, y sin lugar a duda son impredecibles sus posibilidades de verdadera diversión y locura. Durante el Mardi Gras lo normal es que la gente vaya disfrazada, incluso las mujeres, muy irrespetuosamente, enseñando los pechos y llevando collares de perlas de colores, que se pueden ver colgados a lo largo del año por cualquier sitio.

El Barrio Francés, construido por los españoles, es el principal atractivo turístico de la ciudad. Tuve la oportunidad de cruzar el río Mississippi y relajarme, y de observar sus barcos de vapor con paletas y de navegar por la costa. En verano hace un calor insoportable y sofocante y apenas corre viento, desde que sales de casa comienzas a sudar. En Nueva Orleans, mucho beber y mucho aire acondicionado para sobrevivir al clima. La temporada de huracanes es de junio a septiembre y en verano las lluvias y tormentas tropicales caen cada tarde, aunque no suelen durar más de dos horas.

La comida típica de Nueva Orleans (NOLA) es la que antes comían los esclavos, comida criolla o cajún. Es decir, la comida que sobraba, aunque ahora te cobren a precio de comida de restaurante bueno cuando pides esos platos. Los platos típicos de Nueva Orleans son los po-boy, gumbo, jambalaya y los churros de origen español, que se les conoce con el nombre de beignets. Las beignets, donde mejor puedes degustarlas, es en el Café du Monde, al que recomiendo visitar.

Tuve la suerte de cruzar el Mississipi en ferry con cena y jazz, visitar los barrios populares históricos, con bastante encanto, y descubrir aún auténticos bares de jazz donde se baila y se disfruta de un agradable rato de música jazz en vivo. Sin embargo, no debemos olvidar que Nueva Orleans es una de las ciudades más peligrosas de Estados Unidos por la violencia en las calles. Son frecuentes los atracos y los tiroteos, pero si uno va con cuidado y no vas por esos barrios, no suele haber ningún problema. Los trabajadores sanitarios dicen que les gusta trabajar en NOLA porque en esta ciudad no se aburren y siempre tienen pacientes que necesitan ser curados (por tiroteos, por juegos peligrosos con o sin armas, por la pobreza evidente en las calles, etc.).

Nueva Orleans, sin duda, refleja, como ninguna otra ciudad de los Estados Unidos, una fuerte influencia española y francesa. Se pueden ver casas criollas, las plantaciones, balcones, grandes mansiones, vallas de hierro fundido, y espectaculares y sugerentes ciudades sobre las superficies de los cementerios. ~


Todos los vídeos de Semana Santa 2016