lunes, 23 abril 2018
23:23
, última actualización

Guía cofrade: Espiga (364)

Prosigue la Guía Cofrade de El Correo para saber de la Semana Santa sevillana tanto como los especialistas de El Correo de Andalucía

15 feb 2018 / 08:00 h - Actualizado: 15 feb 2018 / 10:05 h.
  • La custodia de Arfe exornada con racimos de uvas y espigas de trigo. / Jesús Barrera
    La custodia de Arfe exornada con racimos de uvas y espigas de trigo. / Jesús Barrera

Hasta 15 acepciones de este término aparecen en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Sin embargo, el cofrade reparará, sobre todo, en dos de ellas: la inflorescencia cuyas flores son hermafroditas y están sentadas a lo largo de un eje y el grano de cereales. Pero, ¿qué tiene que ver la espiga con las hermandades? El trigo es la materia prima del pan y este alimento, junto al vino, constituye uno de los elementos esenciales de la Eucaristía. Mediante la transubstanciación se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo, presentes desde ese momento en la mesa del altar. De este modo, la espiga tiene un enorme valor simbólico para el cristiano y las hermandades, como hacen con otros emblemas –la cruz o el cordero– utilizan este signo para mostrar esa expresión pública de fe y lo hacen de muy diversas formas.

En Semana Santa, cuando se mencionan las espigas de trigo se habla, fundamentalmente, de dos hermandades: La Cena y Los Panaderos. Esta última, por motivos obvios, ha hecho de este elemento un sello propio que le confiere una acentuada personalidad. Aparece en el escudo de la corporación de San Andrés, en el exorno de los pasos e incluso la Virgen de Regla posee una pieza de orfebrería realizada en oro que recrea fielmente una espiga. En la cofradía de la calle Sol, su uso está justificado por la iconografía del primero de sus pasos y por la advocación del Señor. Las espigas de trigo intercaladas entre las flores rojas del canasto es una de las imágenes más características de cada Domingo de Ramos y un detalle que no pasa desapercibido en propios y extraños. Sin embargo, en el Corpus Christi es donde estos elementos proliferan por doquier. En la custodia de Arfe, decorada de modo profuso con espigas y racimos de uva verde; en el resto de pasos que anteceden a Su Divina Majestad, y en los numerosos altares y escaparates que se adornan para la ocasión. La hermandad del Amor ha instaurado una bonita tradición relacionada con el término que nos atañe, pues en la víspera del Corpus, junto al altar que montan en la calle Villegas, venden ramos de espigas con cintas alusivas a los colores de la corporación, a un precio simbólico y con un fin loable, pues su recaudación está destinada a acciones sociales.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016