martes, 25 julio 2017
16:45
, última actualización
Cuaresma 2017

86 minutos de oración jubilar

La película del Gran Poder con los traslados y actos del Jubileo de la Misericordia en la Catedral puso ayer en pie la Sala Chicarreros, donde se presentó esta obra de Carlos Colón y Carlos Valera

21 mar 2017 / 07:54 h - Actualizado: 21 mar 2017 / 07:55 h.
  • Carlos Colón, el director de la película, entre el hermano mayor del Gran Poder, Félix Ríos, y Carlos Valera, realizador de la cinta. / Manuel Gómez
    Carlos Colón, el director de la película, entre el hermano mayor del Gran Poder, Félix Ríos, y Carlos Valera, realizador de la cinta. / Manuel Gómez
  • Fotograma de ‘Jesús del Gran Poder. Rostro de la Misericordia de Dios’, con el Señor en el atrio de la basílica.
    Fotograma de ‘Jesús del Gran Poder. Rostro de la Misericordia de Dios’, con el Señor en el atrio de la basílica.

El aplauso que tributó Sevilla al Señor y a su hermandad en la luminosa mañana del 6 de noviembre volvió a sonar anoche en la Sala Chicarreros de la Fundación Cajasol. Lo hizo por partida doble: en la gran pantalla y en el patio de butacas que no pudo contener la emoción después de 86 minutos de oración jubilar con la película Jesús del Gran Poder. Rostro de la Misericordia de Dios, una obra tan extraordinaria como el acontecimiento que trata. La cinta, dirigida por Carlos Colón y realizada por Carlos Valera –bendito binomio–, plasma con una sensibilidad exquisita las imágenes más relevantes de aquellas cuatro históricas jornadas en las que el Señor del Gran Poder sembró misericordia a toda una ciudad con ocasión de su presencia en la Catedral para la celebración del jubileo de las hermandades.

La cinta engancha desde el mismo arranque, donde se recuerdan las salidas extraordinarias del Señor, desde la primera documentada en 1800 a causa de la epidemia de peste hasta la del pasado noviembre. Es un prólogo en blanco y negro con música de una ópera de Wolf-Ferrari, que se completa con imágenes de la apertura del Año Jubilar de la Misericordia en el Vaticano y en la Basílica de San Lorenzo.

La narración tiene después tres partes claramente diferenciadas: el traslado de ida a la Catedral, la celebración del Miserere y la misa estacional en el templo metropolitano, y el regreso a San Lorenzo con la luz del sol aportando matices al rostro de Dios y el cariño de más de 200.000 personas invadiendo cada palmo del recorrido. Dos aspectos «singulares» que, con bastante acierto, han subrayado los autores de la película a través de distintos recursos, como los textos –todos de Carlos Colón, salvo un breve fragmento de Juan Sierra y la letanía del Pregón de Antonio Rodríguez Buzón («Toda Sevilla, Señor...»)– y de la música seleccionada. «El hermano mayor destacó desde un principio el carácter alegre y jubilar de la salida, que no es nocturna ni penitencial como en la Madrugá, sino que se justificaba por un motivo feliz. En este sentido, los textos son supuestamente cálidos y están escritos en segunda persona, dirigiéndose al Señor como si fueran una oración, una súplica y una acción de gracias», ha recordado Carlos Colón.

De igual manera, la música incide en este aspecto pese a la variedad del repertorio. Va de compositores clásicos (el Ecce Sacerdos Magnus de Anton Bruckner o el Credo de la Misa de Santa Cecilia de Charles Gounod) a contemporáneos (la versión de La ritirata di Madrid de Boccherini orquestada por Luciano Berio que cierra la cinta) y compositores de música de cine como Maurice Jarre o Alex North.

Aunque de toda esta banda sonora, la pieza más insólita es una nana de cuna que armoniza García Lorca y canta La Argentinita. Es lo que suena al paso del Señor por la Alameda. Las imágenes evocan a la señá Gabriela, la madre de los Gallo, que le regaló al Gran Poder las jarras que todavía hoy (las llamadas gabrielas) llevan su nombre y en la Madrugá caminaba descalza tras Él.

Otros momentos cumbres de la película son la visión del Señor desde el interior del convento de las Hermanas de la Cruz, el discurrir ante la iglesia de San Juan de la Palma con los acordes de la marcha Amarguras y ante la capilla de Monte-Sión con las marchas Nuestro Padre Jesús y La Madrugá, que interpretó la banda de música de la Cruz Roja.

Muy impactantes son, por su innovación, las secuencias aéreas grabadas en la noche del sábado al domingo –víspera de su regreso– por un dron que sobrevuela las bóvedas catedralicias. El resultado son imágenes sorprendentes que dejaron sin palabras al público que asistió al estreno, y, entre los que se encontraban el presidente del Consejo, Joaquín Sainz de la Maza; el hermano mayor del Gran Poder, Félix Ríos, el delegado diocesano de Medios de Comunicación, Adrián Ríos y representantes del resto de las cofradías de la Madrugá. El dvd se puede adquirir en la tienda de recuerdos de la hermandad.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016