domingo, 18 agosto 2019
23:48
, última actualización

Los hosteleros se plantean cerrar por las tardes en Semana Santa

La patronal de hostelería lamenta el «hartazgo» del sector al que «se le criminaliza de cualquier problema que ocurra en la ciudad». Meditan cerrar los bares y restaurantes tras los almuerzos

22 feb 2018 / 18:17 h - Actualizado: 23 feb 2018 / 09:00 h.
  • Veladores en la plaza del Salvador. / Manuel Gómez
    Veladores en la plaza del Salvador. / Manuel Gómez

A los propietarios de los bares y restaurantes de Sevilla no les ha gustado nada que el Ayuntamiento haya decidido unilateralmente adelantar la hora de cierre durante la Madrugá. Es más lamentan que la «única medida restrictiva» adoptada en el nuevo Plan de Seguridad para la Semana Santa sólo afecte al sector de la hostelería. Así lo afirmó ayer el presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, Pablo Arenas, quien mostró además el «hartazgo» del colectivo «al que se le criminaliza de cualquier problema que se produce en la ciudad».

«Hemos llegado a leer que con el cierre de los bares se evitan las avalanchas», se lamentó Arenas, que detalló que muchos establecimientos del centro están valorando cerrar tras el horario de comidas todos los días de Semana Santa, así como no abrir durante la Madrugá.

Tras un reunión mantenida con el delegado de Seguridad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, Arenas, no obstante, mostró la disposición de «colaboración» del sector al que representa para «lograr que la Semana Santa luzca en todo su esplendor, colaborando en todo momento para que ésta se desarrolle en condiciones de seguridad». Pero demandó «mesura en las decisiones y conocerlas con tiempo» para «valorar su repercusión sobre el sector, pues en estas fechas los empresarios tenemos que tomar decisiones sobre contratación de personal o compras de mercancía», e incidió en «las especiales dificultades con las que se enfrentan durante estas fechas», entre las que enumeró: «El control sobre la clientela, limitaciones de acceso de los clientes a los establecimientos ubicados en zonas aforadas, el uso de los aseos por falta de una dotación de servicios públicos, el descontrol de la venta por parte de tiendas de conveniencia, puestos ambulantes o la botellona».

Arenas recordó que ya el año pasado los bares que están en calles por las que pasan cofradías comenzaron con el «retranqueo o, incluso, retirada de los veladores una hora antes de que llegue la cruz de guía», pero «si a esto se une esas restricciones tan celosas de beber en la calle, te planteas no abrir durante la tarde noche». Y es que, recordó el presidente de los hosteleros, el año pasado se vivieron situaciones «desproporcionadas»: «Agentes de la policía impidieron salir de un bar a una mujer con una botella de agua que llevaba a su hijo que estaba haciendo estación de penitencia en la cofradía que pasaba ante la puerta del bar».

En cualquier caso, la medida anunciada por el Ayuntamiento para este año, y adoptada en colaboración con el Cecop y la Policía Nacional, consiste en adelantar la hora de cierre de los establecimientos de la zona del Arenal hasta Reyes Católicos, la Alfalfa y las Setas dos horas, de las tres a la una de la madrugada en la Madrugá, lo que afecta, particularmente, a los bares de copas.

Arenas insistió en que los bares dan «refugio», son un «lugar de descanso, de reponer fuerzas», que facilitan el «acceso a los aseos», a los sevillanos y visitantes que, además de verse privado de estos servicios con el cierre prematuro de los establecimientos, supondría que se verían «privados de disfrutar de uno de los principales atractivos de Sevilla, como es la gastronomía».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016