miércoles, 17 julio 2019
11:43
, última actualización

Manuel Lozano Hernández

Cofrade de la hermandad del Valle, estuvo muy ligado a El Correo de Andalucía ejerciendo la crítica sobre arte en sus páginas

12 mar 2019 / 18:10 h - Actualizado: 13 mar 2019 / 09:58 h.
  • Manuel Lozano. / Juanma Labrador
    Manuel Lozano. / Juanma Labrador

Nació Manuel Lozano Hernández de Ávila en Sevilla en 1923, y en San Julián, ante la desaparecida imagen de la Virgen de la Hiniesta de Martínez Montañés, recibió las aguas del bautismo, haciendo la primera comunión en la parroquia de Santa Cruz delante de la primitiva Virgen de los Dolores –la actual Virgen de la Antigua que procesiona junto al Cristo de las Misericordias– en 1932. La primera enseñanza la hizo en el Colegio Giner de los Ríos, de la Institución de Enseñanza Libre. El sacramento de la confirmación lo recibió durante su adolescencia en el convento del Santo Ángel cuando allí residía su Archicofradía del Valle, en la que ingresa en 1937, por lo que ésta será su hermandad durante toda la vida.

Era cofrade por los cuatro costados, genuino en su estilo y en su forma de ser como persona, poeta y escritor, habiendo sido un cristiano muy comprometido. El pasado mes de junio, casi después de un siglo de vida, nos dejó para siempre, legándonos lo mejor de sus letras. Estuvo muy vinculado a esta casa, El Correo de Andalucía, puesto que durante más de 20 años ejerció la crítica de arte en sus páginas. En 1950 fundó la institución Noches del Baratillo junto a Florencio Quintero y Manuel Barrios, pronunciando allí el primer pregón de su vida en 1958, el primitivo Pregón del Arenal.

Su vinculación con el mundo de las cofradías le llevó a ser miembro de la junta superior del Consejo General, donde actuó como vicepresidente en la sección de hermandades de gloria en los años setenta. En su hermandad del Valle, por cierto, ocupó los cargos de prioste, secretario y consiliario, si bien desde 1944 desempeñó las funciones propias de haber sido camarero del Señor de la Coronación de Espinas. También perteneció a las hermandades de la Estrella, la Macarena, la Sagrada Mortaja y el Rocío de Triana, involucrándose muchísimo con esta última, ya que hizo siempre el camino desde 1942 y también formó parte de su mesa de oficiales como diputado mayor de cultos, aunque igualmente fundó y presidió el Círculo Rociero de Triana.

A Manuel Lozano se le recordará siempre como pregonero, pronunciando muchísimos, si bien queremos destacar, fundamentalmente algunos de los que realizó en Sevilla, tales como el del CL aniversario del Rocío de Triana en 1963, el de las Glorias de 1973, el primero del Carmen de Santa Catalina en 1974, el de la Esperanza de 1977, el del XXV aniversario de la coronación de la Amargura en 1979, el del IV centenario de la fusión de las Hermandades de la Coronación de Espinas y el Valle en 1990, el de la Esperanza de Triana y el llamativo pregón del I Congreso de los Seises del Siglo XX ambos en 1994, el de la Semana Santa de Triana de 1995, el de los Armaos de la Macarena de 1998, el del Costalero en San Esteban de 1999, la exaltación de las Tres Coronas con motivo de la coronación del Valle en 2002 –junto a José María Rubio y Carlos Colón–, el de la coronación del Rosario de Monte-Sión en 2004, la meditación de los Servitas en 2009 y el pregón del bicentenario del Rocío de Triana en 2013.

Como escritor, publicó más de treinta de libros, estrenándose con su Romancero del Rocío en 1950, a los que siguieron otros como Desde Sevilla el latido en 1977, En el año 1.531, del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en 1981; Navidario andaluz y Navidario de La Pasión sevillana en 1994, Los júbilos y los gozos (Por una coronación anunciada) dedicado a la Virgen de la Estrella en 1998 o Catorce versos dicen que es soneto en 2006 por citar algunos ejemplos. Igualmente, compuso más de seiscientas sevillanas de todo tipo y temática, y compuso los himnos de las coronaciones de su Virgen del Valle y de la del Rosario de Monte-Sión además de realizar la salve rociera de su hermandad de Triana. Y si hablásemos de todo lo que hizo fuera, no ya de nuestra capital sino hasta de la provincia, esta referencia sobre su vida y su obra sería casi interminable.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016