Columnas
Actualizado: 11 sep 2018 / 22:30 h.

Son muchos los inversores que basan sus decisiones de compra o venta de un valor utilizando el análisis técnico, es decir, el estudio de la formación del precio observando los gráficos, y una de las herramientas más utilizadas es el estudio de los soportes y resistencias.

Si partimos de la base que los precios se mueven por tendencias, podemos observar tendencias alcistas, bajistas o laterales.

Otra premisa importante es no invertir en contra de la tendencia, si la tendencia es alcista tendremos que decidir posiciones compradoras, si la tendencia es bajista hay que posicionarse a la baja o bien estar fuera del mercado, mientras que si la tendencia es lateral habrá que ver entre que rango de precios se mueve el valor para comprar cuando rebota en el soporte y salir cuando se acerca a la resistencia.

Un soporte es un nivel o zona del gráfico de precios de un valor por debajo del precio de mercado donde en ocasiones anteriores el interés de una mayoría de inversores por comprar ha sido lo suficientemente fuerte para vencer la presión por vender.

Una resistencia es un nivel o zona del gráfico por encima del precio de mercado donde en anteriores ocasiones la presión de una mayoría de inversores por vender ha vencido a la presión por comprar dicho valor.

Los soportes y las resistencias suelen empezar su formación de forma aleatoria, pero, una vez que son creados suelen convertirse en niveles psicológicos para la gran mayoría de inversores que operan en los mercados bursátiles. Abrir o cerrar estrategias de compra y venta en las zonas de soporte o de resistencia normalmente funciona porque la gran mayoría de los inversores toman sus decisiones de comprar o vender de acuerdo a estos niveles.